- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

 


 

  Guías culturales

RELATOS BREVES

Por Jorge Moreno Vilaplana
kokemen@hotmail.com
EN EL CIELO Y EN LA TIERRA

EL APLANAMIENTO. LA SABIDURÍA

Eran casi las once de la mañana, y Nicolás todavía no se había levantado de la cama. Nicolás estaba soñando con una rubia despampanante que había conocido en la discoteca ese mismo día. De repente, su madre, le llamó la atención, le decía a Nicolás que se levantará enseguida. Nicolás se levantó rápidamente al oír los chillidos de su madre. Era la hora de la comida, Nicolás en la comida apenas hablaba con sus familiares. Después de comer, Nicolás se tumbó nuevamente en la cama, esta vez, ya no pudo quedarse durmiendo, pero Nicolás no pudo olvidar la noche anterior y sobre todo, esa rubia despampanante que conoció en la discoteca. Nicolás le había dejado su número de teléfono. Mientras Nicolás dormía, aplanado en la cama, sonó su móvil. Nicolás cogió el móvil, era ella, Nicolás apenas podía contener la respiración, y su corazón empezó a latir con fuerza. Quedaron para tomar un café.

Nicolás tenía un principio de personalidad esquizoide, su alma, más bien parecía la de un anciano, que la de un chico de su edad, ya que Nicolás tenía solo 20 años. Nicolás, era un chico calculador, lo calculaba todo, todo, menos los latidos de su corazón.

Llegó la hora en la cual, Nicolás tenía que tomar café con la chica que conoció en la discoteca. Ella, en principio, solo deseaba en sexo de Nicolás pero una historia iba a brotar… Ella era preciosa, con una melena despampanante, era increíblemente atractiva. Se sentaron en las sillas de una cafetería de lujo. En una de las conversaciones que mantuvieron, una en la que hablaron del sexo, Nicolás pronto percibió que Estela, era emocionalmente explosiva, una bomba, pensó Nicolás. Pero salieron conversaciones de lo más interesantes, y Nicolás pronto percibió su contenido espiritual, y pronto se empezaría a sentir algo serio por ella.

Al día siguiente Nicolás se levantó a las 12 del medio día. Nicolás estaba de vacaciones, ya que era verano. Nicolás siempre tuvo una duda, que significaba la energía y que la vitalidad. Para Nicolás la energía, la verdadera energía, es la personificación, el instinto de personificación, es decir, el amor. La vitalidad, pensaba Nicolás es el flujo de conciencia. De repente mientras Nicolás hacía su cama, sonó su móvil, Nicolás se alteró pensaba que era Estela. Y no era Estela, era una amigo, empezaron a conversar. Roberto era el mejor amigo que tenía Nicolás, incluso de confianza, Roberto le confesó que Estela, la rubia despampanante que había conocido en la discoteca era actriz porno. De repente sonó el móvil, Nicolás sabía que era Estela, Nicolás no sabía que decirle. Ella quería quedar con Nicolás para tomar un nuevo café. Nicolás, nervioso, le dijo que sí. Nicolás pensó que quizás esa chica sería especial para él.

Quizás cualquier chico que conociese a una actriz porno, le produciría satisfacción la popularidad que podría alcanzar teniendo como pareja, a una actriz porno. Pero Nicolás no era popular, apenas tenía amigos, y por eso sintió que quizás esa chica podría ser especial para él, ya que Nicolás, padecía de una aplanamiento de la personalidad. ¿Padecía? A Nicolás le encantaba compaginar cosas, y Nicolás le encantaba compaginar, su fuerte instinto de personificación, con un deleite intelectivo, ya que la filosofía es en el fondo un deleite intelectivo.

Legó la hora de quedar, volvieron a quedar de nuevo en la misma cafetería. Nicolás apenas podía contener la respiración ante la belleza que contemplaban sus ojos. Al final Estela se percató en la conversación que estaban manteniendo los dos, que Nicolás sabía ya que, Estela era actriz porno; empezaron a conversar:

- ¿Y como te has enterado que soy actriz porno?
- Me lo dijo un amigo.- dijo Nicolás.
- A veces me avergüenzo de lo que soy
- ¿Soy? Que es eso de soy, tú eres maravillosa.-dijo Nicolás
- Ahora pienso, que estoy a tiempo de rectificar mi vida.-dijo Estela.
- Yo pienso, que los descontroles emocionales, son la causa de que hubieras escogido ese camino. El percibir solo una vida material, lleva lógicamente al camino de la perversión. Y eso os pasa hoy en día mucho a las mujeres, a la mujer normal, a la mujer neurótica. -dijo Nicolás.
- ¿Quieres decir que el amor existe?
- Mira Estela, el que es materialista, o se perturba, o se hace científico, yo pienso que la ciencia no es lo real, lo real es la humanidad. Y mi mas inmediata humanidad es que te amo y punto. - dijo Nicolás.
- Ahora siento un apretón en el estómago.-dijo Estela.
- Eso es por que estás sintiendo algo en el corazón, por que corazón, estómago y mente están en conexión. -dijo Nicolás.
- No pienso mentir más, pienso cambiar, si, tienes razón todavía estoy a tiempo de hacerlo.

Nicolás y Estela salieron de la cafetería en dirección a la casa de Estela. Allí decidieron hacerlo. Nicolás estaba un poco nervioso al principio, pero ella sabía como hacérselo, los cuerpos de Nicolás y Estela se juntaron en uno, solo existía un cuerpo. Al terminar de hacerlo, sentados en la cama, empezaron a conversar:

- Ha sido maravilloso, nunca había sentido esto, ni tan siquiera con mi primer novio. ¡Dios mío que de perversión que hay en el mundo de hoy en día!- dijo Estela.
- Hay que reconocer las cosas, tú Estela, también eres perversa todavía. - dijo Nicolás.
- Si pero pienso cambiar. -dijo Nicolás.
- Eso pienso que va a ser difícil, tengo dudas, pero no importa a mí me gusta como eres, no quiero compromiso en mi vida, y tú, Estela, eres especial como eres, yo te quiero como eres. -dijo Nicolás.

Al día siguiente Nicolás se levantó un poco más temprano de lo que en él era habitual, pero todavía existía un conflicto en él, un conflicto entre lo que era la energía y la vitalidad. Nicolás poseía la energía pero no la vitalidad. Una energía que a veces, se abstraía en Nicolás. Quizás por su juventud...

De repente sonó el móvil, era Estela. Quedaron en casa de Estela. Mientras Nicolás se acercaba a casa de Estela, Nicolás reflexionó sobre el compromiso, Estela y su pasado estaban ya dejando su huella en Nicolás. Nicolás reflexionó sobre una relación que había mantenido antes con una muchacha, esa relación había sido un fracaso por el propio peso, es decir, por el compromiso. Nicolás reflexionó que el amor sin peso es gloria. Pero Nicolás todavía sentía algo por su antigua pareja. A la que veía de vez en cuando. ¿Es el trauma de la adolescencia lo que hace que el compromiso entre las parejas sea un trauma? ¿O es el compromiso lo que hace que el amor sea un trauma? Compromiso y amor, dos palabras que se oponen hoy en día pero en el fondo se necesitan. ¿O no es la filosofía, todo un compromiso? Y resulta que cuando muere el amor muere el filósofo o viceversa.

Nicolás llegó a casa de Estela, Estela había preparado una cena muy íntima para los dos. Toda la mesa estaba llena de velas, como llena estaba también Estela por el compromiso y el amor que estaba surgiendo por Nicolás. El compromiso era algo necesario en la vida de Estela, toda conciencia, tiene que realizarse, y había llegado la hora de que Estela se realizara como persona. Estela había encontrado en Nicolás un alivio. Mientras cenaban empezaron a conversar:

- Sabes, viniendo para acá, me he acordado de una antigua pareja que tuve.-dijo Nicolás.
- Y quien es ella.- dijo Estela.-
- Sabes, todavía me acuerdo de ella. - dijo Nicolás-.
- ¿Y por que cortasteis? -dijo Estela.
- Al final de la relación yo estaba en una cárcel de amor. Pienso que el sentimiento sin peso el gloria. El amor ya…el amor es el instinto de personificación, también el instinto de perpetuación. Pero el instinto de personificación es gloria, pero gloria para uno solo, no para ella. Era un marginado, iba siempre a mi bola, pero eso sí, fui un buen amante. - dijo Nicolás-.
- Yo pienso que el instinto de personificación es gloria para todos y punto.- dijo Estela-.

Nicolás y Estela perpetuaron sus cuerpos en uno, Nicolás ya no estaba nervioso, ya no le imponía la presencia de una actriz porno. Nicolás disfrutó del momento como nunca. Estela se sobrecogía ante el cuerpo de Nicolás. Sus cuerpos se llenaron de goce. ¿Y sus almas? Al terminar de hacerlo, Nicolás y Estela empezaron a conversar:
- Pienso que la energía no es propia pero se puede manipular.- dijo Nicolás.
- ¿Cómo?-dijo Estela, con su cuerpo aún sobrecogido-.
- Cierra el puño izquierdo con fuerza, con mucha fuerza, después ábrelo suavemente. Después haz lo mismo con el otro puño. -dijo Nicolás.-
- ¡Es verdad! Siento calor y hormigueo por dentro del la mano.
- Yo te libraré de la perversión, del veneno de ese mundo que has vivido. Dijo Nicolás.-
- Pero ese mundo siempre me perseguirá, ese mundo, es un mundo que yo escogí-. Dijo Estela.-
- Quizás te ayude en leer algo, algo mío, algo que he escribí hace mucho tiempo, un cuento sobre el amor, y como también amor y fantasía están ligados, quizás te ayude el comprender que pueda existir un Universo hecho de pequeñas cosas y como la mente y el cuerpo están asociados, pues el cuerpo también es conciencia. Fue una época en la cual comprendí que la vida no debe soñarse bajo ningún método, ya que enamorarse es bonito, es de las cosas más bonitas que te pueden pasar, pero solo, si no hay método, si no hay método sociológico, y tú precisamente Estela, eres producto de un método sociológico, te han encasillado.

