- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

Lo cotidiano como vivencia:
acercamiento al día a día, fotografía y dibujo referencial

Eduardo Planchart

eduardoplanchart@yahoo.es

 

1. Introducción:

La fotografía y el dibujo son lenguajes plásticos que tienden a fusionarse gracias a la ruptura de fronteras que se dio en las artes visuales; la aplicación de estos lenguajes al campo de lo social intenta comprender las relaciones socio-culturales como totalidad. Este encuentro entre arte y vida, intima con la realidad, para intentar obtener una compresión del laberinto en que se ha convertido el destino del acontecer cotidiano para dar respuestas creativas a este conflicto.

Se establece un alejamiento del idealismo, del romanticismo y su tipología en el campo de lo estético, lo filosófico y lo sociológico.., para ir al encuentro de un empirismo de la utopía como concreción histórica. Es esta la búsqueda de revelaciones simples, propias del día a día de la cultura urbana popular, como las verdades que se encuentran plasmadas en esta serie de fotografías participativas y dibujos referenciales, del barrio caraqueño Bucaral, ubicado en la Castellana, en las cercanías del Ávila. Se inicio este proyecto en junio del 2003, a lo largo de varios meses a través de una aproximación a la visión del mundo de los miembros de esta comunidad, y a principios del 2004 se inicio la recopilación de las memorias de vida, que se convirtieron en una investigación con vida propia “Verdades de Bucaral, memorias de vida.” (nota a pie de página: Investigación que tuvo como antecedentes la recopilación del testimonio de Luis Zambrano, publicado por la Dirección de Museos del Conac, con el titulo “Luis Zambrano, Tecnologo Popular”-autor: Eduardo Planchart Licea- y la investigación de memorial oral y fotografía auto-representativa, “El Mercado de Catia”, experiencia expuesta y testimoniado con participación del taller de fotografía Roberto Mata, experiencia expuesta y testimoniada en un catálogo del Mujabo, 2000.) Como un proceso paralelo a la recopilación de la memorial oral urbana, se inicio la investigación de fotografía participativa de Diana López y los talleres de dibujos referenciales con niños, adolescentes y adultos. Investigación de la cual surgieron decenas de fotografías, que revelaron su intencionalidad, y generaron una toma de conciencia de la acción fotográfica gracias a los talleres donde las imágenes fueron contextualizadas, y ordenadas por cada uno de los participantes en cuadernos de dibujo, acompañadas de reflexiones escritas; se realizo de esta manera un proceso de concientización y curatorial participativo Talleres similares se realizaron para crear los dibujos referenciales, donde se proyecto la percepción de la realidad y visión del mundo de los bucaraleños.

Este tipo de investigación visual dentro de la obra de Diana López, tiene uno de sus antecedentes en la investigación visual “Esto no es un martillo”, 1995 (expuesta en la Sala Mendoza en 1997), donde niños de diversas nacionalidades realizaron fotografía auto-representativas y luego retornaron junto a la artista a seleccionar y titular las imágenes. Los dibujos referenciales han sido utilizado por disciplina como la geografía urbana y la como vía de aproximación a la percepción del espacio por sus usuarios, diversos campos de la psicología analíticas para adentrarse en el inconsciente y generar procesos terapéuticos. Estas metodologías visuales se emplearon para obtener un acercamiento a una mirada al interior de la comunidad para su compresión y ayudar a generar respuestas de acción participativa.

 

2. Diferencia entre fotografías representativas y dibujos:

Las fotografías acentúan las diferencias entre el espacio público y el privado, al ver y sentir el espacio como fragmento, es este un imperativo que impone el recuadro del visor a la composición, visión que se distingue por la transmitida por los dibujos, pues es determinada por la imaginación y guiado por la línea como huella del Ser, por tanto se plasmar el espacio vivido e imaginado como totalidad, pues se desea representar la vida cotidiana en toda su trama. Y cuando se representa un fragmento de la realidad, se tiende a percibir como unidad, tal como ocurre con la representación de Kevni Barrera de algunos personajes típicos del barrio como taparon y el vendedor de tizana, donde también se trazan las acciones que realizan los personajes: tumbar mangos en un caso y en el otro vocear lo vendido o sea la tizana.

