- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
Publicar en Liceus

   

"AMADÍS DE GAULA": SU VERDADERO AUTOR ES D. ENRIQUE DE CASTIILA


Santiago Sevilla

sevillagloor@yahoo.com

El derrotero de Amadís y de Don Enrique de Castilla es el mismo: Desde la corte del Rey Eduardo I de Inglaterra y sus guerras contra los Barones ingleses capitaneados por el sin par Conde Simón de Montfort, su sangrienta lucha contra los reyes de Escocia, y el valeroso Príncipe de Gales Llebellyn; la consagración de Don Enrique como vano rey de Cerdeña, su soñada Ínsula Firme, la conquista de Sicilia secundando a Charles d’ Anjou, hasta la derrota de Tagliacozzo junto al joven Conradino, último rey de los Hohenstaufen, y su profundo conocimiento de Constantinopla, Grecia, Rumania y Hungría, últimos reductos de la caballería andante, todas estas coincidencias son sorprendentes y nada casuales.

La personalidad y la pluma de Don Enrique de Castilla corroboran a favor de creerle autor del “Amadís de Gaula”.
Su distinguidísima biógrafa, la historiadora leonesa Doña Margarita Torres Sevilla, según el Diario de León del Domingo 17 de Febrero del 2008, lo describe como un príncipe trovador y enamorado:

“Enrique de Castilla fue príncipe, mercenario y poeta...Era sumamente atractivo, tanto física como intelectualmente. Alguien con tantos valores planteaba las situaciones de frente, lo cual le hace más atractivo. “
“Me enamoré de él, que es honesto, valiente, con altas virtudes y que por amor a una infanta aragonesa desafió a su hermano Alfonso X, le declaró la guerra, fue mercenario en Túnez con los Infieles y Senador en Roma, con el único objetivo de conseguir una corona, porque así lo había prometido a la mujer que amaba, a la que ya habían casado con otro. Él no se casó hasta que ella murió.”
“Sobre Don Enrique se dijo que no conoció otra patria que su espada, porque no había ningún lugar en el mundo tan noble como él.”
“No era tanto sabio Alfonso X, cuanto su entorno familiar y, en especial, su padre, Fernando III. Una corte leonesa (en la que Lucas de Tuy era el cronista), donde Alfonso destaca como trovador, pero también Enrique es trovador. Además, el estilo poético de este último es más depurado y perfecto.”

Sí, el estilo del autor del “Amadís” es de una prosa poética maravillosa, que se cata mejor cuando se lo lee en voz alta, donde recién se percibe su escondida musicalidad.
(A mi anciano padre Don Juan Sevilla de 95 años y a mi, por poco no se nos humedecen los ojos, cuando se lo leo al “Amadís”, a viva voz, tal es la hermosura de sus pasajes narrativos y sus diálogos, donde escuchamos nuestro español arcaico tal como lo hablan todavía nuestra buena gente del campo.)
Pero yendo al grano, ya que sólo de este entorno podemos imaginar que salió el precioso libro, vale decir que en la corte de la reina consorte de Inglaterra Doña Leonor de Castilla, en Windsor y en Londres, no aparecen vivamente otros posibles autores del “Amadís”. Douglas Richardson en su obra: “Plantagenet Ancestry: A Study in Medieval And Colonial Families. 2004”, los enumera:

Caballeros:
Jacob (James) de Ispannia, Maestro James de Ispannia (sobrino de Doña Leonor) Alfonsus de Ispannia, William, Lord de la Plaunche, Enrique, Hijo del rey de Castilla, Sir Reynald, Conde de Guelders y Duque de Limburg. Sir Ingeram de Fynles (Fiennes) (primo de Leonor), William, Lord de la Plaunche, Martín Alfonson (sobrino de Doña Leonor).
Damas:
Joan Wake (que puede tratarse de Joan Fitz Bernard o de Fenes), Clemence de Vesci (Clemence deAvaugor), Alice de Montfort (Alice de La Plaunche), y Marie de St Amand (las cuatro tienen relaciones de consanguinidad con la reina). Casadas respectivamente, con Lord Wake of Lidell, John de Vesci el Joven, John de Montfort de Beaudesert y Almeric de St. Amand (caballeros ingleses).