Estela, en la cama, cogió el cuento y empezó a leerlo:

EL SUEÑO DE JERÓNIMO ERA CONSEGUIR LO IMPOSIBLE DENTRO DE LAS DETERMINACIONES DE LA VIDA, PARA JERÓNIMO LO IMPOSIBLE ES CONSEGUIR AMAR A UNA PERSONA SIN CIRCUNSTANCIAS. EL ACTO COINCIDENTE DE QUIEN AMA DE VERDAD Y DESCUBRE QUE AMA A SU PAREJA ANTES DE CONOCERLA LLEVÓ A JERÓNIMO A PENSAR QUE QUERÍA AMAR A SU AMADA SIN CIRCUNSTACIAS, JERÓNIMO PENSABA QUE LA CONFIANZA EN SU PAREJA ERA UN SUEÑO A REALIZAR. SE MONTÓ EN SU CABALLO Y EMPEZÓ A CABALGAR BOSQUE ADENTRO, A LO LEJOS SE VEÍA UN CASTILLO, DONDE AGUARDABA LA ESPERA DE SU AMADA ALLÍ ELLA LE PROMETIÓ QUE LE IBA A DAR UN AMOR SIN CIRCUNSTACIAS.
ASÍ PUES JERÓNIMO CABALGABA BOSQUE ADENTRO PARA CUMPLIR SU SUEÑO, UN AMOR SIN CIRCUNSTANCIAS, UN AMOR SIN BARRERAS QUE SOLO LOS MUROS DEL CASTILLO IBAN A PONER LÍMITES.
JERÓNIMO DECIDIÓ PARAR EN EL BOSQUE PARA BEBER AGUA DE UN PEQUEÑO CHORRO, EL SOL DABA TODAVÍA MUCHA LUZ PUES ERA UN POCO MAS DE MEDIO DÍA. DE REPENTE JERÓNIMO HOLLÓ UNA VOZ QUE LE DECÍA....!JERÓNIMO TEN CUIDADO! JERÓNIMO QUEDÓ UN POCO EXALTADO Y SE DIRIGIÓ HACÍA EL LUGAR DONDE PROVENÍA ESA VOZ, A LO LEJOS SE VEÍA TUMBADA EN UNA FINA CAPA DE HIERBA UNA MUCHACHA BELLÍSIMA.
-ACÉRCATE JERÓNIMO -DIJO LA MUCHACHA.
-QUE QUIERES DE MÍ.
-VEN ACÉRCATE NO TENGAS MIEDO.
JERÓNIMO SE ACERCÓ HASTA LA MUCHACHA, AL FONDO SE OÍA EL RUIDO DE UNA CASCADA QUE PARECÍA AL RUIDO DEL ABISMO.
JERÓNIMO LE CONTÓ A LA MUCHACHA QUE QUERÍA AMAR SIN CIRCUNSTANCIAS, LA MUCHACHA LE DIJO A JERÓNIMO QUE MIRARA AL CIELO:
-YO PUEDO DARTE LO IMPOSIBLE.-LE DIJO LA MUCHACHA.
-TU NO PUEDES DÁRMELO, ME LO DARÁ MI AMADA QUE ME PROMETIÓ UNA CONFIANZA ETERNA, UN AMOR SIN CIRCUNSTANCIAS....
-YO PUEDO HACER QUE EL DÍA Y LA NOCHE SE FUNDAN EN UN ECO DE COINCIDENCIA, VEN TÚMBATE A MI VERA Y DUERME JERÓNIMO.-DIJO LA MUCHACHA.
JERÓNIMO SE DURMIÓ. DE REPENTE EL DIA Y LA NOCHE SE FUNDIERON EN UNA SOLA Y MISMA COSA. LA MUCHACHA MIENTRAS JERÓNIMO DORMÍA LE DIO EL BESO DE LA MUERTE. DE REPENTE JERÓNIMO SE LEVANTÓ Y VIO QUE YA NO HABÍA SOL EN EL CIELO.-
-¡QUE HA PASADO!.-DIJO JERÓNIMO.
-NO ES ESO LO QUE QUERÍAS, LO IMPOSIBLE, PUES TÓMALO, QUERÍAS EL ELIXIR DE LA NO-EXISTENCIA, PUES TÓMALO-¡ME VOY ¡ .-DIJO JERÓNIMO.
-NO TE VALLAS JERÓNIMO.-DIJO LA MUCHACHA.
JERÓNIMO COGIÓ SU CABALLO Y ASUSTADO FUE BOSQUE ADENTRO DIRECCIÓN AL CASTILLO, YA NO SABÍA EN QUE HORA ESTABA PUES EL DÍA Y LA NOCHE SE HABÍA FUNDIDO EN UNA SOLA Y MISMA COSA. LA MUCHACHA LE HABÍA DADO EL BESO DE LA MUERTE. AL LLEGAR AL CASTILLO JERÓNIMO DESCUBRIÓ QUE HABÍAN SUBIDO EL CAMINO METÁLICO QUE CONDUCÍA HASTA ÉL, PUES YA NO PUDO ENTRAR AL CASTILLO. JERÓNIMO FUE HASTA EL TORREÓN DONDE ESTABA SU AMADA Y LE GRITABA CONTINUAMENTE QUE QUERÍA LLEGAR HASTA ELLA. SU AMADA SE ASOMÓ POR LA VENTANA DEL TORREÓN, JERÓNIMO LE SUPLICABA QUE LE ABRIERAN LA PUERTA. ELLA LE RESPONDÍA QUE EL CASTILLO YA ESTABA CERRADO PERO QUE PODÍA BAJAR ELLA MISMA A RECOGERLO,, BAJO DONDE ESTABA ÉL. SU AMADA BAJÓ Y CRUZÓ UN RÍO LARGO MOJÁNDOSE LAS PIERNAS, LLEGÓ HASTA JERÓNIMO:
-¡QUE PASA!.-DIJO JERÓNIMO.
¡NO PASA NADA JERÓNIMO, NO TE ACUERDAS DE LA QUE HABLAMOS, DE AMARNOS SIN CIRCUNSTANCIAS-DIJO SU AMADA.
-SI PERO NO VES EL DÍA Y LA NOCHE SE HAN FUNDIDO EN UNA SOLA Y MISMA COSA.
-PERO QUE DICES JERÓNIMO TÚ ESTAS MAL
DE REPENTE SE LEVANTO UNA NIEBLA MUY ESPESA, LOS DOS SE PERDIERON EN MEDIO DEL BOSQUE PUES HABÍAN PERDIDO LA ESTELA DEL CASTILLO A CONSECUENCIA DE QUE NO SE VEÍA NADA. JERÓNIMO ESTABA MUY PREOCUPADO, NO VEÍA NADA Y ENCIMA HABÍA PERDIDO A SU AMADA, EN EL BOSQUE JERÓNIMO GRITABA UNA Y OTRA VEZ SU NOMBRE PERO ELLA NO LE RESPONDÍA. A LOS DOS O TRES MINUTOS LA NIEBLA SE LEVANTÓ, GRITABA SU NOMBRE PERO ELLA NO RESPONDÍA, DE REPENTE VIO A SU AMADA AL LADO DE UN ÁRBOL TUMBADA EN LA HIERBA, YA HABÍA SALIDO EL SOL, JERÓNIMO SE ACERCÓ HASTA ELLA, JERÓNIMO QUE COGIÓ UN BRAZO DE SU AMADA Y ASUSTADO LE DECÍA: QUE TE PASA. JERÓNIMO SE PERCATÓ DE QUE SU AMADA ESTABA MUERTA. HA JERÓNIMO SE LE QUEDÓ LA MENTE EN BLANCO, SUBIÓ HASTA EL TORREÓN DEL CASTILLO DONDE DORMÍA SU AMADA Y SE TIRO POR EL TORREÓN...
AL DÍA SIGUIENTE ENCONTRARON LOS CUERPOS SIN VIDA DE JERÓNIMO Y SU AMADA, AQUELLO SUPUSO UNA LEYENDA PARA LOS HABITANTES DEL CASTILLO Y FUTUROS HABITANTES, LOS LLAMARON LOS AMANTES DEL SUEÑO IMPOSIBLE.

- ¡Que bonito es el cuento me ha gustado mucho!-dijo Estela al acabar de leerlo-.
- ¿Lo has comprendido?-dijo Nicolás.
- Sí.
- Pienso que el amor que he plasmado en ese cuento, es aquel, que, el amor mismo, destruye la circunstancia. -dijo Nicolás
- ¿A que te refieres?
- La vida no es caos, tampoco el orden, pero existe un amor basado en el orden. ¿Te imaginas un dios y una diosa juntos? Los dioses son sabios, y la sabiduría es orden, también la sabiduría es amor, amor divino...-dijo Nicolás.