El dibujo a diferencia de la fotografía nos pone en contacto de manera directa con el imaginario, y la percepción simbólica de la realidad, a diferencia de la fotografía que nos enfrenta a una imagen inmediata muy cercana a la realidad mediada por un mecanismo que tiene como uno de sus objetivos capturar la espontaneidad, sin embargo la intencionalidad no se establece de manera nítida ni tan subjetivizada como ocurre con el dibujo que habla por si, y no exige la necesidad de talleres para adentrarse en ellos; lo cual no ocurre con las series fotograficas, pues para interpretarlas y acercarse a su proceso cognocitivo es necesaria la palabra y la realización de talleres para este fin.

La ordenación de estas miradas en un espacio es una situación de tabula rasa, donde se debe se busca recuperar la mirada que se tuvo para generar la fotografía. Se establece también una clara distinción entre los dibujos y las fotografías entorno a las creencia religiosas públicas y privadas, pues se dibujan sólo una expresión religiosa como lo es la cristiana a través de la capilla. A diferencia de lo que ocurre con las fotografías que documentan la multiplicidad de creencias religiosas. Estas distinciones también dan en relaciones de oposición:

  • Luz- oscuridad:
    Son realidades estéticos, y de alta significación, al estar relacionada la luz a la seguridad, situación que se opone en los cuadernos a la oscuridad que domina en algunos callejones. Esta oposición manifiesta el deseo de iluminar todo el sector. Las palabras complementan la intencionalita de esta oposición como señala Nairoby Blanco:

    “En el dispensario hace falta luz en la parte de abajo”,
  • Espacios abiertos-espacios cerrados:
    Los espacios abiertos versus los espacios cerrados y enrejados, también tienen presencia, y poseen diversas significaciones: la primera asociada a una necesidad de espacios abiertos para el esparcimiento y la otra a una solución privada de seguridad; aspecto que se complementa con el predominio de ventanas metalizadas en los pisos superiores y balcones, lo cual genera un tipo particular de comunicación debido a lo estrecho de los callejones. Esto crea una dialéctica particular en el hogar entre lo intimo y lo público, pues en algunas áreas se enfatiza esta separación y en otras se distiende como ocurre con el balcón.

  • Urbano-natural
    Lo urbano versus lo natural, es otra constante en las fotografías al destacar la ausencia de árboles dentro del barrio y su presencia tanto en el Avila como en los jardines de las quintas y residencias que rodean el Bucaral.

 

3. Similitudes entre fotografias participativas y dibujos referenciales

Diversas series fotográficas como dibujos referenciales destacan la importancia de la plazoleta y su iluminación por ser un espacio de entrada al barrio, es uno de los lugares más apreciadado esteticamente y simbolicamente, pues expresa el mejoramiento de la calidad de vida que se han dado en la comunidad. Un ejemplo de esto son las palabras que acompañan estas imágenes: “Yo tire esta foto porque me gusta la pared.” (Juan José) “Esta es una de las paredes que les pegaron una serie de piedras y Nuris esta recostada de la pared.”(Nairoby Blanco).

Entre los hitos simbólicos asociados a la seguridad y estabilidad como son la iglesia, el dispensario, el hogar, ocupa un lugar fundamental la cancha de de usos multiples, tal como se manifiesta en la serie de dibujos de Kevin Barrera, en uno de ellos se representa como jugador lanzando la pelota a la canasta y ubica este espacio al lado de su casa, realidades que une a través de una línea sinuosa que unee estas dos realidad y las aisla del espacio exterior. Se expresa a través de este dibujo un deber ser individual y colectivo como es la unión del deporte a la cotidianidad.

En los dibujo de Mónica Morón Lugo el centro visual y simbólico son los placeres que todo niño encuentra en las bodegas y en los vendedores de alimentos y granjerías, realidad que se vincula con la basura. Este recorrido visual se inicia en un árbol de mango inexistente ubicado en el interior del barrio imaginado, del cual tumban sus frutos propios de la comunidad, que viven de traer mangos y otras frutas al barrio; no sólo están presentes en los dibujos de Mónica, sino en también Kevin dedica un dibujo a este anhelo de tener árboles dentro de su sector.

