- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
   

SONETOS INGLESES ISABELINOS


Santiago Sevilla
sevillagloor@yahoo.com

La cultura europea del Siglo de Oro floreció en Inglaterra al igual que en España. Mientras Don Lope de Vega y Don Luis de Góngora escribían sus perfectísimos sonetos, en la Gran Bretaña las mejores plumas del idioma Inglés, no sólo William Shakespeare, sino también Edmund Spencer, Samuel Daniel Y Michael Drayton redactaban otros muy numerosos y bellísimos sonetos. La influencia de Petrarca era sin duda todopoderosa y son sorprendentes los frutos del ingenio Inglés. El Profesor de Literatura de la Universidad de Exeter, Maurice Evans los editó bajo el título “Elisabethan Sonnets” en 1977. Después de yo presentar “Doce Sonetos de Shakespeare” en Liceus, he traducido ahora dos sonetos de cada uno de estos tres últimos poetas, para acercarlos a los lectores del mundo de habla castellana en el mismo “Portal de las Humanidades”. Vale advertir que , siendo el Inglés una lengua bastante monosilábica, y el Castellano un idioma que gusta no sólo de palabras breves, sino más bien de muchas largas, agudas unas y otras tantas graves, esdrújulas y sobre-esdrújulas, es imposible decir lo mismo en un verso endecasílabo en nuestro idioma, y por eso la traducción de soneto a soneto, suele despojar en algo, la estupenda exhuberancia de conceptos del soneto Inglés. Sin embargo, he tratado de extraer el elíxir que hay en cada uno de ellos. Pero el lector amigo, que domina ambos idiomas, sabrá gustar tanto del original, como de su versión castellana. Huelga avisar que la ortografía es la del Inglés de 1590. Era una manera de hablar este idioma mucho más deleitosa, gozando más de las vocales, que ahora, donde se destacan más las consonantes, que aunque más ruidosas, son menos armónicas y musicales. Quien no parle inglés, ni lo entienda a cabalidad, bien puede sacar provecho de estos sonetos que reflejan el espíritu de los gentilhombres Ingleses de la última década del siglo XVI. El soneto es un arte de escribir poesía de manera muy compacta, tan sólo en catorce versos muy rimados entre si, que pretende proponer una metáfora que los Ingleses suelen llamar “conceit”, revela un misterio de la vida y resuelve su trama, brindando al final, estética satisfacción:

 

Edmund Spencer
Sonnet 56

Fayre ye be sure, but cruel and unkind,
as is a tygre that with greedinesse
hunts after bloud, when he by chance doth find
a feeble beast, doth felly him oppresse.
Fayre be ye sure, but proud and pittilesse,
As in a storme, that all things doth prostrate,
finding a tree alone, all comfortlesse,
beats on it strongly it to ruinate.
Fayre be ye sure, but hard and obstinate,
as is a rocke amidst the raging floods,
gaynst which a ship, of succour desolate,
doth suffer wreck both of her selfe and goods.
That ship, that tree, and that same beast am I,
Whom ye do wreck, do ruine, and destroy.

Traducción Interpretativa
Por Santiago Sevilla

Bella eres sin duda, mas impía y cruel,
Tal que tigresa aviesa, hambrienta,
Que codicia sangre y busca atenta,
Presa fácil para su saña infiel.

Sin duda hermosa, pero soberbia y mala,
Cual la borrasca que, de vientos, es tropel
Y al mísero árbol copa y fronda tala
Y en ruina amarga torna ese vergel.

Preciosa eres, aunque obstinada y dura,
Arrecife en agua torrencial
del mar, que al bajel la arboladura

quiebra y el casco repleta de aguasal.
Yo: presa vil, árbol, nave insegura,
A quien Tú, bella perversa, haces el mal.

Edmund Spencer
Sonnet 57

Sweet warrior, when shall I have peace with you?
High time, it is, this warre now ended were,
Which I no lenger can endure to sue,
Ne your incessant battry more to beare:
So weake my powers, so sore my wounds appeare,
That wonder is how I should live a jot,
Seeing my hart through-launched every where
With thousand arrows, which your eyes have shot.
Yet shoot ye sharpely still, and spare me not,
But glory thinke to make these cruel stoures.
Ye cruel one, what glory can be got
In slaying him that would live gladly yours?
Make peace therefore, and graunt me timely grace,
That al my wounds wil heale in little space.

Traducción Interpretativa
Por Santiago Sevilla

Dulce guerrera, ¿Cuándo has de darme paz?
De que acabes la guerra, tiempo fuera.
Pues mi entereza ya desespera,
Que el cruel asedio, cese jamás.

Mi fuerza es débil, y el dolor voraz.
Milagro, que herido así, no muera,
Flechado y traspasado como fiera,
Por tus ojos, que me atinan con solaz.

Pero aciértame aguda, sin cesar,
Si con ello has de amasar tu gloria...
Mas, ¿qué mérito se puede adjudicar,

Ni qué gloria, en la Historia, la memoria
Dar, a quien su amante fue a matar?
Ven, más bien, tu malherido, a amar!