Pasaron los días y la relación entre Nicolás y Estela continuaba. Un buen día, Nicolás fue a recoger a Estela a su casa. Se fueron a pasar un día en la playa. Llegaron a la playa, la playa estaba repleta de mujeres diez, con unas cinturas de avispa, y unos pechos tensos, la más bella era Estela. Todos los hombres la miraban con lo que Ismael, se puso un poco tenso. Por la cabeza de Ismael pasaron en esos momentos impresiones negativas, y se puso un poco celoso. Ismael miraba a Estela, y se preguntaba si verdaderamente Estela tenía método para vivir. Se pusieron a conversar:

- Sabes lo que pienso Estela. De si verdaderamente la vida debe vivirse con método o sin método.¿Tú que piensas? -dijo Nicolás.
- Yo creo que la he vivido sin método. No tengo un método para vivir la vida. Dijo Estela.
- Yo creo que tampoco.- dijo Nicolás
- Lo que está claro es que es amor no tiene método. Brota como de la nada, y a veces, a la nada vuelve. Me ha pasado con muchos chicos. Dijo Estela.

LA EMOCIÓN

Las horas separados se hacían muy largas, Estela jamás había sentido celos por un chico, pero la emoción y el emocionarse surgieron de la mente y el cuerpo de Estela. ¿ Se estaba enamorando Estela? ¿Qué es enamorarse? ¿Se puede enamorar una actriz porno?

De repente sonó el móvil, era Estela que estaba llamando a Nicolás, Estela le dijo a Nicolás que se estaba enamorando de él. Nicolás se quedó perplejo, como el que cambia de canales sin sentido cuando se ve la televisión. Quedaron para tomar un café y hablar, en la cafetería empezaron a conversar:

- Nunca pensé que me podría enamorar de un hombre, siempre he sido muy caprichosa. -Dijo Estela.
- Quizás hallas entrado en la belleza de la humanidad.- dijo Nicolás
- ¿A que te refieres?
- Quizás en el cuerpo esté el destino o quizás no, somos mortales.-dijo Nicolás.
- ¿Quieres decir que los dioses no existen?
- Si existen pero también son mortales.
- ¿ A que te refieres?
- Todo evoluciona, y la conciencia también evoluciona, creo que ningún hombre a llegado al fondo del ser. El endiosamiento del hombre es un error.
- Tú para mí eres un dios.
- No Estela, hay una diferencia muy grande, entre, ser un dios y ser un hombre grande.
- ¿Qué es un hombre grande?
- Un hombre grande es un reflejo de la totalidad del ser. - dijo Nicolás.
- ¿ No crees que es lo mismo?
- No es lo mismo, sigues siendo una representación, luego yo también me concibo que soy representación.- dijo Nicolás.
- ¿Luego que?
- Luego que también yo soy mortal.- dijo Nicolás
- Pero que me digas tu esto Nicolás.
- Mira Estela, mi personalidad también tiene un disfraz, como disfrazada está la personalidad de todos. Aunque no lo creas yo te envidio un poco porque has vivido la vida sin métodos, y es cierto, la vida debe soñarse sin métodos eso es lo que te hace crecer sin que te des cuenta, y por eso estamos ahora hablando juntos, en esta cafetería. Dijo Nicolás.
- Pero me estoy volviendo loca, no entiendo el por que de esta emoción. Dijo Estela.
- No existe un porqué sino un para qué. Y el para qué es que vamos a estar juntos toda la vida. Dijo Nicolás.
- ¿Toda la vida? Dijo Estela.
- Si, aunque nos separemos, o rompamos nuestra relación, nunca nos olvidaremos.
- Yo quiero tu sexo.
- ¡Siempre piensas en eso o qué!. Dijo Nicolás
- No olvides que tu como nadie has manipulado tu energía. Has explotado tu cuerpo diez para ganar dinero. Has sido inteligente. Y ahora a llegado la hora de sufrir, como sufren todos los mortales.

EL PASADO. LA REFLEXIÓN

El pasado, es decir, el pasado de cada uno de los enamorados, en determinante en una historia de amor. El pasado siempre vuelve, y ese pasado, es el que no nos hace disfrutar del momento presente con nuestra pareja.

El pasado de Nicolás provocó el que Nicolás que padeciera de crisis de ansiedad. Crisis de ansiedad provocadas por pensamientos retorcidos. ¿Qué de real tiene el hacer daño en la conciencia? ¿Es ideal el hacer daño? ¿Es real? Claro que no es real, la vida es un flujo que no se interrumpe por nada.

El pasado perturbador de Estela, provocó una perturbación emocional en Estela grandísima. El amor puro y duro... ¿Para qué sirve? ¿El real? Esto ya son preguntas sin respuesta, ya que el amor brota del dolor y del dolor brota la conciencia.

Estela y Nicolás decidieron romper su relación, pero como dijo Nicolás nunca se olvidaran. Estela por fin se realizó como persona, y sintió un amor no- físico. Y Nicolás por fin sintió de verdad que la vida no se interrumpe por nada. Ya que Nicolás tenía un principio de personalidad esquizoide. ¡Que amores tan grandes!

LAS NUBES

Ismael contemplaba las nubes como si fueran diosas, le encantaba estudiar y contemplar todo tipo de nubes, de tal manera que en días de lluvia se situaba en la terraza de su casa a cubierto y contemplaba la lluvia. La lluvia pensaba Ismael es producto de la unión de microscópicas gotas de agua que se juntan unas con otras hasta caer al suelo, luego pensaba Ismael al acabar de llover la atmósfera se llena de electricidad, y parece como si hay algo en la atmósfera, como si existiera un universo de cosas infinitamente pequeñas y bellas. Ismael pensaba que no hay manifestación mayor que contemplar una gran tormenta, observar las nubes de tormenta con esas bellas formas de coliflor. Pero Ismael tenía un sueño que cumplir y era viajar a la llanura de América a contemplar esos grandes tornados, esos embudos que ruedan en espiral con vientos que pueden superar los quinientos kilómetros por hora. Así pues Ismael viajó a América de Norte en compañía de un amigo a contemplar los grandes tornados. Ismael se quedaba hipnotizado de ese después que existe en una gran tormenta o cuando va a empezar a nevar que el aire está cargado de electricidad, a Ismael le parecía que el aire estaba cargado de belleza. Que absurdo pensar que el aire pueda contener belleza, ya que la materia según algunos filósofos no existe, quizás el ensueño de que la materia pueda tener un fondo, algún tipo de sustancia y para Ismael si la había por eso Ismael estaba enamorado de todos los fenómenos meteorológicos que originen lluvia o nieve.


Ismael pensaba que aunque la ciencia meteorológica aunque estudie y haga predicciones de los fenómenos meteorológicos, sus diosas las nubes, que así las llamaba Ismael no estaba sometidas a ningún sistema, predecir de una forma exacta los fenómenos meteorológicos es imposible, pensaba Ismael.

Ismael y Juan llegaron a Estados Unidos para vivir la aventura de contemplar los grandes tornados, se alojaron en un Hotel de riesgo cinco, es decir, que pueden pasar tornados e intensidad cinco, los más destructivos que existen, el hotel estaba construido a conciencia para proteger a los clientes de los destructivos tornados que se podían originar en la zona. Ismael y Juan se acercaron al día siguiente al centro meteorológico de la población, se anunciaban tormentas fuertes o muy fuertes para los próximos días, pero no sería hasta la próxima semana cuando se predecían tornados. Esa misma noche Ismael y Juan contemplaron una espectacular tormenta, llegaron incluso a sonar las sirenas de alarma en la población, cada vez llovía con mas y más fuerza, las calles estaban inundándose y Ismael asomado en la ventana de su habitación veía como un rayo partió en dos un árbol. La tormenta paró a los pocos minutos, habían caído cincuenta litros por metro cuadrado en solo cuarenta y cinco minutos. Algunos clientes del hotel le dijeron a Ismael que eso no era nada comparado con lo que habían visto ellos, verdadero pánico, les decían. Ismael salió al balcón de la habitación donde se hospedaban, Ismael inspiraba con fuerza el aire que parecía que tenía algo, algo bello, era electricidad pura, es mas esa electricidad que respiraba Ismael le parecía a la electricidad de corazón.

Ismael y Juan fueron al día siguiente a desayunar a una cafetería cercana al hotel, en el cielo empezaban formarse grandes cumulonimbos que presagiaban que iba a caer otra tormenta. Los servicios de limpieza se pusieron las pilas para limpiar los desperfectos que había originado la tormenta del día anterior, en el aire aún se respiraba esa fragancia, que Ismael denominaba la fragancia de las diosas. En la cafetería conocieron a una muchacha que era Meteoróloga, trabajaba en el instituto de meteorología del condado, se pusieron a conversar, la muchacha le dijo que habían observo nubes de mas de diez kilómetros de altura por un radar especial. La muchacha le dijo a Ismael que los tornados que había visto ella eran dedos de Dios, le comentó a Ismael que una vez vio uno de fuerza cinco y es tan devastador que podría destruir todo lo que se encuentra a su paso. De repente empezó a tronar, Ismael y la muchacha salieron juntos a la calle a contemplar las nubes de tormenta, la muchacha le dijo que no eran nubes de tornados, las nubes de tornados alcanzan tanta altura que el aire ya no puede subir mas por lo que desciende en forma de espiral, así le resumió la formación de los tornados la muchacha a Ismael. Empezó a llover y Ismael y Juan decidieron regresar al hotel para estar a cubierto, ese día no llovió con mucha fuerza, las diosas dieron un respiro a la población.