Para Mónica la dimensión del juego esta presente en sus dibujos a través de una rayuela, junto a elementos de su entorno social, junto a una rayuela y una plantas en maceta; rasgos que se repiten en el dibujo de Daimara. Al igual que Kevin unen la dimensión del juego con el hogar , Se podría expresar a través de estas distinciones, las relaciones que las convenciones sociales establecen entre el juego y el sexo.

En otra de las representaciones deportivas de Kevin dibuja un campo de juego sin jugadores, en una visión esquemática, desde una perspectiva aérea, delinea así un fragmento de la realidad significativo para la comunidad. Expresa una situación contraria al dibujo realizado por Mervin Rodríguez, donde la cancha esta integrada con jugadores, a pesar de tener un sentido utópico, pues esta ubicada en Valencia, el interior de Venezuela.

3.1. Dimensión ética.

En la fotografía participativa y los dibujos referenciales los participantes afirmaron una posición entre los que es y lo que debería ser; como se manifiesta en la fotografía de Angel Teran, que muestra a un hombre pintando las paredes del barrio, acción que complemente con una reflexión de un fuerte carga etica: “Para que vean la Venezuela que queremos.” sin embargo no se detiene este discurso en la acción de lo posible, sino reconoce la cultura del trabajo y se identifica con ella, esto se manifiesta al afirmar de otras imagenes :“Esta foto es un señor que esta instalando los bombillos del callejón 3”, “Este es el callejón con los bombillos prendidos.”

Esta dialéctica nos acerca de manera vivida a la intencionalidad de estos fotógrafos amateur, tal como se evidencia en el cuaderno de Juan José Acosta, al acotar de varias de sus fotografías: “Yo tire esta foto por que me gusta cuando arreglaron el callejón”, “ “Yo tire esta foto por que quedo bonito el callejón”, “Yo Tire esta foto por que están trabajando.” Se percibe en ellas tanto los problemas de la comunidad como las soluciones que se les está dando, posición que afirma una visión crítico constructiva. Estos rasgos se destacan al dirigir Juan José y Zoraylin su discurso visual y sus palabras al mural del artista David Bello en la entrada de Bucaral, sobre la cotidianidad del sector, ante él niños y adolescentes no sólo se limitaron a un juicio estético sino se destacaron problemas latentes en la comunidad:

“Yo tire esta foto porque me encanta el mural que hizo el poeta David Bello. Y por la basura que no combina, porque se llena y el mural queda feo.” Es esta una apreciación compartida por niños y adultos, que se evidencio tanto en las entrevistas realizadas como en las fotografías y comentarios que las acompañaron, donde se combinan la dimensión de lo estético y la salubridad de la comunidad. Esto también se manifiesta en las palabras de Zorailyn: “Esta foto la tome para que vean lo lindo que se ve nuestro sector Bucaral, pero un poco sucio…,.” Expresan el agrado de la comunidad por la creación del mural “Reflejos de Bucaral”, por mejorar la percepción que tiene la comunidad de si misma y genero a su vez un proceso concientización de logros y problemas colectivos. De igual manera se asumio una actitud positiva hacia los valores que muestran en el mural “Reflejos de Bucaral”, 2004, como son la tradición, la música, el deporte, el descanso, el trabajo que al ser representados plásticamente reforzaron la identificación de la comunidad con sus propios valores culturales y espirituales, esto se expresa en la cantidad de fotografias tomadas de él, como en los comentarios que las acompañan:

“Lo que a mi más me gusta del sector, gracias al profesor David Bello.” Zoraylin Nuryaham Martínez; “Yo tire esta foto por que me encanta el mural que hizo el poeta David Bello.”(Juan José Gonzalez)…

