- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
DOCTRINA TRUMAN
Traducción realizada por Oriol Fort i Pi
Estudiante de Historia
Universidad Autónoma de Barcelona
 

EL PARLAMENTO DEL PRESIDENTE HARRY S. TRUMAN ANTES DE UNA SESIÓN CONJUNTA DE CONGRESO, EL 12 DE MARZO de 1947

Sr. Presidente, Sr. Portavoz, Miembros del Congreso de los Estados Unidos:

La gravedad de la situación que enfrenta el mundo hoy hace necesario mi comparecencia antes de una sesión conjunta del Congreso. La política exterior y la seguridad nacional de este país están implicadas.

 

Un aspecto de la situación presente, la que deseo presentarle en este tiempo para su consideración y decisión, concierne Grecia y Turquía.

 

Los Estados Unidos han recibido del Gobierno Griego una llamada urgente reclamando ayuda financiera y económica. Informes preliminares de la Misión Americana Económica ahora en Grecia e informes del Embajador Americano en Grecia corroboran la declaración del Gobierno Griego que la ayuda es imperativa si Grecia debe sobrevivir como una nación libre.

 

No creo que los americanos y el Congreso deseen hacer oídos sordos a la súplica del Gobierno Griego.

 

Grecia no es un país rico. La carencia de recursos naturales suficientes siempre obligaba a los gente griegos a trabajar mucho para hacer equilibrios para vivir. Desde 1940, este país laborioso y amante de la paz ha sufrido la invasión, cuatro años de ocupación cruel enemiga, y la amarga lucha interna.

 

Cuando las fuerzas de liberación entraron en Grecia ellos encontraron que los alemanes que se retiraban habían destruído prácticamente todos los ferrocarriles, caminos, instalaciones de puerto, comunicaciones, y la marina mercante. Más de mil pueblos habían sido quemados. El ochenta cinco por cientos de los niños eran tuberculosos. La ganadería, la volatería, y animales preliminares casi había desaparecido. La inflación había volatilizado prácticamente todos los ahorros.

 

Como consecuencia de estas condiciones trágicas, una minoría militante, explotando las necesidades humanas y la miseria, fueron capaces de crear el caos político que, hasta ahora, ha hecho imposible la recuperación económica.

 

Grecia esta hoy sin fondos para financiar la importación de aquellos bienes que son esenciales para la mera subsistencia. En estas circunstancias la gente de Grecia no puede avanzar hacia la solución de sus problemas de reconstrucción. Grecia está en la necesidad desesperada de ayuda financiera y económica para permitirse reasumir las compras de alimento, ropa, combustible y semillas. Estos son indispensables para la subsistencia de su gente y solo son fáciles de conseguir en el extranjero. Grecia debe tener la ayuda para importar los bienes necesarios de restaurar el orden y la seguridad internas, tan esenciales para la recuperación económica y política.

 

El gobierno griego también ha pedido la ayuda de administradores experimentados americanos, economistas y técnicos para asegurar que la ayuda financiera y otra dada a Grecia será usada con eficacia en la creación de una economía estable y autónoma y en el mejoramiento de su administración pública.

 

La existencia misma del estado Griego hoy es amenazada por las actividades terroristas de varios miles de hombres armados, conducidos por comunistas, quienes desafían la autoridad del gobierno en unos puntos, en particular a lo largo de las fronteras del norte. Una Comisión designada por el Consejo de seguridad de Naciones Unidas está en ahora investigando las condiciones de los disturbios en el norte de Grecia y las presuntas violaciones de frontera a lo largo del límite entre Grecia y Albania, Bulgaria, y Yugoslavia.

Mientras tanto, el Gobierno Griego es incapaz de enfrentarse con la situación. El ejército Griego es pequeño y está mal equipado. Necesita provisiones y el equipamiento si debe restaurar la autoridad del gobierno en todas partes del territorio Griego. Grecia debe tener esta ayuda si quiere hacerse respetar y convertirse en una democracia autosuficiente.

 

Los Estados Unidos deben suministrar esta ayuda. Ya hemos ampliado a Grecia ciertos tipos de alivio y ayuda económica pero estos son inadecuados.

 

No hay ningún otro país al que la Grecia democrática pueda acudir.

 

Ninguna otra nación está dispuesta y capaz de proporcionar el apoyo necesario para un gobierno democrático Griego.

 

El Gobierno Británico, que ha ayudado Grecia, no puede dar ninguna remota ayuda financiera o económica después el 31 de marzo. Gran Bretaña se halla bajo la necesidad de reducir o liquidar sus compromisos en varias partes del mundo, incluyendo Grecia.

