- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

TESIS SOBRE LA MODA

Master Gestión Cultural

Pablo E.Duarte

 

9-Objetivos de la Publicidad. Fases

Definición de Publicidad

Es una disciplina científica cuyo objetivo es persuadir al publico meta con un mensaje comercial. La idea es que el posible consumidor tome la decisión de comprar el producto o servicio que se le intenta vender. Es también una actividad comercial e industrial que informa la presencia en el mercado de artículos y servicios destinados al consumo. El anuncio utiliza diversos medios de información, distintos de entrevistas personales y conversaciones telefónicas. Los anuncios llenan hoy los periódicos, las revistas, el mundo de Internet, invaden los teatros, los vehículos públicos de transporte y contribuyen con la iluminación y el embellecimiento de las ciudades. Medios como la radio y la televisión, le suministran a los anunciadores eficaces medios de difusión. Si el artículo que se desea vender está pobremente presentado y si su precio es alto, si pocos almacenes lo venden , carecerá de atractivo para el público y sólo se venderá en pequeña escala. En definitiva, el anuncio transmite el mensaje de la fábrica al almacén y del almacén al cliente.

Diferencia entre Propaganda y Publicidad

La Publicidad tiende a generar la obtención de beneficios comerciales, mientras que la Propaganda trata de fomentar la propagación de ideas políticas, filosóficas, morales, sociales o religiosas.

...”La publicidad basada en la construcción de imágenes visuales depende del diseño retórico para cumplir su objetivo comunicacional de mercadeo. Dadas las características de la comunicación publicitaria actual, con sus valores posmodernos de inmediatez, trivialidad y rapidez, es casi natural que el mensaje de contenido intrascendente y riqueza visual sorprendente impere indiscriminadamente. Ello no cuestiona la calidad creativa, el impacto en el subconsciente y la efectividad en las ventas; lo que eso significa es que la publicidad contemporánea debe recurrir a la retórica tecnológica para tener éxito en este ambiente ecléctico y cibernético. " Es aquí donde se le exige más al diseño y al diseñador. La imagen visual debe superar lo ya visto, debe expresar lo inimaginable, debe construir un mundo virtual creíble, sin perder de vista la promesa básica, que suele estar formulada por los creativos, investigadores y ejecutivos que centran su interés - como es lógico - en el resultado comercial. Para transmitir y mostrar ese contenido postmoderno y causar un impacto que redunde en recordación, aceptación y ventas, se apela cada vez más a la retórica visual tecnológica”...

Comunicación:

Emisor: Quien emite un mensaje (Agencia de Publicidad).

Receptor: Quien recibe un mensaje (Publico meta).

Mensaje: La pieza publicitaria.

Canal: Por donde se comunican los mensajes (Los Medios).

Código: La forma de comunicar (Como está hecha la pieza publicitaria).

Feed-back: La respuesta obtenida (feed-back positivo: Compra - feed-back negativo: no compra).

Fuente: Es la generadora del mensaje: Empresa anunciante).

Público  

Es un término colectivo utilizado para designar a un conjunto de personas estrechamente relacionadas entre sí, por intereses y afinidades que le son comunes. Estas comparten, básicamente, un sentimiento de solidaridad.

El público puede ser real o potencial

Real: Este público es el que consume un determinado producto. Se debe lograr que le sea fiel al mismo. Para ello, se le debe dar lo que desea obtener. En este sentido, el publicista tiene que mejorar, cada día que pasa, las características del bien que intenta vender.

Potencial: Es el posible comprador.

El estudio de mercado esta dirigido al reconocimiento del publico potencial, mientras que el nicho de mercado es el segmento (del mercado) en el que se estudia aquella necesidad insatisfecha. La ventaja diferencial, por su parte, es aquella que hace distinguible a un producto del otro. Puede ser el precio, la sensación de placer, etc.

Ciencias de la comunicación

Estas son: las Relaciones Públicas, el periodismo y la propaganda, la cual tiene un fin eminentemente ideológico, pues debe comunicar y persuadir sobre una imagen determinada Las disciplinas que se utilizan mayormente en la Publicidad son la Psicología, la Sociología, la Comunicación Social., la Economía., la Estadística, la Antropología y la Semiología. 

La publicidad y el sujeto (posible consumidor)

Las necesidades de un individuo se erigen como el estado psicofísico que nos marca lo que nos falta para obtener lo que deseamos. Estas, generalmente, no pueden ser creadas. Sin embargo, la publicidad se ha encargado de crear cierto tipo de necesidades artificiales, propias de esta era del consumo, del hedonismo y de la postmodernidad. La idea es exaltar el yo y el ego (personal) para sentirnos bien. La publicidad realza las necesidades naturales y las que ella misma crea, a fin de poder vendernos lo que se propone.

Necesidades básicas o fisiológicas: Estás representadas por el hambre, la sed, la necesidad de abrigo y sueño. El ser humano trata, primariamente, de satisfacer, a como de lugar, estos requerimientos físico-mentales.