En estas fotografías y su discurso destacan el universo de los valores éticos, tanto para el bienestar del sector como del país, se asume una posición para accionar esta dimensión de transformación, por ejemplo a través del deporte, las creencias religiosas, el trabajo, y la solidaridad. En este sentido, Ender González fusiona en sus imagenes y palabras el deporte como destino creador de un aprendizaje que crear vías para mejorar la calidad de vida, pues esta actividad exige la coordinación de esfuerzos colectivos para lograr un fin:

“Las barras son bonitas”, “Los niños están jugando béisbol”, “Yo, Ender soy un jugador de Futbol junto a mis compañeros”

De igual manera uno de sus dibujos Kevin Barrera reubica la cancha al lado de su casa, como una manera de fusionar estas dimensiones, a través de su imaginario expresa la necesidad del deporte como una aprendizaje para la vida, por expresar el constante entrenamiento, el trabajo en equipo para lograr un fin, el bienestar que da el conocer los límites físicos, y la satisfacción del triunfo y perder como una mayéutica al futuro éxito; visión que se opone a la intolerancia, a la concepción del destino como golpe de suerte, como juego de azar y no como resultado del esfuerzo sostenido y del apoyo mutuo.

A través de la proyección del imaginario que se da en los dibujos, se expresa la necesidad de estabilizar equipos deportivos y la creación de campos, así cuando Mervin dibujo un campo de béisbol, no lo ubican en el sector, sino en Valencia debido a la ausencia de campos accesibles para practicar este deporte. Este deseo se observa también desde otra perspectiva, en los dibujos de Mónica Morón, al eliminar en su dibujo la calle principal y el espacio para aparcar los carros para transformarlo en campo de juego y crear una reja a la entrada del barrio, junto al dispensario. Delinea un deseo individual y colectivo, que reconstruye de manera utópica el espacio urbano vivido, para crear otro donde se intensifiquen las relaciones sociales más humanas.

Las fotografías participativas tienen muy presentes valores como el trabajo y la educación, y se expresa esto tanto en las imágenes y las afirmaciones que las acompaña: “Los obreros están trabajando”(Ender Gónzales), “En estas fotos están pintando las rejas”(Nairobi Blanco), “En la escuela Remanso hay niños que están aprendiendo cosas.” , “Este es Eduardo pintando un callejón de mi casa”; “A mi gusta esta foto porque están arreglando las ventanas y bueno por eso me gusta la foto”(Eva Marina Lugo), “Para que se vea el modulo, el mural y a los obreros cuando están trabajando”, “Para que vean la Venezuela que queremos”(Angel Terán); “Yo tire esta foto porque estabamos estudiando”¨, “Estabamos en clase y algunos jugando”(Juan José Gonzalez).

3. 2. Dimensión lúdica:

Existen una serie de dibujos sobre los recorridos realizados por los participantes para trasladarse a espacios de diversión que manifiestan los valores y necesidades relacionados a la dimensión lúdica. Así, en todas las representaciones de esta temática Mónica, vincula la diversión a uno de sus mayores placeres como es el tomar jugos naturales, siguiendo la estructura del comic, escribe: “aquí esta mi familia tomando jugo de parchita”, al dibujar esta escena delinea un viaje de diversión a la playa junto a su familia, a donde se movilizan en una camioneta. Dentro de esta concepción del espacio imaginado no existen desviaciones de Bucaral a Playa Escondida, sitio ubicado en el litoral central, pues la niña dibuja una carretera que comunica en línea recta la comunidad y la playa. Para ella no existien lugares que llamen su atención en el recorrido. Y se representa en la misma hoja diversos momentos y acciones, como es el traslado al litoral y a sus primos caminando sobre las dunas de arena para llegar a la orilla del mar. Se establecen por tanto varios momentos y lugares en la misma representación: el inicio del viaje, representado por la camioneta en cuyo interior viaja su familia, el trayecto en la carretera, la caminata que deben realizar para acceder a la playa; y, de allí en adelante la acción se desencadena de manera libre en la orilla del mar. El tercer dibujo de Mónica, expresa en un mismo plano otros momentos y lugares de diversión que conviven en el mismo espacio dibujistico, la ida directa de la casa al Parque Humboldt sitio de diversión, donde representa diversos momentos lúdicos. En este dibujo, se delinea también al vendedor de jugos. Dentro de este plano de diversiones las situaciones de desagrado también se hacen presentes, como son los miembros de la comunidad que no botan la basura en sus recipientes, si no la tiran fuera de ellos. Acción que también se encuentra presente en las diversiones que dibuja Mervin, en una de ellas se representa montado en un muro agarrando mangos, al otro extremo se ven los potes de basura acompañados de las frases: “No botar la basura en el suelo, no rebotarla en el suelo”.