 

Hemos considerado la forma como las Naciones Unidas podrían asistir en esta crisis. Pero la situación es tan urgente que requiere la acción inmediata y las Naciones Unidas y sus organizaciones relacionadas no están en una posición adecuada para proporcionar la clase de ayuda que es requerida.

 

Es importante tener en cuenta que el Gobierno Griego ha pedido nuestra ayuda en la utilización con eficacia de la ayuda financiera y la de otro cariz que podamos dar a Grecia, y en el mejoramiento de su administración pública. Es de extrema importancia que supervisemos el empleo de cualesquiera fondos que se hicieron disponibles a Grecia; en tal manera que cada dólar gastado se contará hacia la fabricación de una Grecia autosuficiente, y ayudará construir una economía en la que una democracia sana pueda prosperar.

 

Ningún gobierno es perfecto. Una de las virtudes principales de una democracia, sin embargo, es que sus defectos son siempre visibles y bajo procesos democráticos pueden ser advertidos y corregidos. El Gobierno de Grecia no es perfecto. Sin embargo este representa el ochenta cinco por ciento de los miembros del Parlamento Griego quien ha sido escogido en una elección el año pasado. Los observadores extranjeros, incluyendo a 692 americanos, pensaron que esta elección era una neta expresión de las opiniones de la gente.

 

El Gobierno Griego ha funcionado en una atmósfera de caos y extremismo. Esto ha conducido a errores. La extensión de ayuda por este país no significa que los Estados Unidos perdonen todo lo que el Gobierno Griego ha hecho o hará. Hemos condenado en el pasado, y condenamos ahora, las medidas extremistas de la derecha o la izquierda. Hemos aconsejado tolerancia en el pasado y aconsejamos la tolerancia ahora.

 

El vecino de Grecia, Turquía, también merece nuestra atención.

 

El futuro de Turquía como un estado independiente y económicamente sólido es claramente no menos importante para los pueblos que aman la libertad del mundo que el futuro de Grecia. Las circunstancias en las que Turquía se halla hoy son bastante diferentes de las de Grecia. Turquía ha sido ahorrada de los desastres que han acosado Grecia. Y durante la guerra, los Estados Unidos y Gran Bretaña proveyeron Turquía con ayuda material.

Sin embargo, Turquía ahora necesita nuestro apoyo.

 

Desde la guerra Turquía ha buscado la ayuda financiera de Gran Bretaña y los Estados Unidos con el objetivo de efectuar aquella modernización necesaria para el mantenimiento de su integridad nacional.

Aquella integridad es esencial a la preservación del orden en Oriente Medio.

El gobierno Británico nos ha informado que, debido a sus propias dificultades no puede ampliar más la ayuda financiera o económica a Turquía.

 

Como en el caso de Grecia, si Turquía debe tener la ayuda que necesita, los Estados Unidos deben suministrársela. Somos el único país capaz de proporcionar aquella ayuda.

Soy totalmente consciente de las amplias implicaciones que conlleva que los Estados Unidos amplíen la ayuda a Grecia y Turquía, y hablaré de estas implicaciones con vosotros ahora.

 

Uno de los objetivos primarios de la política exterior de los Estados Unidos es la creación de condiciones en las que nosotros y otras naciones seamos capaces de encontrar un modo de vivir libre de la coacción. Esto era una cuestión fundamental en la guerra con Alemania y Japón. Nuestra victoria fue ganar a los países que procuraron imponer su voluntad y su modo de vivir sobre otras naciones.

 

Para asegurar el desarrollo pacífico de naciones, libres de la coacción, los Estados Unidos han tomado una parte principal en el establecimiento de las Naciones Unidas. Las Naciones Unidas están diseñadas para hacer posible la libertad duradera y la independencia para todos sus miembros. No realizaremos nuestros objetivos, sin embargo, a no ser que nosotros estemos dispuestos a ayudar a liberar pueblos para mantener sus instituciones y su integridad nacional libres contra los movimientos agresivos que procuran imponerles regímenes totalitarios. Esto es no más que un reconocimiento franco que los regímenes totalitarios impuestos a pueblos libres, por la agresión directa o indirecta, minan los principios de paz internacional y de ahí la seguridad de los Estados Unidos.

Recientemente, los pueblos de algunos países del mundo han tenido regímenes totalitarios contra su voluntad. El Gobierno de los Estados Unidos ha hecho protestas frecuentes contra la coacción y la intimidación, contra la violación del acuerdo de Yalta en Polonia, Rumania y Bulgaria. También debo declarar que en otros países hubo acontecimientos similares.