Del instituto de meteorología se anunciaban tornados para los próximos días, el aire estaba cargado de electricidad, Ismael salió a dar un paseo por la población, llegó hasta una cafetería y decidió tomarse una café, se sentó en la barra y una camarera intentó seducir a Ismael. Verónica, que así se llamaba la muchacha, le dijo a Ismael si quería salir con ella a una discoteca que había en el poblado. Ismael le dijo que si ya que pensó que necesitaba distraerse un poco. A Ismael apenas dormía, casi no dormía por las noches, le costaba conciliar el sueño.

Ismael y Verónica fueron a la discoteca, bailaron, y se divirtieron, a continuación Ismael la invitó a su hotel, ella fue encantada y allí Ismael le explicó su amor por la meteorología y las nubes, la muchacha, Verónica, que era inteligente le dijo a Ismael que poseía una razón divina, la razón de los dioses, abstraer sin separa nada, le dijo Verónica. Aquel día surgió una chispa y Verónica y Ismael decidieron hacerlo en la habitación del hotel cuando estaba cayendo otra gran tormenta. El cuerpo de Verónica y Ismael se llenó como el aire de electricidad.

La belleza contenida en Ismael a raíz del amor que brotó hacía Verónica se transformó, fue desapareciendo la abstracción poco a poco a convertirse en pasión, pero su amor hacía la meteorología y las nubes continuaba.

Por fin llegaron los episodios de tornados, un día Verónica Juan y Ismael cogieron el coche y fueron en busca de tornados, poco a poco iban llegando a una zona donde las nubes se iban haciendo mas y más negras y estaban como replegadas de lo altas que eran, Ismael vio como un pequeño embudo se descolgada de una nube, era un pequeño tornado, por fin Ismael contemplo lo que iba a ser su primer tornado, el aire empezó a soplar con mucha fuerza y hasta parecía difícil maniobrar el coche, a Ismael le parecía como que no existían circunstancias en ese momento por lo que cogió a Verónica, su novia, y le dio un beso apasionado, Verónica se quedó sorprendida y empezó a reírse, le decía a Ismael que estaba loco. De repente apareció otro tornado, este era más grande, Ismael cogió la cámara de video y empezó a firmarlo. Juan que conducía el coche le comentó a Ismael de regresar, el tornado se estaba acercando hacía ellos, dieron la vuelta y regresaron. El tiempo había pasado con mucha rapidez para ellos, pronto se puso el sol he Ismael y Juan se refugiaron en el hotel ya que había alerta por el riesgo de tornados de fuerte intensidad, pero aquella noche no hubo ningún tornado, Ismael llamó a Verónica, su novia y quedaron en su casa, tomaron sidra hablaron y decidieron hacerlo, porque Ismael dejaba brotar el amor, sin circunstancias que lo limiten a lo que es: una necesidad vital de la conciencia.

Aquella misma noche Ismael y Verónica asomados en el balcón de casa de Verónica vieron aparecer la luna ya que el cielo quedó prácticamente despejado. En el firmamento había una luna llena preciosa, Ismael y Verónica hablaron de la luna: quizás nos esté escuchando; dijo Ismael. En cielo estaba limpio se podían ver una infinidad de estrellas en el firmamento, Ismael le comentó a Verónica que siempre que había luna llena en el firmamento, para él, para Ismael era presagio de que algo iba a pasar en su vida, le dijo a Verónica a la luz de la luna llena que la amaba, que la amaba mas que a sus diosas las nubes.

Al día siguiente Ismael y Verónica fueron a un lago cercano a la población, Verónica le comentó que había sentido algo especial, el día anterior cuando Ismael le habló de la luna y le dijo que la amaba, Verónica le confesó a Ismael que su conciencia había dado un vuelco o mejor había vuelto sobre sí, le confesó también que hacía tiempo que no se sentía tan bien consigo misma, como si flotara, que hay que luchar para que nuestro propio peso, el peso de la vida tenga sentido, Ismael le confesó que el verdadero sentido de la vida es darle una finalidad y que eso era morada de sus diosas las nubes. En el cielo se estaba empezando a formar algunos cumulonimbos, nubes de tormenta, que presagiaban un día de tormentas por lo que Ismael y Verónica regresaron al hotel. Pronto empezó a llover, cada vez llovía con mas fuerza, los habitantes del poblado temían los días de luna llena pues para ellos era presagio de tornados arrasadores y destructivos, se formó una gran tormenta con granizo, Verónica estaba asustada sabía que Ismael no era conciente de lo destructivos que eran los tornados y el peligro de que se formará uno de mucha fuerza. De repente dejó de llover aunque el cielo estaba todavía amenazante de tormentas, Ismael y Juan salieron fuera de hotel, Ismael y Juan hablaron de las nubes, Juan le comentó a Ismael que las nubes que contemplaban en esa población Estadounidense daban vida igual que la quitan, pueden dar vida y destruir vida, y hablaron de problema de la globalización, Ismael le comentó en que supermercado estamos comprando el mundo para... Juan le dijo a Ismael que todo deviene en la conciencia y que si existiera una sola vida con finalidad es un milagro dentro de la globalización. Juan le preguntó a Ismael que era el devenir de la conciencia, Ismael le dijo que si nunca había sentido que la vida se puede reducir a nada, la vida que es todo, es sueño, y se puede reducir a nada, Ismael le dijo que sus diosas las nubes no estaban sometidas a ese devenir al que esta sometido un ser humano por aspirar a ser todo: mis diosas las nubes tienen también un fondo como lo tiene todo, las nubes son hijas de la ilusión, hijas de la forma, la vida hay que soñarla sin métodos ni sistemas como la sueñan mis diosas las nubes, le dijo Ismael a Juan.


Amaneció un nuevo día en el poblado, había un sol radiante, ni tan siquiera había cumulonimbos en el cielo, solo una telaraña de nubes altas que apenas tapaban el sol. Pero había todavía alerta por tormentas fuertes que podían dar lugar a tornados de cierta virulencia. Verónica Ismael y Juan decidieron alegarse del poblado ya que el cielo no amenazaba tormenta, cogieron el coche que alquilaron y fueron a visitar otras poblaciones, se alegaron de la zona de riesgo hasta que llegaron a una zona un poco montañosa donde ya no había riesgo de tornados ya que a los tornados lo le gustan las montañas. Llegaron a una población bellísima todo estaba cubierto de verde, Ismael le dijo a Juan: Ves los detritos de las montañas que van a depositarse en el mar, el mar... le dijo Ismael a Juan. Comieron en un restaurante, a continuación mientras estaba comiendo se veía por la televisión noticias de que se estaba formando grandes tornados por el condado donde se hospedaban ellos, ya había parado uno de fuerza tres. Aquella noche se refugiaron en el restaurante hasta que por la televisión dijeron que habían desconectado las alarmas de alerta. Ismael Juan y Verónica decidieron regresar al hotel, por el camino llovía poco, cuando llegaron al poblado vieron techos arrancados y árboles caídos y arrancados de cuajó, el hotel no había sufrido ningún desperfecto ya que estaba construido con materiales especiales. Cuando llegaron al hotel, ya era hora de cenar, cenaron tranquilamente hasta que empezaron a sonar las alarmas, había riesgo fuerte de tornados de mucha fuerza. Verónica subió a la habitación de Ismael a coger unas cosas, de repente fue hacía la ventana y sus ojos se nublaron, no le lo podía creer, era un tornado de fuerza cinco, el tornado se acercaba hacía el hotel, Verónica asustada fue corriendo bajo, a pedir ayuda a Ismael. Ismael le dijo que se tranquilizara, de repente se fue la luz, todos se quedaron a oscuras, las ventanas reventaron todas de golpe, el ruido era espantoso, el hotel se movía y parecía que no iba a resistir la fuerza del tornado, todos se taparon los oídos y se pusieron a cubierto, en el túnel subterráneo que había construido en el hotel. A los pocos minutos dejó de sonar ese ruido espantoso, el tornado ya había parado... Ismael subió hasta su habitación, el cielo se había despejado, el aire estaba limpio, de Ismael salieron dos lágrimas divinas, la luna había escuchado los sueños de Ismael, la vida no debe soñarse de una forma sistemática, ni tan siquiera las nubes y los fenómenos meteorológicos son predecibles para el ser humano que sin embargo lo estudia de una forma sistemática y metódica.
Llegó el día de la despedida, Ismael y Juan regresaban a España, Verónica le prometió a Ismael que iría a visitarlo muy pronto a España, Ismael se apuntó la dirección de Verónica y se prometieron que se iban a escribir cartas, Ismael había dejado el cuño de su espíritu en Verónica, la vida que es todo, es sueño, o mejor dicho sombra de un sueño, y se puede reducir a nada... no hay que tenerle miedo a las circunstancias. Ese fue el sello que dejó Ismael en Verónica.
En el avión de regreso a España, Ismael mirando por la ventana, cuando cruzaban el océano Atlántico pensó en lo afortunado que era, pensó que el aire de los países Islamistas estaba cargado de tensión por las guerras y que no había solución para ellos y mucho menos con el problema de la globalización. El río turbio deposita su sedimento en el mar...