En otras expresiones estéticas coinciden Mervin, Mónica, y ….. al representar una de las diversiones de los niños de la comunidad, hacer recorridos por las quintas cercanas que identifican por los frutos o golosinas que les regalan. Lo cual se ha convertido en una costumbre, pues es se encuentra presente en los en los testimonios orales de la generación anterior, quienes recuerdan como se iban algunas tardes a las quintas a buscar cambures y panecillos, y en diciembre recuerdan la entrega de bolsas con chocolates de algunas quintas a los niños de la comunidad.

Estamos ante relaciones sociales donde se percibe el campo de lo lúdico y del imaginario de los niños y adolescente de Bucaral, donde se evidencia la realidad que dominan parte de su vida, como es la aridez de lo urbano a pesar de estar en la cercanías del Avila, pero ¿por qué se da esta situación? Sera acaso porque la vida de Bucaral se cierra sobre si misma, como un destino que lleva siempre a un retorno, tal como se observa en la delimitación que se hace en casi todas las representaciones del barrio, tanto fotográficas como dibujisticas. En cuanto a las fotografías participativas la tendencia dominante es la diversión al interior de la comunidad, como se observa en la imágenes centradas en tomas de jugadores de fútbol y béisbol en las calles, sólo dos series están dedicados a lugares fuera de la comunidad como son la ida a una piscina de las gemelas Blanco y los niños de la familia de Ana Teresa en sus juegos en el Parque del Este y la Cota mil.

 

4. Estética:

Los criterios estéticos o lo considerado bello por la comunidad, se evidencia en las fotografías a través de elementos propios de lo público, como es el frisado de las casas, la iluminación, las fachadas .“Esta foto la tome porque no me gusta como se ven las casas, o mejor dicho esos bloques rojos.” (Zurailyn Nuryaham).

El valor estético se expresa en la visión del mundo de Zurailyn, quien manifiesta una empatía por la naturaleza, aunque cuando sea inaccesible, pues el Bucaral a pesar de estar en las cercanías del Avila esta rodeado de jardines de quintas y edificios, criterio que se explicita en con los comentarios que acompañan dicha serie: “Esta foto la tome porque la mata de mango queda hermosa allí y siempre la he reconocido como la mata del manguero bucareño, tal vez bucareño no es una palabra pero me gusta”, “Esta foto la tome a la palmera que esta en el fondo, desde chiquita la he visto, o sea la he plantado, o sea tiene años plantada allí.”

Jesús Vísquel, en su trabajo creativo reconstruye la calle principal o boulevard de Bucaral y mimetiza la capilla con el resto de las fachadas, pero mantiene un detalle en común con el anterior dibujo al sobredimensionar el espacio público, con un fin lúdico y deportivo al igual que Mónica. Jerarquiza como una prioridad la salud y el abastecimiento de alimentos y bebidas, a través de sobredimensionar y reubicar el dispensario y las bodegas. Si embargo el espacio cuyas dimensiones es de mayor tamaño es su hogar, sin ventanas en la planta baja y con ropa colgada en el exterior rasgo común a esta zona urbana. Por tanto los centros simbólicos tienen un fuerte carácter de intercambio socia: el hogar-la familia, el dispensario-la salud, la escuela y las bodegas. En esto último coinciden las representaciones plásticas con los relatos de los fundadores del barrio, quienes destacan que uno de los grandes cambios en Bucaral fue la apertura de una bodega.