Samuel Daniel
Sonnet 17

Why should I sing in verse, why should I frame
These sad neglected notes for her deere sake?
Why should I offer up unto her name
The sweetest sacrifice my youth can make?
Why should I strive to make her live for ever,
that never deignes to give me joy to live?
Why should m’afflicted Muse so much endevour
Such honour unto crueltie to give?
If her defects have puchast her this fame,
What should her vertues doe, her smiles, her love?
If this her worst, how should her best inflame?
What passions would her mildest favours move?
Favours (I thinke) would sence quite over-come,
And that makes happy Lovers ever dombe.

Traducción Interpretativa
Por Santiago Sevilla

¿Porqué he de yo cantarle en verso,
Estas amargas notas por su amor?
¿Porqué a su nombre dar tan dulce esfuerzo,
Del joven amador, la mejor flor?

¿Porqué quererla eternizar?
Si ella nunca quisiera que viviera
Mi afligida Musa, ¿porqué amar?
¿Premiar crueldad eso no fuera?

Si sus defectos diéranle tal fama,
¿Qué harían sus virtudes y valor?
¿Qué, de sus sonrisas, el fulgor?

Lo bueno en ella, ¿cuánta llama
Encendería? ¿Cuánta gracia, su favor?
¡Su amante, un asno haría, de estupor!

Samuel Daniel
Sonnet 48

Drawne with th’attractive vertue of her eyes,
My toucht hart turnes it to that happie cost,
My joy full North, where all my fortune lyes,
The levell of my hopes desired most;
There, where my Delia, fairer than the sunne,
Deckt with her youth wheron the world doth smile,
Joyes in that honour which her eyes have wonne,
Th’eternal wonder of our happy Ile.
Florish, faire, Albion, glorie of the North,
Neptune’s best darling held betweene his armes,
Devided from the world as better worth,
Kept for himselfe, defended from all harmes.
Still let disarmed peace decke her and thee;
An Muse-foe Mars abroade farre frosted bee.

Traducción Interpretativa
Por Santiago Sevilla

De sus ojos, la mágica virtud,
A su playa atrae mi corazón,
Mi Norte feliz, cara ilusión,
Fortuna y esperanza a plenitud.

Sólo ahí, do mi Delia, en su belleza,
Con su mirada la campiña besa,
Y al mundo, tal que el sol, hace reír,
Mi alma presurosa quiere ir:

Del Norte gloria, floridísima Albión,
Neptuno presérvate en salud,
Abrazándote, conviértete en bastión.

Por siempre aislada, libre, ilesa,
Inerme, en santa paz, puedes vivir.
Lejano Marte, helado ha de morir.


Michael Drayton
Sonnet 1

Like an adventurous Sea-farer am I
Who hath some long and dang’rous Voyage beene,
And call’d to tell of his Discoverie,
How farre he sayl’d, what Countries he had seene,
Proceeding from the Port whence he put forth,
Shewes by his Compasse how his course he steer’d,
When East, when West, when South, and when by North,
As how the pole to ev’ry place was reared;
What Capes he doubled, of what Continent
The Gulphes and Straits that strangely he had past,
Where most becalm’d, where with foule Weather spent,
And on what rocks in peril to be cast:
Thus in my love, Time calls me to relate
My tedious Travels and oft-varying Fate.

Traducción Interpretativa
Por Santiago Sevilla

Yo soy cual navegante aventurero,
Que de un viaje peligroso ha retornado
Y sus duras peripecias ha contado:
Cuán lejano llegara al fin postrero,

Donde brújula invierte su puntero;
Ínsulas y raros reinos visitado,
Norte, Sur, Este y Oeste penetrado,
Do ha bogado nunca un marinero.

Doblado cuántos cabos de esperanzas,
Cuántos de hornos o gélidos glaciares,
Estrechos, golfos, vastos mares;

Temporales, borrascas, aguas mansas.
Torbellinos, arrecifes y bonanzas.
¡Pues mi amor sufrió estos avatares!

Michael Drayton
Sonnet 8

There’s nothing grieves me, but that Age should haste,
That in my dayes I may not see thee old;
That where those two cleare sparkling Eyes are plac’d,
Onely two Loope-holes then I might behold.
That lovely, arched, yvorie, pollish’d Brow,
Defac’d with Wrinkles, that I might but see;
Thy daintie Hayre, so curl’d, and crisped now,
Like grizzled Mosse upon some aged Tree;
Thy Cheeke, now flush with roses, sunke and leane,
Thy Lips, with age, as any Wafer thinne;
Thy Pearly Teeth out of thy Head so cleane,
That when thou feed’st, thy nose shall touch thy Chinne:
These Lines that now thou scorn’st, which should delight thee,
Then would I make thee read but to despight thee.

Traducción Interpretativa
Por Santiago Sevilla

Nada me angustia más que, el vano apuro
Del tiempo, ver, me prive, tu vejez.
Que do hoy luce de tus ojos brillo puro,
Opacos huecos afloren en tu tez.

Que esa ebúrnea frente, auguro,
Pueda fruncirse en arrugas una vez
Y ese crespo cabello, te conjuro,
Tornarse quiera en musgo gris talvez.

Tus mejillas, frescas rosas, se marchiten,
De tus labios, los años, la miel quiten,
Y tus dientes de perlas, ya en la nada,
Te acaricie nariz, a la quijada.

Estos versos no quisieran ofenderte,
Sino a salvo del tiempo, pretenderte.


 

 

 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online