Sabemos que después de su rebelión contra su hermano Don Alfonso X el Sabio, en la que fuera derrotado en su heredad de Morón, Don Enrique huyó a Ponthieu en 1254 a refugiarse en el condado normando de su madrastra Jeanne de Dammartin, ya viuda del rey Fernando III de Castilla y después en 1356 a Inglaterra donde su hermana de padre, la reina Leonor. Estuvo en la corte inglesa durante cuatro años, al tiempo de grandes enfrentamientos del todavía rey Henry III con el conde Simón de Montfort, que culminaron en las famosas batallas de Lewes en 1264 y de Evesham en 1265.

En esos cuatro años, Don Enrique conoció a fondo la vicisitudes de la corte inglesa, en tal detalle, que pudo revivirlas fantásticamente en el “Amadís”. Su vida en Túnez como soldado de fortuna, su alianza con el rey de Nápoles y Sicilia, el temerario Charles d’Anjou (1246-1285) le brindó el espectáculo de grandes hechos de armas que aparecen vívidamente en el “Amadís”.

La descripción de batallas, justas a muerte y cruentos torneos bélicos son tan creíbles, porque han surgido de la propia experiencia de Don Enrique, quien fuera un temible batallador, aunque de cambiante suerte. A fe cierta fue también jinete magistral, porque sus relatos ecuestres revelan inusitados conocimientos caballerescos. No será difícil para historiadores medievalistas encontrar riquísimo sustento para esta atribución del “Amadís” a Don Enrique, el Senador Romano, tal que se le conoce. La narración de “Amadís” es la descripción fantástica de todo su trajín y periplo por Europa, en pos de la aventura y la gloria. Es posible que cual otros escritores famosos, como Cervantes y Quevedo más tarde, hubiera escrito la tercera parte de su obra en su prolongada prisión de Nápoles.

La pregunta aún sin respuesta es ¿Porqué él mismo no se reveló como su autor? A su vejez, después de treinta años de estar preso en Nápoles, retornó a España en 1298, donde fue consagrado como Regente de Castilla a nombre de su sobrino-nieto Fernando IV, hasta la muerte de Don Enrique en 1304. Tuvo en ello un brillante desempeño, arbitrando los trastornos sucesorios con los infantes de la Cerda y otros graves asuntos de gobierno. Sin lugar a duda, no le convenía darse a conocer como el autor de una obra que apareció en esos días y que, años más tarde, el ilustre Don Pero López de Ayala, Cronista de Pedro el Cruel, tachara peyorativamente de fabulesca.

El final del “Amadís de Gaula” fue trastocado y usurpado por Don Garcí Rodríguez de Montalvo ya en otra era, en 1508, cuando inventó un final feliz, muy contrario a las predicciones de Urganda la Desconocida que lo convertían en tragedia:

“Amadís, ¿Porqué piensas en lo que nada te aprovecha? Llegarás a la muerte por la vida ajena y darás tu sangre por la sangre ajena. El martirio será tuyo y de otro la ganancia, y tendrás como galardón, saña y lejanía. Tu aguda y rica espada trastornará tus huesos y tu carne, y darías la mitad del mundo para que se quebrase y fuese echada en un lago. Cuida lo que haces, que todo vendrá como te digo.”

La encantadora nunca se equivocó, y sería maravilloso leer el verdadero final de la obra, en el que se dice que Espladián mató a su padre Don Amadís, en venganza de la deshonra de su madre, la princesa Oriana, que lo parió como bastardo y dejó que lo amamantase una leona.
Nadie pudo haber escrito el “Amadís” con tanto apego a la vida propia, a las hazañas de su tiempo como su inmediato testigo y en tan hermoso estilo castellano, como Don Enrique el Senador.

Debo expresar gratitud a muchos generosos Medievalistas que han tenido la bondad de proporcionarme por intermedio de Jorge Maíz Chacón documentos invalorables, que me han servido para sustentar atrevidamente esta tesis de que el “Amadís” no es anónimo, sino que su autor fue un gran español de mundial envergadura, Don Enrique de Castilla y León.



 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online