En otras serie de dibujos se representa el hogar y las relaciones humanas que se establecen con su entorno en un clima de humano pleno de humor, que expresan concepciones del gusto, así Ender en su dibujo se burla del mal olor de un vecino al que saluda, y entre los factores simbólicos que llaman su atención se encuentran los personajes que deambulan entre las callejones y calles del barrio como vendedores de refrescos y cuidadores de carro. Pero en su imaginario el Avila ocupa un papel dominante, y se representa con trazos curvos que se dominan el horizonte, se establece en su imaginario una equilibrio entre lo natural y lo cultural, pues se establece una interrelación a través de los símbolos como es la cruz navideña, relacionada a la tradición de los palmeros, en tanto expresión religiosa sincrética y a la infraestructura de diversiones del Hotel Humboldt.

Se evidencia en estas series fotográficas un cercamiento a la concepción del gusto, no solo por los contenidos intrínsecos de los recuadros sino por el caos visual del que brotan estas miradas y al ser reordenarlas según sus criterios estéticos. Se creo de esta manera un proceso selectivo en el que cada quien, se tuvo que enfrentar ante el espacio en blanco como metáfora del vacio, y actuar sobre él, para tomar decisiones estéticas que se materializaron en su ubicación, oposiciones o aislamiento de las fotografías en los cuadernos de dibujo. A través de este método se pudieron interpreta imágenes que de otra manera no hubieran tenido sentido para el observador. Un ejemplo de esto, es el cuaderno de Juan José González, quien al ubicar las fotos inclinadas, tal como habían sido visualizadas a través del visor restituyo la composición original y acentuo este sentido al centrar la composición en un niño sobre una patineta en equilibrio, acompañada del comentario: “Yo tire esta foto porque se ve feo el callejón con los cables sueltos.”

Al iniciar el proceso de los talleres cada serie fotográfica asumió un valor que fue más allá de lo estético al mostar lo errado de los juicios interpretativos que se hacían de estas composiciones. Así, donde se interpretaba fotografías con escasa iluminación, o enfocadas en la iluminación de los callejones; al realizar la organización y búsqueda de la intencionalidad a través de la escritura se restituyo el sentido de cada toma. De esta manera se revelo que la escasa luz de los callejones de algunas fotografías no era un problema causado por el mal uso de la cámara, sino un efecto buscado para acercar al otro a la necesidad que tiene la comunidad de mayor iluminación en algunos callejones. Y en la serie de bombillos, no se estaba solamente ante un problema estético debido a su color plateado y protegidos por formas anilladas, pues además de esto se deseaba destacar la necesidad de este recurso para la comunidad por ser dador de seguridad.

En las fotografías participativas se expresa multiplicidad de creecias religiosas y de la concepción del gusto dominante en ellas, tal como se observa al mostrarse la celebración dominante del sector asociada a la vírgen María Auxiliadora, “la procesión de nuestra comunidad desde el Pedregal.”(Ana Teresa); también Naori Blanco expresa con sus imágenes y palabras otra visión centrada en la participación de los niños en la procesión y la participación de la comunidad en la misa, en su enfoque evita a los adultos y muestra el carácter risueño con que es asumida esta celebración religiosa: “Aquí están todos los niños vestidos de Angelitos”, “Aquí esta mi hermana y el padre leyendo”, “Aquí esta el niño entregando la ofrenda”, “Aquí esta Paola, Mariebi y Dairi cargando la cruz.” Las visiones de Ana Teresa y Naori son dos miradas de la misma procesión, en donde la edad del participante determina sus descripciones y los detalles en que enfoca el visor, para Ana Teresa es importante adestacar la completa identificación de la comunidad con el rito y para Naori destaca el carácter espontáneo y fresco de sus participantes. Son dos visiones que sintetizan la espiritualidad de una comunidad. La seria tomada por Daniel Uvan se centra en la predicación evángelica, enfatiza el orden que rige su organización, las indumentarias usadas, los espacio tomados a la calle, para convertirse en un culto público que se enfrenta al bullicio de lo cotidiano. En el culto a Santa Bárbara otra de las expresiones religiosas en Bucaral como se hace evidente en la imagen del altar realizado por Angel Teran, se manifiesta una estética populare, plena de sincretismo y colorido de una antigua tradición que nos remonta a nuestros origenes como país, caracterizada con una religiosidad Este juicio recuerda una religiosidad donde se acentua lo festivo a través de los tambores y danzas que rinden culto a la Santa. El adolescente comenta:

“Para que vean la virgen como quedó”, tambien Andres Machado se acerco al taller deseoso de expresar su opinión, sobre el icono y afirmo: “ A mi gusta de esta foto que es una virgen que se llama Santa Bárbara y todos los años que es día de SantaBárbara le traen los tambores.”