Por fin tras un largo vuelo llegaron a España, a un pueblecito situado cerca de los picos de Europa, la aventura había sido maravillosa y emocionante para los dos, pero Ismael se había dejado algo en USA. Al llegar a su casa Ismael cogió lápiz y papel y escribió una poesía a Verónica:

Mis nubes son mis diosas
vos sois mi princesa
como mis nubes eres tan caprichosa.

Mi corazón estable es...
las nubes son,
con fervor tapasteis vos mi corazón.

El ensueño que yo siento
es igual al de vos
mostrar el sentimiento.

La vida sueño es
gracias por hacerme despertar
eres mi princesa junto con mis diosas las nubes.
Y espero verte pronto con un beso se despide Ismael González González.

Y se acaba esta novela, Ismael y Verónica se veían de vez en cuando, hasta que al final Verónica fue a vivir a España junto a Ismael. En los días de lluvia Ismael escribía novelas de amor, ya que Ismael se inspiraba en los días de llovía con sus diosas las nubes.
Y sé que Ismael poseía una razón divina, "el eterno mediar consigo".

LA MAGIA DE LA ALQUIMIA

Estaba sola en su habitación, Carolina fue descendiendo al fondo de su ser y no encontraba mas que miseria, pero algo bonito latía en su corazón. Quizás en que se va a morir del todo lo sabe de verdad, pero también lo siente en su corazón. ¿Y que siente? Cuando escuchas a tu corazón sabes comprender el mundo, a las gentes, y sabes comprender los errores. Los latidos del corazón no son ecos de conciencia, sino que escuchas y sientes el dolor ajeno, el dolor humano, que incluso en muchas ocasiones se convierte en absurdo. Carolina padecía de ese dolor absurdo que a veces sentimos los humanos, por que Carolina vivía en ese mundo absurdo que es el mundo de las apariencias. Muchas veces tumbada en su habitación se hacía la misma y la misma pregunta...¿Por qué sufrimos tanto? Pero era una pregunta sin respuesta.

Somos absolutamente todo lo que interpretamos, la mente humana mantiene una autocharla con nosotros mismos en su impulso de llegar a la realidad. Pero a veces el pensamiento se puede deformar al interpretar mal los sucesos de nuestra vida cotidiana.

Augusto era precisamente de aquellas personas que se podrían considerar que son un bien para la humanidad. Por que...¿Los sentimientos intelectuales promovidos por la autoexcitacion amorosa en decir por el yo o por el ego... son legítimo derecho de la gente rica? Augusto era un ser tremendamente castizo hijo de familia humilde y trabajadora. Augusto poco a poco fue trabajando lo intelectual es decir la razón divina, la razón cálida. Si por que la razón es una potencia que evoluciona con el pensamiento, y no hay pensamiento por muy frío que sea con no tenga una pizca de calor. No existe sentimiento mas castizo, es decir, mas tradicional, que ordenar el mundo en fórmulas vivas. Por que los sentimientos intelectuales no son otra cosa que fórmulas vivas, carne palpitante de la naturaleza. La idea de un Dios que solo se ama a si mismo es un disparate de idea, Dios está en todas partes. Pero lo que no comprendía Augusto es en separar, es decir, razonar, que el pensamiento unificado de una nación no tiene nada que ver con la unidad, es decir, con el sentimiento, con el amor. Su dolor no era absurdo, pero siempre tenía la sensación de estar al borde del abismo. Si, por que la razón y el sentimiento se contradicen, era como el incesante ruido de una cascada, no para y no para de sonar, y en ella ves un abismo.

Carolina y Augusto son una pareja de enamorados que vivía en un pueblo llamado la Romana. Era invierno de 2005 y amaneció un pueblo nevado, un manto blanco de nieve cubría toda la ciudad. Augusto abrió la ventana de la habitación y quedó maravillado al ver todo el pueblo cubierto de blanco. Augusto cogió el 4x4 y se dirigió hacía el interior del pueblo hacía el interior de la provincia. A lo legos Augusto vio un restaurante, paró el 4x4 en el parkin del restaurante y entró a la cafetería a tomarse un café. El cuerpo y la mente de Augusto se llenó de nostalgia, una nostalgia tal vez provocada por la sensación de unidad que provocaba la nieve. A Augusto le volvió a pasar esa extraña sensación de cuando España era castiza de verdad, de cuando existía un pensamiento único, una nostalgia que embriagaba toda su mente. Quizás es la quietud del paisaje, quizás la sensación, de que, inlcuso, por la noche la nieve alumbra. Augusto reflexionó en el bar, pensó que cuando tuviera hijos les iba a dar una educación diferente a lo que a sido la educación castiza, la educación que han tenido muchos niños junto a los curas. Augusto reflexionó que el psique del ser humano, es decir, con lo que interpretamos a Dios y al mundo esta enfermo por una mala educación. Dios es algo tremendamente profundo que evoluciona, el error es haberle puesto un nombre, valorar algo tan vivo y tan bello. De repente sonó el movil de Augusto, era Carolina- su esposa- que preguntaba por el, Carolina le digo a Augusto que en el pueblo estaba callendo una copiosa nevada, Augusto volvió la cabeza y vio como también nevaba en la zona donde estaba el restaurante. Todo en menos de 45 minutos quedó bajo un mando espeso de nieve- unos 50 centímetros-. Augusto quedó atrapado intento regresar a pueblo pero el 4x4 derrapaba en la nieve. Carolina se asustó muchísimo en ese momento a Carlina se le apareció una película de imágenes sin contenido, a Carolina le dio un ataque de nervios de los que padecía de vez en cuando. Augusto le digo que se calmara que estaba bien refugiado del frío, que en cuanto pudiera regresar al pueblo la llamaría. Augusto fue hacía el coche, allí en el 4x4 tenía algunos libros decidió coger uno llamado En Torno Al Casticismo de Miguel de Unamuno. En ese libro Miguel de Unamuno explica la realidad subyacente formada por los hombres anónimos. Augusto mientras leía el libro junto a la chimenea del restaurante pensó el tremendo impulso que hay en las gentes de llegar a la historia, de salir en la televisión. En ese ambiente apacible para Augusto, Augusto reflexionó y pensó que hay mucha más vida en las cosas pequeñas que en las que son grandes, el corazón es pequeño, pero es una fuente de vida increible, y también de espiritualidad. La mente es retorcida por naturaleza y el mundo hay que comprenderlo con el corazón. Augusto se levantó y se dirigió hacía una ventana, seguía nevando con fuerza. Augusto se dirigió hacía el 4x4 y cogió otro libro, este hablaba de las emociones. Fue un regalo que Carolina- su esposa- le hizo. Tanta nostalgia había en Augusto que casi llegó a comprender lo que son las emociones, Augusto pensó que también en la emoción continua, es una incesante cascada la que estás escuchando, un estruendo, oyes el estruendo del mundo, el dolor y el sin sentido, la razón de la sin razón. Pero... un Español ¿Deja de creer tan facilmente? Carolina creía, creía en los latidos de su corazón, y como el corazón embriaga el alma de verdad y te regala momentos agradables. Por que...¿Qué de verdad tiene el amor? ¿Qué de verdad tiene una relación amorosa entre un hombre y una mujer? Es el para que en lo que fallamos todos y ahí la verdad de que han dejado tantos hombre que lo mas importante es creer en ti mismo. ¿Cómo? ¡Como sea! He ahí la nostalgia de Augusto la grandeza de las obras que han dejado algunos hombres que incluso muertos, - sus obras-siguen en el corazón de la humanidad.

De repente paró de nevar pero el camino estaba intransitable. Augusto intentó regresar al pueblo pero el coche resbalaba. La temperatura era de -4 grados centígrados y lógicamente la nieve iba a quedar congelada toda la noche y además se formarían capas de hielo. Augusto llamó por teléfono a Carolina y le dijo que pasaría la noche en el hotel del restaurante, que no se preocupara por nada que por el medio día del día siguiente regresaría al hogar. Carolina sintió un alivio al comprender que a su marido no le pasaría nada, y que regresaría al día siguiente. También en el hogar de Augusto y Carolina había una chimenea, Carolina cogió una carpeta, se sentó junto a la chimenea y empezó a escribir algo así como lo que sería el comienzo de un diario, por que la gran virtud de Carolina es que ella nunca a sido esclava de sus palabras porque siempre calló ante las críticas de los demás y junto a Augusto pudo salir relativamente del mundo de las apariencias, ya apenas se le aparecía- por la mente- esa dolorosa y absurda película de imágenes sin contenido. Carolina recordó el día que comprendió que su neurosis no era nada comparada con lo que en realidad era ella -el yo-. Fue una época en que Augusto también padecía de un poco de neurosis, incluso tuvo que necesitar a una psicóloga para curarse de algo que por ejemplo en Estados Unidos es una cultura. Fue una época en que Augusto le hizo comprender que con el corazón que tenía y su fuerza del creer nunca estaría sola en el mundo, por que el verdadero lenguaje del corazón es el siguiente: nadie está solo en este mundo. Quien está solo es por que quiere o por que lo necesita. Augusto le hizo comprender que hay que respetar la intimidad del prójimo y que no hay que globalizar los problemas psicológicos que tenga cada uno, hay que empezar por uno mismo, comprender que el yo es más que el mundo y que una vida vale la de todos. Si te propones eso seriamente y sobre todo con voluntad puedes vencer la neurosis y salir del mundo de las apariencias. En aquella época Carolina y Augusto practicaba unas técnicas de respiración con una vela y aparte unas técnicas fisiológicas para relajar el cuerpo, Augusto no lo hacía por lo espiritual sino para poner un poco de orden a la razón. A partir de esos momentos el corazón de Carolina empezó a regalarle momentos agradables y una fe ardua y fuerte empezó a brotar de Carolina.