Necesidades de seguridad: satisfacer la sensación de peligro.

Necesidades sociales: estar en grupo y relacionarse.

Necesidades del YO: autoestima, ser uno mismo.

Necesidades de autorrealización: cumplir con todos los objetivos que se tienen en la vida. Superarse.

Finalmente, tenemos que la motivación es el estado que nos impulsa a buscar la satisfacción. En este sentido, la publicidad hace lo propio: Trata de demostrar que se puede satisfacer una necesidad x con el producto o servicio que ofrece.

10- Narciso, consumo, publicidad y moda

Publicidad subliminal y el juego estético del yo

            Muchos son los mensajes subliminales que se encuentran intrínsecos en los mensajes publicitarios. Todos ellos intentan posicionar en nuestras mentes productos y servicios, de modo tal que nos veamos prácticamente obligados a adquirirlos. La publicidad, técnica apoyada en la más increíble creatividad humana, no es más que una ciencia mercantil, cuyo arte consiste en vender y atraer, a través de un encantamiento mediático sin igual, a enormes masas de potenciales consumidores. Su objetivo es hacer sentir bien a la gente a la hora de que ésta compre un determinado bien material o servicio. Este producto, generalmente, le ofrece cierto confort y status a la persona que lo adquiere, pues, sencillamente, está de moda... Aquí se produce un juego psicológico bien sui generis. 

...“Cada objeto de consumo  y de deseo, nos transformará en un ser único que se separará drásticamente de la muchedumbre solitaria. La adquisición de un nuevo objeto, o las nuevas combinaciones de nuestra indumentaria, nos renuevan, recrean y reciclan”...

 

Tal y como señalan Baudrillard y Lipovetsky: la moda decimonónica se caracterizaba por demarcar una nítida frontera entre los gustos y las formas de las clases superiores; también destacaba, según estos teóricos, las  apetencias estéticas de la plebe.

La moda fue concebida, en el ámbito de las ciencias sociales, como un fenómeno de consumo superfluo, ceñido al terreno de las élites económicas y de las vanguardias culturales. Sin embargo, ésta ha dejado de obedecer a una dialéctica de imitación interclasista, para democratizarse íntegra y holísticamente. De esta manera, se ha hecho extensiva hacia todas las masas, como una especie de neoreligión que ocupa una parte considerable del espacio de la identidad y de la imaginación. El propio Simmel, en el despertar del nuevo siglo, percibía a la moda como un reencantamiento del mundo ante el deseo.

...”Esta significación de la moda es, en definitiva, la que hace que sea adoptada por personas delicadas y originales: éstas se sirven de ella como si se tratase de una máscara”...

 

 Simmel establece una consideración importante:

 

...“La moda encarna una tensión constante entre la pertenencia a un espacio público plagado de rígidos cánones y reglas estéticas (narcisismo de grupo). En este sentido, se impone la demarcación personal individual (narcisismo individual). La estructuración de las grandes urbes contemporáneas canaliza notablemente este narcisismo colectivo, multiplicando los ámbitos de congregación pública de los feligreses que rinden culto al reciclaje del cuerpo”...

 

La moda, según el filósofo posmoderno Gilles Lipovetsky (Imperio de lo efímero), constituye uno de los aspectos más interesantes de la cultura hedonista contemporánea. A su juicio, ésta tiene que ver con la revitalización del cuidado del yo y con la preocupación moral y estética por la realización personal.

 

 

...”Los medios de comunicación y, particularmente, el discurso publicitario ofician de escenario central en el juego del consumo. La narración publicitaria apuesta a la personalización como estrategia de consolidación del consenso societario: Es el sistema de personalización, de diferenciación forzad. La  publicidad le permite al sujeto ser autónomo y pleno.

Los medios recrean espacios de deseo en los que Narciso encuentra pequeñas utopías. En éstas, él se ve, sencillamente, reflejado.. Los spots publicitarios (pequeñas fábulas donde el goce y el deseo realizado se dan mágicamente la mano) son el terreno idóneo para la puesta en escena de una ética hedonista. En ella, se gesta óptimamente el reinado omnímodo del placer narcisista.

Los medios se constituyen en la pasarela privilegiada para la escenificación de este juego de consumo masivo; para este teatro espectacular de formas y máscaras en constante ebullición mercantil”...  

En las últimas décadas hemos asistido a la resurrección de la preocupación moral por el goce del cuerpo. El sujeto se ha interesado, además, por ese cuidado estético del yo. Ante la erosión de las identidades públicas modernas, el individuo busca algún principio de afirmación personal que lo distinga; que le otorgue una personalidad propia. Para él es fundamental que su entorno local, su tribu, lo acepte. El sentido de pertenencia a un grupo – por parte de un sujeto x - es fundamental en esta era postmoderna y del consumo, pese a lo paradójico que esto pueda parecer. Recordemos que una de las doctrinas de la postmodernidad está indeleblemente asociada con la individualidad y con la exaltación del yo, rasgos conductuales en los que, sencillamente, no tiene cabida el interesarse por otros.