- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

   

AMADÍS Y LA HISTORIA DE EUROPA

Santiago Sevilla
sevillagloor@yahoo.com


La fantasía levanta sus mitos basada en la realidad. La realidad detrás del “Amadís de Gaula” es la Historia de Europa en el siglo XIII. Entonces las naciones no eran los estados de hoy. España, vista como la gran Península Ibérica, estaba constituida por algunos reinos; tales fueron Aragón, Cataluña, Valencia, Murcia, Castilla, León, Navarra, Portugal y a lo largo de la costa mediterránea Gibraltar, Algeciras, Málaga y otros puertos y fortalezas que estaban en manos de los moros. La reconquista de Sevilla y Córdoba por Fernando III y sus hijos Alfonso, Enrique y Fadrique es el inicio de los grandes hechos de armas que inspiraron al autor del “Amadís”. Fernando III el Santo, es el rey Ladasán, Don Enrique ha de ser Brian de Monjaste, y Fadrique se perfila como Don Florestán. Siendo el Amadís una novela, sucede que su autor se encarna en más de un personaje y en ocasiones puede ser el propio Amadís, aunque el modelo para el gran héroe es Don Simón de Montfort, el nobilísimo caballero de Francia o Gaul, que fue Conde de Leicester en Inglaterra y por poco tiempo su jefe supremo y fundador del Parlamento representativo.(1) http://en.wikipedia.org/wiki/Simon_de_Montfort,_6th_Earl-of_Leicester

Se casó con la hermana de Enrique III, Eleanor de Inglaterra, con quien gestó un hijo antes de casarse, dando pábulo para la leyenda de Oriana y su hijo Esplandián. El rey Eduardo I es el “alter ego” del Rey Lisuarte en el “Amadís”, y sus guerras contra Gales, Escocia, Francia y los barones rebeldes de Inglaterra son las mismas batallas, Lewes y Evesham, que se describen encubiertas en el primer libro del “Amadís”. Don Enrique de Castilla se marchó al Condado de Ponthieu después de su fallida contienda en defensa de sus feudos y fueros, contra su hermano Alfonso X el Sabio.
(2) http://en.wikipedia.org/wiki/Infante_Enrique_of_Castile


Se dice que tuvo amores con la joven viuda de su padre, Doña Juana, Condesa de Ponthieu, y en Sevilla se guarda aún la leyenda de la Torre Mocha, en la actual calle de Santa Clara, donde se sospecha que los dos amantes se encontraban secretamente.
(3) http://www.degelo.com/albaida/paginas/fadrique.htm
De Ponthieu, Don Enrique pasó a la corte de Windsor, donde era reina consorte su hermana de padre Leonor de Castilla, casada con el príncipe Eduardo, quien pronto habría de ser coronado rey de Inglaterra. (4) http://edwardthesecond.blogspot.com/2007/04/royal-and-noble-men-of-non-english.html

Don Enrique vivió ahí por cuatro años y partió a Túnez en el afán de conquistar Sicilia para Edmundo de Inglaterra de acuerdo al feudo concedido por el Papa Alejandro IV a ese príncipe inglés.(5) http://de.wikipedia.org/wiki/Manfred_(Sizilien)

En Túnez gobernaba el Califa Al-Mustansir, hombre de gran cultura, que escribió un hermoso tratado sobre cetrería y caza con guepardos.
(6) http://en.wikipedia.org/wiki/Eighth_Crusade


En esa época reinaba en Egipto el gran genio militar Baibars, que derrotó tanto a los Mongoles allende Siria, como a los Cristianos del reino de Jerusalén.
(7) http://en.wikipedia.org/wiki/Baibars

El Califa de Túnez empleó a Don Enrique, guerrero, en juventud ya veterano de batallas en España, en su defensa y en ello el castellano hizo gran fortuna.
(8) http://air.unimi.it/bitstream/2434/23561/1/15-borsa-pagine_377-432.pdf

Al-Mustansir reconocía como su rey a Manfredo de Sicilia, quien mantenía bajo su mando un gran ejército sarraceno, con el que se adueñó del reino de Nápoles y Sicilia.(9) http://de.wikipedia.org/wiki/Manfred_(Sizilien)

Don Enrique se vio de pronto confrontado con el ruego de su primo Charles d’Anjou, hermano del rey de Francia Luis IX, que le prestara su tesoro para pagar su ejército con el que deseaba entrar, por pedido expreso del Papa, a la conquista de Nápoles y Sicilia.(10) Letteratura Antiangioina tra Provenza, Italia e Catalogna La figura di Carlo I Paolo Borsa