La verdadera fe consiste en creer en lo que no se ve. ¿ Y que no se ve? Lo que no se ve solo está en el corazón que lo real también está en el corazón y que el corazón aunque parezca mentira también tiene sus razones por que ni te enamoras en dos días, ni te desenamoras en dos, al igual que puedes caer en el desamor en cualquier momento de, simplemente, un día.

Pero aquel día gélido y nevado del invierno del 2005 todo era una sensación de amor y reflexión. Y se que la nieve es la gran niveladora lo junta todo pues incluso por la noche la nieve alumbra. El blanco- color de la reflexión- embriaga de nostalgia al alma más sencilla, junta el parque de niños, junta a vecinos y amigos, para la vida, para a los coches y incluso de noche la nieve alumbra. Por que... ¿Como podemos saber que es la vida si no la paramos un poco? Eso es cosa de la razón divina...

Augusto se dirigía hacía la habitación que le había asignado, tuvo la sensación de morir, si por que el Dios de la Razón es un dios que muere solo, es un Dios que se diluye en su propia contemplación, es un Dios que sabe cuando le llega su última hora, lo siente en su corazón. Si, por que al igual que quien sabe que morirá del todo siente la humanidad en su corazón, quien duda toda su vida de si morirá del todo, cuando llega su última hora lo siente en su corazón.

Amaneció una mañana nueva con una nueva frescura, había un sol radiante y las temperaturas habían subido lo suficiente para que la nieve se deritiera un poco. Augusto cogió el 4x4 y regresó a la Romana. Todas las montañas estaban nevadas. De repente Augusto dejó de escuchar a su corazón, y su mente se empezó a fragmentar un poco, era lo retorcido de su mente que lo separó de la magia que vivió esa noche en aquel restaurante. Augusto volvió a sentir por sus oídos el estruendo del mundo, el dolor absurdo, el sin sentido, la razón de la sin razón, pero volvía sentir nostalgia por su cuerpo y mente, necesitaba ver a Carolina.

Cuando Carolina despertó, un sol radiante se asomaba por el horizonte. En ese momento Carolina recordó una maravillosa noche que pasaron los dos juntos, en las fiestas de las hogueras de Alicante. Carolina tenía un escrito sobre esa maravillosa noche, mientras llegaba Augusto Carolina recordó Aquella maravillosa noche que pasaron juntos. Carolina bajó al sótano de la casa abrió un cofre donde habían innumerables fotos.... buscó y buscó el manuscrito. Al final lo encontró, fue hacía la chimenea y empezó a leerlo, el manuscrito decía lo siguiente:


En una noche estrellada, no recuerdo bien el día, pero si el mes y el año: Junio de 2004. Vi la vida, en la mirada de una chica. Todo empezó por la mañana, decidimos irnos a pasar un día en la playa. A mí me encantaba pasear orilla de la playa. Pasear en la orilla de la playa me parecía una experiencia muy relajante. Paseando orilla de la playa, mi mirada se dirigía hacía las explosivas rubias que también paseaban acompañadas de sus amigas o amigos. Me encantaba reflexionar cuando las olas del mar acariciaban mis pies. Le dije a mi chica que tardaría un poco en volver, por que me recorrí toda la playa. Cuando paseaba, reflexioné sobre si alguna persona, en la historia de la humanidad, había muerto sabiendo lo que es verdaderamente la vida. De repente mi mirada, que se dirigía hacía las explosivas mujeres, se dirigió hacía el mar. Pensé de convencer a mí chica de hacerlo en el agua. Llegué a donde estaba ella, ella estaba tumbada esperándome con ansiedad, al llegar a ella me tumbé a tomar un poco el sol, la brisa soplaba con mas y más fuerza y la sensación empezaba a ser muy agradable. Después, al poco rato, empezamos a conversar, fue una conversación muy fluida, nuestras almas estaban en conexión, y también nuestros corazones, cada vez me encontraba mas cómodo con ella. En la conversación le dije a mi chica que tenía la sensación de que ya ha había pasado eso, como si ya lo hubiera vivido. La brisa soplaba con más y más fuerza…

Nos tumbamos a tomar el sol, de repente, mientras dormía, sentado en la arena de la playa, empecé a escuchar una voz. Era el de los refrescos y el agua, le dije que se acercara, le pedí una botella de agua. Tenía mucha sed…era como si la brisa del mar nos llevara a los dos mar adentro.

Decidimos darnos un chapuzón, ella no sabía nadar, luego la cogí y nos fuimos muy adentro, donde nadie nos viera. Antes de empezar a hacer el amor , salieron dos lágrimas divinas de mis ojos… cuando volvimos orilla de la playa, mi chica me comentó que había sentido algo muy especial.

Regresamos hacía el pueblo el mi automóvil, de repente, por el camino empezaban a verse montañas, el relieve casi era una representación de mi alma, lo allanada que era en la playa, y como todo se empezaba a fragmentar en mi conciencia, al ver aparecer por el camino, regreso al pueblo, montañas. Me costaba distinguir y separar y le pregunté a mi chica que había sentido, cuando hacíamos el amor en la playa, me contestó que se lo guardaba para ella. En el coche empecé a sentir dolor, era algo irracional.

Llegamos a su casa, nos duchamos juntos, y a continuación comimos. Los oídos, me dolían un poco, quizás por la constante melodía de la playa. Sentí que necesitaba dormir un poco, así que me eche una buena siesta. En la cama, mientras dormía, todavía escuchaba la melodía de la playa, todavía estuchaba, el ruido de las olas y de la brisa, era como una espiral, un círculo perfecto, era como el infinito.

Cuando llegó la noche, decidimos volver a la playa, pero ahora iba a ser a la zona de discotecas. Ella se puso un vestido negro, sus pechos estaban sueltos igual que su pelo, una melena rubia y larga que sobrepasaba su cuello, un cuello del que iba atado un colgante que le regalé la noche de fin de año. Yo me asomé al balcón y miré el firmamento. Tuve otra vez esa sensación de que había vivido ya ese momento. Cogimos el coche y fuimos otra vez a la costa en busca de diversión. Fuimos a Alicante, era junio del 2004 y Alicante estaba en fiestas, eran las hogueras. En el coche, cuando nos dirigíamos hacía Alicante, sentía todavía el roce de la brisa del mar en mi cuerpo, quizás mi alma, y la de mi chica, se estaban rozando, era algo irracional. ¿Por qué se rozaban aquel día las almas de ella y la mía? Digo que es algo irracional, quizás no todo sea materia, como se supone hoy en día la ciencia.

Reflexiono ahora y pienso que el instinto de personificación, es decir, el impulso a serlo todo, es irracional, como es en el fondo el amor, irracional, y reflexiono ahora que eso me gusta o me agrada. Pues…!Que aburrida sería la vida si todo fuera materia! La ciencia es algo que me aburre, lo real es la humanidad, y de la humanidad brota el arte y el amor. Un ejemplo fue, aquella estatua, - o eso parecía- mi chica le hechó una moneda, y lo que parecía una estatua empezó a bailar, mi chica no paraba de reírse, le hizo mucha gracia. Seguimos paseando, más adelante, en el paseo de la explanada, volví a ver otra estatua, esta vez era un payaso, era increible, ni se inmutaba. Le heché una moneda, y, sijilosamente le dío una rosa a mi chica. Otra vez tuve la sensación de aver vivido eso alguna vez.

Fuimos a pasear al puerto, nos sentemos en un banco, y ella me confesó lo que había sentido en la playa cuando estábamos haciendo el amor. Me dijo que le había aparecido una imagen, yo le dije que quizás esa imagen había sido la representación de Dios. A partir de ese momento ya no tuve esa extraña sensación de haber vivido los momentos que mis "ojos" veían. La piel se me puso de gallina, y le di un consejo a ella, le dije que no razonara ese momento.

Después fuimos a bailar a una barraca, nos sentíamos muy sueltos, y pronto entremos en el "alma de la fiesta". Bailemos mucho, hasta las cuatro de la madrugada, a esa hora decidí que deviamos irnos de allí, ella no quería pero yo le insistí. Cogimos el coche y regresamos al pueblo. De camino al pueblo, existe un pequeño santuarío donde hay una cueva, de le llama la Cueva De San Pascual, en un pueblecido llamado Orito. Suvimos con el coche hasta la cueva, la cueva estaba llena de ramos de flores, y dentro de unas rejas, había una estatua que representaba a San Pascual "el Santo". Esta vez la estatua era de verdad. A continuación nos dirigimos hasta el coche, cogí la rosa que le había dado "el artista" y la llene toda de pétalos de rosas y le hice nuevamente el amor.

Estábamos los dos en el interior del coche, arriba en la cueva, cuando empezó a soplar un viento fuertísimo, con rachas que superaban a veces, los sesenta kilómetros por hora. Todavía recordaba, la melodía del mar. Con lo que ese viento fortísimo me pareció como un estruendo, todo me volvió a parecer irracional. Volví a sentir dolor en los oídos, pero esta vez, no por la melodía del mar, sino por el ruido de ese incesante viento que soplaba. A los pocos instantes, empezó a llover. Primero llovía con moderación, después empezó a caer con mas y más fuerza. Fue curioso, pero aquella melodía del mar, desapareció de mis oídos. Mientras llovía, dentro del coche, surgió una conversación...