Los talleres dedicados a los dibujos referenciales materializaron el espacio vivido, identificaron los sitios simbólicos, y el grado de adaptación de los participantes a su comunidad. La subjetización estilistica y el trazo personal se convirtieron en una vía transparente de interpretación, de ahí que no hubiese necesidad de talleres posteriores para indagar en su intencionalidad, pues su verdad se transparenta al comparar la expresión plástica con el espacio real. En estas manifestaciones dibujisticas niños y adolescentes de Bucaral nos acercan a su universo interior a través de cambios de escala, deformaciones, simplificaciones, reubicaciones, proyecciones, inversiones, afirmaciones y negaciones para expresar lo sentido, de esta manera lo deseado se hizo cercano y lo no deseado se alejo o ignoro. Se establecio una clara diferencia entre el espacio físico real con el deseado, pues delineo la realidad tal cual es recreada en el imaginario. Así, para Mónica Morón, el eje central del barrio es la capilla, de ahí su desplazamiento de su ubicación casi desapercibida en la calle principal del sector para reubicarla en el centro del barrio imaginado, dicha localización responde a un sentir que va más allá de lo individual, pues expresa una realidad colectiva; debido a que la capilla es un eje sacro y social, esto se manifiesta al convertirla en ombligo del barrio y delinear a un grupo de personas dirigiendose a ella. Al extremo superior derecho del papel se localiza el dispensario, es la segunda edificación en importancia simbólica, pues este local esta directamente vinculado al bienestar físico del sector. Se establece, por tanto una relación entre lo espiritual, y la dimensión cultural, pues la capilla además de ser un espacio devocional, es un espacio educativa y social a través de los talleres y las reuniones que en ella se realizan. Ocupa un lugar de jerarquía con la salud, pues también se enfatiza en el dibujo las formas del dispensario médico. Pero, para Mónica el equilibrio no sólo se da entre estos elementos, esto se evidencia al crear un espacio utópico de convivencia lúdica al desdibujar la calle vehicular que cruza el barrio, para ampliar y crear un espacio seguro de juego, en el que traza a niños jugando fútbol despreocupadamente en un espacio amplio, sin carros. En el extremo inferior del papel ubica el módulo policial, sobredimensionando la patrulla, estableciendo de esta manera otra prioridad de la gente: la protección. En cada uno de los dibujos se acentuaron y negaron ciertos rasgos de la realidad, incluso en términos de la cultura religiosa, pues no se represento dentro de ellos la diversidad de creencias religiosas propias de la comunidad. Y solo se hace presente la capilla en los dibujos.

 

Conclusiones:

  1. Los talleres de fotografía participativa, y dibujo referencial se transformaron por tanto en herramientas metodologicas que permitieron un mayor acercamiento a los ritmos de vida, y al imaginario urbano al evidenciar la manera de percibir, reflexionar, y soñar la realidad de los bucaraleños.

  2. Se generó una tensión entre lo subjetivo y lo objetivo, uniendo en un mismo plano la fotografía, el dibujo referencial y la palabra escrita como vías de comprensión de lo social y lo cultural. Un ejemplo de esto es la serie fotográfica de Zorailym Nurhahan enfocada en los árboles y palmeras que rodean el Bucaral, símbolos fronterizos que se evidencían a través de las imágenes tomadas, Zorailyn afirma sobre ellas“Esta foto la tome porque la mata de mango queda hermosa allí y siempre la he reconocido como la mata del manguero bucaraleño, tal vez bucaraleño no sea una palabra, pero me gusta.., la palmera que esta en el fondo, desde chíquitica la he visto, o sea que tiene años plantada… Y les presento a mis dos plantas favoritas juntas como lo había mencionado antes.” Reafirma este sentir la visión plástica que se crea a través de la serie de dibujos que incluyen árboles de mango en el espacio vivido, tal como se percibe en las creaciones de Mónica, al igual que en las Mervin, quienes dibujan en su percepción árboles imaginarios al interior del barrio.