Siendo hombre de largueza y desprendimiento, Don Enrique accedió al pedido de su primo, hijo de la reina de Francia, Doña Blanca de Castilla, y Charles d’Anjou enfrentó a Manfredo en la batalla de Benevento, donde, en bandos contrarios, pelearon ambos hermanos, don Enrique con Charles d’Anjou y Don Fadrique con Manfredo, quien fue derrotado y murió heroicamente en el campo de batalla. Esta es la batalla de los seis reyes en el “Amadís”, siendo Manfredo el Rey Arábigo, por que comandaba sus huestes sarracenas de caballería ligera y arqueros, a más de caballeros teutones, como príncipe de la estirpe real de los Hohenstaufen.(11) http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Benevento

A raíz de la conquista angevina de Sicilia y Nápoles, Don Enrique logra que se le conceda el gobierno de Roma como Senador, en base a una revuelta popular tolerada por el Papa.(12) http://air.unimi.it/bitstream/2434/23561/1/15-borsa-pagine_377-432.pdf

En vista que Charles d’Anjou se niega a devolverle el tesoro prestado, Don Enrique invita a Conradino de Hohenstaufen, heredero legítimo de la corona de Sicilia, del Emperador Federico Barba Roja, a venir a Italia para reconquistarla.(13) http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Tagliacozzo

Viene el joven rey Conradino y Don Enrique comanda el ejército romano, reforzado con trescientos caballeros españoles enviados por Alfonso X el Sabio.(14) Peter Herde Die Schlacht bei Tagliacozzo. http://mdzl.bib-bvb.de/cocoon/bayern/zblg/seite/zblg25_0692

Conradino ha traído también un ejército alemán desde Suabia. Juntos luchan en la gran batalla de Tagliacozzo contra Charles d’Anjou, en la que al principio, Don Enrique vence cruelmente a los franceses, pero al final cae él mismo derrotado ante una brillantísima celada de Charles d’Anjou y mil caballeros cruzados de una reserva oculta detrás de una colina.(15) http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Tagliacozzo
También esta batalla está descrita crípticamente en el “Amadís”.

Después, Don Enrique cae en prisión, mientras que, al joven rey Conradino, el inclemente de Charles d’Anjou le ajusticia, haciéndole degollar en la plaza del Mercado de Nápoles. Don Enrique es encarcelado en la fortaleza de antiguo origen romano de Canosa di Puglia, en el reino de Nápoles, frente al mar Adriático, entre 1268 y 1277.

(16)http://gutenberg.spiegel.de/?id=5&xid=948&kapitel=114&cHash=98092c6ce22
Allí escribe el segundo libro del “Amadís”. El tercero y último libro, lo escribe en otro famoso castillo a donde le llevan en 1277, Castel del Monte, obra imperial bellísima de Federico de Hohenstaufen, también frente a la costa de Bari.(17) http://es.wikipedia.org/wiki/Castel_del_Monte
De ese encierro sale liberado en 1291 y regresa al reino de Aragón, al que debe su libertad, y más tarde, en 1298, a Castilla donde llega a ser investido como Mayordomo real y Regente bajo la reina María de Molina, hasta morir como gran señor en 1304.

(18) http://gutenberg.spiegel.de/?id=5&xid=048&kapitel=114&cHash=98092c6ce22
Su hermano el Infante Don Fadrique cayó preso después de escaparse de la matanza de Benevento, y logró huir a Cataluña y Aragón, con otros señores del bando de Manfredo, hasta que el rey Don Pedro III de Aragón conquistara Sicilia, para su esposa Constanza, hija de Manfredo de Hohenstaufen, heredera de su corona. Mientras Don Enrique estaba preso, don Fadrique retornó a Castilla y fue sospechado de traición y asesinado por orden de su hermano Alfonso X el Sabio. (19) http://en.wikipedia.org/wiki/ Infante_Fadrique_of_Castile

El estilo del Amadís original del siglo XIII ha sido visto como similar al de Don Juan Manuel, autor del “Conde Lucanor”, y basado en las tradiciones artúricas de la corte de Alfonso X el Sabio. (20) Amadís de Gaula Edición de Don Juan Manuel Cacho Blecua Cátedra Letras Hispánicas Contextos Histórico Literarios.
No extraña que el hermano de Alfonso X y tío de Juan Manuel, Enrique de Castilla, escribiese en el estilo y lenguaje de la corte castellana y leonesa en que se había criado. A más de esto, Don Enrique era un hombre de gran cultura universal, escribió dos famosos poemas en Italiano, para inspirar la rebelión de las Vísperas Sicilianas que acabaron con el régimen angevino en Sicilia.(21) http://www.repubblicaletteraria.it/GabrieledAnnunzio_canzonediGaribaldi.htm
Hablaba Francés, Inglés y Alemán. Y si damos crédito a cierta insinuación en el “Amadís”, también dominaba el Griego a más del Latín, común entonces en la correspondencia de estado.