Llegó la hora de la despedida, cuando lleguemos a su casa los dos nos mirábamos con cara de circunstancias, ella me dió un beso y se fue a su casa. Yo, regresé a mi pueblo, ya que los dos vivíamos en pueblos distintos. Reflexionando, mientras conducía regreso a mi pueblo, pensé en aquella teoría, la del caos. Esa teoría dice; que "el simple aleteo de una mariposa, puede provocar un huracán en el otro extremo del mundo".

Augusto abrió la puerta de la casa. Carolina se extremeció al verlo. Era como si todos sus huesos se estuvieran echando a reír. Empezaron a conversar:

- Sabes, Augusto acabo de leer aquel manuscrito que escribiste, - dijo Carolina-.
- No tengo ganas de hablar contigo Carolina.
- ¿Y por que? - dijo Carolina.
- No se... he tenido aquella desagradable sensación, no se... como si hubiera sentido un desamor.
- ¿Un desamor? ¿Cómo? De mí. Dijo Carolina.
- No hacía ti no, sino hacía todo, y es curioso por que mi corazón me ha regalado unos momentos de felicidad en el restaurante donde he pasado la noche. Dijo Augusto. Sabes Carolina en el fondo sigo teniendo todavía un poquito ese problema por el cual tuve que ir a una psicóloga.
- Cual, lo de las crisis de Angustia. Dijo Carolina.
- Si sobre las crisis de Angustia. Me conoces Carolina sabes que mi religión no es otra que soñar lo imposible, está en mi.
- Tengo una idea, que tal si hacemos un viaje, nos vamos lejos, muy lejos a vivir una aventura. Dijo Carolina.
- Iremos a visitar el paisaje verde de la Asturias. Dijo Augusto.

Carolina y Augusto cogieron un vuelo rumbo a Asturias. Llegaron a un hotel de tres estrellas. Subieron a sus habitaciones y lo primero que hizo Augusto es subir las persianas de la habitación. Todos los montes y los prados que se contemplaban en aquel pueblecito estaban repletos del color de la esperanza- el verde-. Carolina esperaba ansiosa que su corazón le regalara otro momento de felicidad junto a Augusto.

Al día siguiente cogieron el 4x4 y fueron a visitar todos los monumentos históricos que habían en el pueblecito. Primero fueron a un santuario y después se dirigieron con el 4x4 hacía una inmensa cueva donde habían enormes Escalagtitas colgando sobre los techos de la cueva. También habían enormes cascadas. Augusto se dirigió hacía una cascada. De repente un monje se acercó hacía él, el monje era tremendamente sabio y pronto detecto en Augusto que le estremecía el ruido de las cascadas. El monje de dijo a Augusto que el dolor más absurdo en el cual caemos los seres humanos es el de sentirnos solos. El monje le confesó que era alquimista, que siempre tuvo un sueño que cumplir lo supo desde muy pequeño. Y el sueño que quería cumplir era conquistar una montaña, una bella montaña de unos 3000 metros de altitud que había cerca del monasterio, y que desde esa montaña se divisaba todo el Océano Atlántico. El monje lo miró fijamente a los ojos y le dijo que el era el elegido para subir esa montaña junto a él. Empezaron a conversar:

-Sabes Augusto. -dijo El monje alquimista-.Veo en ti y en Carolina algo especial, haveis escuchado el lenguaje del corazón. Te voy a contar una cosa; algo relacionado entre el caos y el orden. El alquimista esencialmente, ordena el caos reinante en la creación o lo que es lo mismo hacer que la materia se purifique y se complete, regresando a la unidad originaria por medio de la anulación de la dualidad.

-Pero no piensas que tal y como está el mundo, es indispensable la función de la razón, es decir, distinguir y separar. -dijo Augusto-.
-Sabes una cosa, sabes por que a veces incluso a un ser como tu, siente esa angustia existencial.
- La verdad es que no lo se del todo bien- dijo Augusto-.
- Pues por que retuerces tus pensamientos a tu forma de ser.- dijo el monje-.
- Si es cierto me lo dijo la psicóloga. Dijo Augusto.-
- Pero eso no te pasa por que seas malo, sino por que eres mas cerebral que emocional. Y estoy convencido que has creado un universo de ideas. -dijo el monje.-
- Si pero el hombre construye un universo de ideas pero vive en una choza. -dijo Augusto.-
- Cierto Augusto.
- Sabes otra cosa Augusto. Esa montaña que vamos a escalar, representa en esta aldea la fe.
- -¿La fe en que?
- En que las pequeñas cosas conspiran contigo para que tus sueños se hagan realidad. Dijo el monje-.Esa es la fe del alquimista.

A la mañana siguiente comenzó a caer una copiosa nevada sobre el pueblecito en que se hospedaban Augusto y Carolina. Augusto fue a visitar al monje, el monje le dijo que, ver la copa de la montaña era un acto simbólico de fe. Ver como la copa de la montaña se llena de nieve y como los copos de derriten en un lago que había cerca de la montaña. Al lado de la montaña había un río, el monje le dijo a Augusto que ese era el río del pasado, por que al final nunca pasa nada. Mientras crees- le decía el monje- y tienes fe, al final el río se lleva la sangre al mar. Ese era el acto simbólico del río que pasaba junto a la montaña. El monje le dijo a Augusto que verdaderamente pasa algo cuando dejas de creer. Y que también hay que creer en la vida mas silenciosa y humilde, que era la vida que tenía el monje por que la vida más silenciosa y humilde vale infinitamente mas que la mayor obra de arte. El monje- el alquimista- le confesó que hay locura tanto en las personas que sienten el existir con ansiedad, como las que quieren el no existir, y que por eso lo había elegido a el- a Augusto-. Augusto le dijo que si pudiera elegir entre la existencia absoluta y el no-existir elegiría el no-existir, es decir en llevar una vida en el anonimato, pero eso le dijo el monje tampoco es posible.

Por fin llegó le día de escalar la montaña, Augusto y el monje se abrigaron fuertemente, ya que hacía bastante frío, y además supondrían los dos que en la copa de la montaña- si llegaban a ella-, tendría que hacer bastante frío. Carolina los acompañó hasta la ladera de la montaña. Les dijo a los dos que tuvieran cuidado, mucho cuidado. Augusto y el monje alquimista empezaron a escalar la montaña, esa aventura de escalar la montaña iba a ser un acto rotundo de fe. Mientras subían por la montaña el monje le comentó a Augusto que no importa que en esta vida no creas en Dios. No importa que se pierda la tradición en el Dios de la religión católica. El monje le confesó que si no hay reflexión sobre uno mismo, es decir, tener una idea de Dios, no hay Dios que valga en tu vida. Augusto le dijo que la fe es algo que se consigue, es decir, que es lucha, lucha por la vida. Mientras seguían subiendo la montaña, el monje le contó un caso curios, fue el de un compañero de monasterio que contrajo un cáncer. En monje le dijo a Augusto que su compañero antes de contraer el cáncer era de los monjes del monasterio que menos fe tenía. Pero fue luchar por vencer su enfermedad, que casi se podría decir que había ocurrido un milagro por que la fe de su compañero había aumentado considerablemente hasta puntos desorbitados. El monje le dijo que es curioso que los hombres crecen ante las adversidades y reflexionan sobre las cosas de verdad ante las adversidades.

Pasaron un par de horas y pararon a comer algo aún faltaba un largo camino hasta llegar a la copa de la montaña, donde había un manto espeso de nieve. Al terminar de comer se pusieron en pie y continuaron la marcha. Desde allí arriba se divisaba un paisaje extraordinario.

Cuando quedaban pocos metros para llegar hasta la copa de la montaña, Augusto sufrió un desfallecimiento a causa del intenso frío y por el fuerte y gélido viento que soplaba. El monje le dijo que mirara la nieve, que mirara la montaña y sacara fuerzas de donde no las había para llegar hasta ella. Augusto le decía que ya no podía más y que abandonaba. Pero al final Augusto se levantó y llegaron hasta la copa de la montaña. Desde allí se contemplaba todo el Océano Atlántico. Estubieron un par de horas en la copa de la montaña, desde allí arriba el se veía el monasterio con sus enormes cascadas, empezaron a conversar:

- ¿Qué sensaciones tienes aquí arriba? Dijo el monje
- Sabes, estoy mirando las cascadas del monasterio, y tengo la sensación de haber salido de mi abismo. Esta aventura que hemos tenido juntos me ha llenado bastante. Dijo Augusto.
- ¡El abismo el abismo! La razón y el sentimiento se son potencias que se contradicen, flotamos en un medio vago entre el ser y la nada. Dijo el monje.
- ¡Fijate! Al fondo se ve el lago. -Augusto.
- Te voy a confesar el por que te elegí a ti para subir esta montaña tan mítica entre los habitantes de este pueblo. Te escogí a ti por que dudas de si vas a morir del todo. Yo pienso que, dudar sobre si moriremos del todo es algo necesario, y por eso el abismo entre la razón y el sentimiento.
- Pienso que ni la razón ni el sentimiento nos dan consuelo divino de vivir, por que en el fondo de la razón existe un odio hacia la vida y el sentimiento, es en el fondo trájico. Dijo Augusto.

