- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

   

Dios, Creador del Universo


Santiago Sevilla
sevillagloor@yahoo.com

El Cristianismo merece un nuevo análisis teológico profundo. Infortunadamente, el pensamiento moderno se ha dado por satisfecho con una ancestral teología, ahora totalmente obsoleta. Nuestro tiempo, mucho más profundo en sus estudios y meditaciones, que aquel fanatismo de los llamados Padres de la Iglesia, característico de los tiempos de Constantino, debe volver a enfrentar las grandes cuestiones que entonces se trataron con extrema superficialidad, debido al totalitarismo reinante.

Dios, Creador del universoLa pregunta clave sobre la divinidad de Cristo planteada por los Arrianos tiene que discutirse al margen de su dogmática condena oficialista. Más aún, toda la teoría del sacrificio debe volver a meditarse y pensarse ante la lógica reinante en nuestro tiempo. Ni la divinidad de Cristo está probada convincentemente, ni peor aún la suposición ofensiva a la naturaleza de Dios, que haya Él podido condenar a su propio hijo al sacrificio. Suponer que un Dios infinitamente bueno exponga a su hijoa la crucifixiónes algo tan supremamente repugnante y execrable, que debe ser rechazado de plano por todos los que no sufran de alguna demencia perversa. Pero conviene también compadecerse de lo que ha resultado del primer Mandamiento de amar a Dios sobre todas las cosas.Pues resulta que Dios creador del universo ha pasado a segundo plano, ya que, en los festejos del Cristianismo, Dios ya casi no es recordado, ni honrado, sino que Jesús y su maravillosa madre María absorben la totalidad del culto. Dios Creador del Universo, aquel a quien honran todas y cada una de las religiones del mundo, no tiene ya casi lugar en las iglesias Cristianas. Su imagen, dizque irrepresentable, no aparece, mas sí la de su hijo. ¿Es éste un monumental golpe de estado en el reino de los cielos? En la Capilla Sextina, Michelangelo ha pintado la única imagen de Dios que conoce el mundo. En Google Image no hay otra. En ciertas iglesias antiguas se encuentra a veces a un anciano que pretende representar a Dios. Los Griegoslo imaginaron estupendamente como Zeus y los Romanos como Júpiter Tonante: Un ser en la cúspide de su poder, hermoso como ninguno. El Cristianismo lo avejentó, a pesar de ser eterno e inmutable. ¡Aquí hay mucho mejido!

Esta tendencia a minimizar a Dios es algo nueva. Vivaldi en el siglo XVII escribe música sacra que aún honra a Dios: Gloria Patri. Es sobrecogedor escuchar esa música sublime. Pero ¿a dónde voy? Pues voy a reclamar amor a Dios. El ateo se basta con la negación nihilista. El Cristiano se engaña con la yuxtaposición de Cristo por Dios, bajo el amparo de la teoría de la Santísima Trinidad, uno en tres y tres en uno. Pero la idea del Dios Creador es tan elemental que no es nada difícil retornar a ella. La mente humana quisiera imaginarse a Dios y hasta soñar con verlo después de la muerte. ¿Porqué no seguir el ejemplo de Michelangelo y dejar que nuestra fantasía pretenda, aunque vanamente, imaginarse a Dios? Los grandes atorrantes de la Historia nos lo han prohibido, pero ya están muertos. ¿Estará Dios gobernando las esferas de los astros y frenando el apetito de los agujeros negros del espacio? ¿Tendrá a su derecha a Cronos que maestra al tiempo? ¿Qué dirá de los Tsunamis? El universo es una maravilla que nos señala hacia la necesidad ontológica de su creador. Pensemos en términos de estas y otras aún más bellas alegorías y acaso nos acerquemos hacia una más pintoresca teología, hacia alguna metáfora que nos permita intuir a Dios. He dibujado una fantasía que acompaño a este artículo, en la esperanza de hacerme comprender.

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online