Los combates de toda su vida, su formación de caballero, le hicieron gran jinete y poderoso combatiente, de lo que hay testimonios múltiples hasta en la correspondencia de Charles d’Anjou con el Papa.(22) G. Del Giudice, Don Arrigo infante di Castiglia (Napoles 1875)
Por eso el “Amadís” está imbuido de experiencias vívidas que han convencido y entusiasmado a sus lectores, entre ellos el más ilustre, Miguel de Cervantes, en el Quijote. Los libros que siguieron al Amadís, confesamente plagiado por Don Garcí Rodríguez de Montalvo, todos carecen de esa frescura de la vivencia personal del autor, a caballo y en batalla, en prisión, y acaso también en el lecho del amor verdadero. Por eso el cura, el barbero y el ama de Don Quijote, por ser tales libros dañinos y falsarios, los quemaron todos, excepto al “Amadís”.

Habrían debido quemar también el Libro Cuarto, enancado en los tres primeros, pero procedente de la peor pluma del Regidor de Medina del campo, Don Garcí. Vale aseverar que los grandes literatos que han estudiado con admirable cuidado al “Amadís” estuvieron siempre muy cerca de dar con su autor, Don Enrique de Castilla, pero no tenían las facilidades actuales de investigación profunda, profusa y veloz, por Internet y otros medios virtuales, a más de la generosa cooperación que he tenido yo de parte de muy magnánimos e ilustrados medievalistas.

Para mostrarlo, baste recordar la poesía de Beltenebros en la Peña Pobre, que en verdad está algo fuera de contexto en el “Amadís”, mientras que ahora que sabemos quién fue su autor, nos revela más bien la amargura de Don Enrique de Castilla en su prisión por más de dos décadas, después de haber sido derrotado en Tagliacozzo, cuando ya había ganado la batalla heroicamente en primera instancia:


Pues se me niega vitoria
Do justo m’era devida,
Allí do muere la gloria
Es gloria morir la vida.
Y con esta muerte mía
Morirán todos mis daños
Mi esperança, mi porfía,
El amor y sus engaños,
Mas quedará en mi memoria
Lástima nunca perdida,
Que por me matar la gloria
Me mataron gloria y vida.

Con gran acierto Don Alfonso de Baena cató estos versos ponderando las excelentes condiciones personales que habría de tener su autor:
“E aun asimismo es arte de tan elevado entendimiento e de tan sotil engeño, que la non puede aprender, nin aver, nin alcançar, nin saber bien nin como debe, salvo todo omne que sea de muy altas e sotiles invenciones, e de muy elevada e pura discreción, e de muy sano e derecho juyçio, e tal que haya visto e oydo e leydo muchos e diversos libros e escripturas e sepa de todos lenguajes, e aun que haya cursado cortes de reyes e con grandes señores, e que aya visto e platicado muchos fechos del mundo, e, finalmente que sea noble fydalgo e cortes e mesurado e gentil e graçioso e polido e donoso e que tenga miel e açúcar e sal e ayre e donayre en su rrazonar, e otrosy que sea amador, e que siempre se preçie e finja de ser enamorado.”

Pues tanto más, sin conocerlo, ésta es la mejor descripción que ha podido hacerse del presunto autor de este poema y de todo el “Amadís”, Don Enrique de Castilla, según también lo pinta su ilustre biógrafa, Doña Margarita Torres Sevilla, profesora de la Universidad de León.
(23) http://es,wikipedia.org/wiki/Margarita_Torres

Hay aun mucho por hacer y abarcar del piélago de información disponible, alguna todavía lejos del alcance geográfico de este investigador, pero la invitación es de dar prioridad a la Historia del siglo XIII y olvidarse de los libros de caballerías del siglo XVI.

El descubrimiento del verdadero autor del “Amadís”, nos lleva a una nueva evaluación y aprecio del Quijote, pues muestra la sabiduría y sagacidad de Miguel de Cervantes al inspirarse no en una obra fantástica, sino en una novela basada en la realidad de una vida aventurera y caballeresca del gran español, caballero sin tacha, batallador valiente, trovador y poeta, Don Enrique de Castilla y León. Don Quijote es su anti-héroe, pero el denuedo y la fe en los ideales de la caballería, le ennoblecen al Caballero de la Triste Figura aun en el más extremo ridículo. Éste es un hidalgo común: demencial, envejecido y solitario, que no deja que se extingan sus esperanzas de amor y hazañas, no obstante la hechicería de un mundo burlón y malvado que, para reírse de él, le da las espaldas. Hay una cierta hermandad con Don Enrique de Castilla, preso por más de veinte años en las peñas pobres de esos castillos, donde su fantasía le permite huir volando, hacia el mundo fantástico del “Amadís”.

 

 



 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online