El monje Alquimista y Augusto bajaron la montaña en dirección al monasterio. Al llegar a él Augusto fue a darse una ducha, decía que se encontraba un poco mareado. Carolina y el monje se sentaron en un sofá y empezaron a conversar.
Llegó la hora de la despedida Augusto y Carolina regresaban a la Romana -provincia de Alicante-. Augusto y el monje alquimista se dieron un fuerte abrazo, cuando se dieron el abrazo, el monje con una voz que parecía venir de otro mundo, le dijo al oido a Augusto:
- "Es el genio de la ficción el que crea la magia- es decir el amor"-.

DIÁLOGOS ENTRE DOS SABIOS

Aristóteles: -Bien se que llegó el momento de que te exponga mi idea: los humanos tenemos un medio ambiente externo que moldea nuestra personalidad. Pero también tenemos un medio ambiente interno!

Aristófanes: -¿Qué es el medio ambiente interno?

Aristóteles:- Es la esencia natural de nuestro ser. La razón nunca podrá ordenar el ser.

Aristófanes: -¿Científicamente, que es el medio ambiente interno?

Aristóteles: -Es nuestra conducta biológica, es el sistema nervioso, y, también nuestro reloj biológico.

Aristófanes:- Todos los estudiantes de psicología, al terminar la carrera, se les quedará algo claro, que todos somos estudiantes de psicología y propensos a ser engañados.

Aristófanes: Entonces... ¿Me vas a exponer tu idea de una vez?

Aristóteles. – Socrates fue ejecutado por un sistema democrático. Él fue el único hombre que pasó del mundo matemático al mundo Ideal sin ayuda de nadie. El fue el que poseía en la antigua Grecia, el medio ambiente interno mas perfecto que jamás un ser humano haya tenido.
Ven! Asómate por la ventana mira esas nubes, yo siempre he soñado que las invocan los dioses inmortales, y, que si yo también creo invocarlas es por que efectivamente Socrates fue el último hombre que, por sus venas, no corría sangre, sino sabia de los árboles. Invoquemos pues esas nubes, con esas formas cumuliformes, yo no sé si la vida es o pueda ser maravillosa, lo que si es maravilloso es lo ETÉREO, la atmósfera etérea que envuelve a cada idea.

Aristófanes: Ya entiendo tu idea, por ideales han muerto muchos hombres, como el gran Socrates, pero es que las ideas seguirán existiendo eternamente, en cambio muy a pesar de casi toda la humanidad, esta, la humanidad no persistirá eternamente como las ideas.

Aristóteles: Efectivamente, la humanidad conforme ha ido evolucionando, ha tenido obligatoriamente, que crear Estados de Derecho. El ser humano no puede soportar el Monoteísmo, como consecuencia es Ser se fracciona en infinitos reflejos y el miedo se adueña de nosotros. No has oído hablar de la parodia de ese pobre loco, que, descubrió solo por medio de su locura que estaba en una democracia.

Aristófanes. – No, no la conozco, cuéntamela.

Aristóteles:- Eran un par de amigos, él tenía unos 21 años y el otro amigo sobre 18 años. Los dos eran muy ricos de espíritu, quería aprender juntos. Uno de ellos – el loco- sé echó una novia, antes de conocer a esta mujer y a su amigo era un chaval muy despistado pero con una capacidad creativa inhumana.

Aristófanes: - Quizás la soledad de su infancia, el ser burlado en la escuela moldeó su personalidad hacía el psicoticísmo.

Aristóteles: Pero no olvides que poseía un gran sistema nervioso, un gran poder de autocontrol, más bien su destino iba encaminado a ser un asesino a lo que la democracia ha hacho ahora de él. Pues bien, un día los dos amigos estaban juntos, y una gran excitación amorosa se apoderó de uno de ellos – el loco- no paraba de gritar... Estamos todos juntos! Estamos todos juntos! Su amigo lo escuchaba, y lo que no sabía este pobre chaval es que estaba muertecillo de miedo.

Aristófanes: Mas bien yo diría que sería un Narcisista.

.
Aristóteles: No es la lluvia unificadora ¡Cuanto excita los corazones la lluvia!

Aristóteles: - Todo ser, querido Aristófanes, es Idéntico a sí mismo.

Aristófanes: Yo somos todos, el yo tiene la capacidad de proyectarse a su todo, y lo que este pobre loco vio es simplemente eso, descubrió que vivía en una democracia, que en democracia estamos todos juntos, los virtuosos, con los no virtuosos, los pobres con los ricos etc..

Aristófanes: Entonces este ser descubrió tu idea también.

Aritstóteles: No, querido Aristófanes, no, este es un ejemplo claro de inhibición, de no poder soportar el MONOTEÍSMO. Este ser, está ahora atrapado en los infinitos reflejos por y por los cuales la humanidad podría o no extinguirse. Mis principios son: solo el arte da salida a la desesperación humana.

Aristófanes: No me podría imaginar vivir sin democracia, la democracia tiene como gran ventaja que aquel individuo que no llegue al nivel competitivo intelectual o cognitivo; nadie este por encima de él. Todo va entre la química y la física y no existe equilibrio inherente del organismo, el organismo está sometido a la excitación, a un desequilibrio, de solo la madre naturaleza, con sus instintos puede procurar subsanar.

Aristófanes: Sabes Aristóteles, te voy a exponer yo ahora mi Idea. Odio a los sumisos. Yo tampoco sé si la vida puede o no ser maravillosa pero lo que si es maravilloso es como tu dices lo etéreo. El nimbo, la atmósfera etérea que envuelve a cada IDEA, eso lo comparto contigo querido Aristóteles, pero hay algo más, yo no sé si puede existir una Voluntad pura, libre, la voluntad esta expuesta a leyes, que son ni más ni menos que la Etica. Pero siempre ha de existir una mente última para que exista el mundo exterior, en mi filosofía si que hay una catexis- una inhibición del fin- ,Ser es ser percibido y ninguna idea puede ser independiente del espíritu que las percibe. Yo no pongo en duda tu teoría de las ideas, pero yo me refiero al Universo sensible, no al físico, al Universo transcendental. Me gusta la integridad y madurez del hombre. Y como te he dicho anteriormente odio a los sumisos. Esta es la idea del último hombre; como sustento del universo sensible; la integridad humana, y la madurez. Aunque soy consciente que teniendo hoy en día a las ciencias, poco nos consuela tener un universo transcendental, es cierto Aristóteles solo el arte da salida a la desesperación humana. Miremos pues esas nubes que amenazan una majestuosa tormenta, nosotros y los dioses las hemos invocado.

Aristóteles: -¿Entonces tu crees en Dios?

Aristófanes: -La afectividad es una de las motivaciones más fuertes del ser humano, lo que tengo claro es que la ciencia nunca podrá demostrar como el corazón late, se sabe que son por impulsos eléctricos, pero a mí, querido Aristóteles, no me convence, el corazón late por una fuerza o fe que ni el cielo, con sus majestuosas estrellas puede explicar, por consuelo occidente, creó el catolicismo y dicha tradición se pierde en los tiempos actuales, pero insisto, el sentimiento es la potencia máxima unificadora opuesta a la razón cuya misión de esta, la razón, es distinguir y separar. Yo comparto contigo que la razón nunca podrá ordenar el ser, me considero Ateo, pero creo en el sentimiento, no en las pasiones que son una mezcla entre el sentimiento y la emoción y, que tienen un componente peligroso, el sentimiento es pues, la plenitud del alma, por que la vida es maravillosa, pero lo que no es maravilloso es la vida de la mente, el sentimiento tiene mas un componente corporal que mental, por que es el cuerpo entero el que siente quiere y ama. De hecho mi cuerpo esta compuesto de numerosos individuos.

Aristóteles: -¿De numerosos individuos?

Aristófanes: - Si por que cuando te despides de una persona el modo más correcto es decir hasta luego, es de hecho un modo más afectivo que decir Adiós. Si en ti mismo adentras y descubres que no eres todo lo que quisieras ser, que no eres mas que nonada, pura nadería, que todo el mundo sensible que nos rodea no es mas que nonada, allí en ese paraíso algunos hombres de oriente han encontrado en nirvana, y, algunos de occidente a Dios. El estrés de los tiempos de hoy en día es lo que no nos deja ver que también tiene algo de etéreo el corazón, por que en días de tormenta siempre notamos como nuestro corazón se excita más, esta más electrizante.

Aristóteles: Bueno será que nos separemos una buena temporada, he disfrutado mucho hablando contigo, pero tienes que comprender que mientras nosotros disfrutamos de lo Etéreo, el mundo lo pasa mal. No seamos pues egoístas y espero que cuando Zeus invoque nuestras diosas las nubes te acuerdes de mí.

Coro: Una mañana donde se levantaban grandes nubes cumuliformes en el cielo Aristóteles miró hacía ellas y le pidió a Zeus...

QUE LA MENTE NO NOS VENDE LOS OJOS

QUE EL CORAZÓN PROLONGUE LA VIDA HASTA LA ETERNIDAD

QUE AUNQUE EL MUNDO SEA NULO EN SÍ –HASTA EL MUNDO MATEMÁTICO-
RESPETEMOS TAMBIEN A LOS IGNORANTES DE ESPÍRITU.

QUE SE ACABE LA POBREZA ESPIRITUAL.

 

Volver a Relatos breves ...

 

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online