  3. Dentro de los criterios estéticos que determinaron estas miradas se establecieron entre los participantes distinciones entre el mecanismo fotográfico efímero y el permanente, al diferenciar entre la función y la permanencia de las cámaras desechables con el de las cámaras no desechables, algunos participantes se sintieron incómodos por estar ante un objeto tecnológico no reciclable, y no poder repetir la experiencia con él. Este sentir se reforzó tras ver, ordenar y reflexionar las series de imágenes tomadas y presentir las posibilidades de extender este recurso a otras situaciones de su comunidad, razón que obstaculiza la familiarización con esta tecnología y su multiplicidad de usos, para llegar a este nivel se hace necesario una cámara que permita su uso repetido, tal como lo exigieron los participantes de esta experiencia, quienes tras usar este mecanismo efímero desearon un mecanismo permanente que les permitiera perfeccionarse a través de un proceso de ensayo y error dirigido con las cámara automáticas. Actitud que se resumía en la exigencia: “Cuando nos traeran cámaras de verdad”

  4. Al repartir el lote de cámaras automáticas, aumento la motivación y se amplio el abanico de intencionalidades visual concentrándose en situaciones intimistas, y a una toma de posición ante problemas colectivos. En estas series se estableció una clara tendencia a fotografiar los espacio privados como cuartos, y salas. Pero también deseos y anhelos, cómo se observa en series tomadas por las gemelas Nairobi Blanco y Naori Blanco, dandose también el caso en las imágenes de Zoraylin Martinez quien creo una concepción personal en sus imágenes de palmeras y árboles de mango de las residencias que rodean al barrio y por tanto hitos simbólicos en su vida; posición similar se observa cuando fotografia la planta de novios cercana a su ventana y acompaña su ordenación de las palabras y gestos que develan su intencionalidad:

  5. “Bueno .., je, je, je mi plantica favorita..”

    Al comparar las tomas realizadas por las cámaras desechables y las automáticas, se mostró en las últimas mayor conciencia de querer expresar temáticas definidas y de crear series en el tiempo, también destacan los lugares a los que se llevo, pues se esta ante un mecanismo estético que dio inicio a una relación en el tiempo y el espacio que permite madurar su uso, lo cual no ocurrio con las cámaras desechable, pues se vinculan a la inmediatez.

  6. En casi todas las propuestas dibujisticas se re-creo el espacio según los anhelos de cada dibujante, por tanto se diagnostico y a la vez se proponen soluciones a problemas concretos como son la necesidad de mayores espacios para deportes como el béisbol y fútbol, el exceso y mal uso del aparcamiento de los carros, la ausencia de árboles frutales dentro del perímetro del barrio, y la basura lanzada a las aceras; junto a estas visiones también se representa gustos estéticos que a su vez manifiestan prioridades existenciales y éticas como es la cancha de basketball como sitio para la convivencia deportiva, la plaza central como catalizador para intercambio social, el modulo policial relacionado a la protección, las ventas de comida y jugos en la calle central de bucaral que en la praxis diaria es un boulevard donde se establecen intensas relaciones sociales. Por tanto las imágenes como los dibujos coinciden al identificar los lugares simbólicos de mayor importancia para el sector.

  7. Las fotografías de los cuadernos de adultos domina una tendencia a ordenar las fotografías temáticamente, en lugar de la ordenación por contrastes opositivos propia de la ubicación de las imágenes generalizada en los niños. Así, José Daniel Uvan desarrolla los retratos de los opuestos de la vida diaria del barrrio, como son las apuestas, la música bailable, junto a imágenes relacionadas al deporte; a diferencia de Ana Teresa Castillo que centra su atención en la peregrinación religiosa de la María Auxiliadora y en su familia.

 

 


 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online