- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

   

TEORÍA DEL SUSPENSO


Santiago Sevilla
sevillagloor@yahoo.com

Tanto en el teatro, como en el cine, al igual que en el chiste, adviene el suspenso. Esta ansiedad por saber el desenlace, genera una concentración única en el espectador. La esencia del suspenso es la expectativa de lo que va a suceder. En los chistes, el suspenso es seguido por el desenlace inesperado y por la hilaridad, que sin duda es un estado de felicidad. En el teatro, el suspenso puede ser sucedido por las lágrimas en la tragedia, y por la risa en la comedia. Es característico del chiste, que se magnifica el suspenso en un proceso de gradación de tres. Tres veces se intensifica y magnifica el suspenso, para desembocar en el desenlace y la carcajada.

¿Porqué en tres y no en una gradación de cuatro? Parece que pasado el tercer conato, la paciencia se acaba y el espectador rompe la espera y se descorazona y no quiere aguantar más. El chiste se diluye y se pierden las ganas de reír. No es distinto en el teatro, en el cine, y en la narración. La regla es que nunca deben darse más de tres conatos de espera sostenida, para saber la respuesta a la pregunta inicial. El suspenso es una pregunta repetida en tres variantes, sin respuesta hasta este punto, pero con una solución al tercer intento. ¿Es ésta una válida preceptiva? Los graciosos lo logran siempre y nos regocijan. La fórmula en el chiste da siempre un maravilloso resultado si es que el ingenio crea una respuesta inesperada y verdaderamente cómica. En el teatro las cosas se complican. Shakespeare inquire por intermedio de Hamlet la pregunta : To be or not to be. La respuesta en la obra, es la muerte de Hamlet y de su madre y de su tío el usurpador del trono. En la Vida es Sueño, del insigne Calderón de la Barca, la pregunta es si soñamos, o despertamos, y si morir es dormir, o si la vida es sueño. La respuesta es tan atrevida que concluimos en que si, que la vida es sueño y la muerte el despertar. ¿Pero, cuán grande ha sido el suspenso? ¿No salimos en vilo del suspenso después de asistir a las obras de estos grandes dramaturgos? ¿Cuándo se resuelve la tensión del suspenso? En el cine vivimos con frecuencia películas de verdadero suspenso en cuanto al final. En las de crimen, tal que en las mismas novelas del género, al final descubrimos que siempre es otro el asesino, del que habíamos prejuzgado como tal. En las películas, dramas teatrales y novelas de amor, la pregunta es siempre si los amantes se juntarán y vivirán felices al final. A veces les sorprende la muerte como en Romeo y Julieta, o les destruyen los celos, tal que en Othello, y salimos insatisfechos del desenlace. O el desenlace puede resultar cómico y salimos sonriendo; o peor acaso tragicómico y salimos con el rostro deformado por un rictus de desagrado y mascullando entre dientes una maldición. La vida, y por ende las obras de teatro o de cine veraces e históricas tienen finales a veces fatalmente predecibles y entonces la pregunta que ansía una respuesta es de si se puede escapar de la fatalidad, y rara vez es así. El teatro griego concibe la fatalidad como la esencia de la tragedia. Pero entonces, ¿dónde queda el suspenso en la vida real? La biografía es por lo general amarga como género literario, porque el desenlace es siempre la muerte y muy rara vez la muerte es satisfactoria. Muchos personajes mueren tarde con respecto al suspenso generado por la ambición de su vida o el cumplimiento de su destino. En el arte cinematográfico, el séptimo, como se lo conoce, el mérito radica en manejar con acierto el juego con el suspenso. Al final, se debería como espectador tener ganas de reír o de llorar, de otro modo se habría perdido la magia del suspenso.

.

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online