Actualmente, en la historia mundial casi cada nación debe escoger entre modos de vivir alternativos. A menudo esta elección no es libre. 

Un modo de vivir esta basado en la voluntad de la mayoría, y es distinguido por instituciones libres, el gobierno representativo, elecciones libres, las garantías de libertad individual, la libertad de palabra y la religión, y ser libres de toda opresión política.

 

El segundo modo de vivir esta basado en voluntad de una minoría impuesta por la fuerza a la mayoría. Este confía en el terror y la opresión, en una prensa y una radio controladas; elecciones amañadas y la supresión de las libertades personales.

Creo que esta debe ser la política de los Estados Unidos para apoyar a los pueblos libres que se oponen a la subyugación que intentan las minorías armadas o por presiones externas.

 

Creo que debemos ayudar a liberar pueblos para que puedan resolver sus propios destinos a su propio modo.

 

Creo que nuestra ayuda debería ser principalmente mediante la ayuda económica y financiera, que es esencial para la estabilidad económica y los procesos políticos ordenados.

 

El mundo no es estático, y el status quo no es sagrado. Pero no podemos permitir un cambio del status quo que viole los principios de la Carta de las Naciones Unidas por métodos tales como la coacción, o por subterfugios tales como la infiltración política. Para ayudar a las naciones libres e independientes a mantener su libertad, los Estados Unidos se ceñirán a los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

 

Solo se necesita echar un vistazo a un mapa para comprender que la supervivencia y la integridad de la nación Griega tienen una vital importancia en una situación mucho más amplia. Si Grecia cae bajo control de una minoría armada, el efecto sobre su vecino, Turquía, será inmediata y seria. La turbación y el desorden bien podrían extenderse en todas partes de todo Medio Oriente.

 

Además, la desaparición de Grecia como un estado independiente tendría un efecto profundo sobre aquellos países de Europa cuyos pueblos luchan contra grandes dificultades para mantener sus libertades y su independencia mientras reparan los daños de guerra.

Esto sería una tragedia indecible si estos países, que han luchado tanto hace mucho contra probabilidades aplastantes, no alcancen la victoria para el cual ellos sacrificaron tanto. El derrumbamiento de instituciones libres y la pérdida de independencia sería desastroso no sólo para ellos, sino para el mundo. El desaliento y posiblemente el fracaso rápidamente llegaría a pueblos vecinos que se esfuerzan para mantener su libertad e independencia.

Si no logramos ayudar Grecia y Turquía en esta hora profética, el efecto alcanzará tan lejos al Oeste como al Este.

 

Debemos tomar una acción inmediata y resuelta.

 

Por lo tanto pido al Congreso que proporcione la autorización para la ayuda a Grecia y Turquía en cantidad de 400,000,000 $ durante el período que se termina el 30 de junio de 1948. En solicitar estos fondos, he tenido en cuenta que la cantidad máxima de alivio que sería proporcionada a Grecia seria de 350,000,000 $, cantidad cuya autorización recientemente solicité al Congreso, para la prevención de hambre y sufrimiento en países devastados por la guerra.

 

Además de fondos, pido que el Congreso autorice el envío de personal americano, civil y militar a Grecia y Turquía, a petición de aquellos países, para asistir en las tareas de reconstrucción, y con el objetivo de supervisar el empleo de la ayuda tan financiera y material como pueden ser provistos. Recomiendo que aparte de la autoridad, también sea asegurada la instrucción y la educación del personal griego y turco seleccionado.

Finalmente, pido al Congreso que proporcione la autoridad que permitirá al empleo rápido y más eficaz, en términos de materias primas necesarias, provisiones, y el equipo, de los fondos que puede autorizar.

 

Si se necesitan más fondos, o más autoridad, para los objetivos indicados en este mensaje, no vacilaré en traer la situación antes del Congreso. Sobre este asunto el Ejecutivo y los Poderes legislativos del Gobierno deben trabajar juntos.

 

Es una empresa seria en la que nos embarcamos.

 

Yo no recomendaría esto, pero la alternativa es mucho más seria. Los Estados Unidos contribuyeron 341,000,000,000 $ para conseguir la victoria en la segunda Guerra Mundial. Esto es una inversión en la libertad y la paz mundial. 

La ayuda que recomiendo para Grecia y Turquía asciende a poco más de una décima parte del 1% de esta inversión. Es de sentido común que nosotros deberíamos salvaguardar esta inversión y asegurarnos que esto no era en vano.

 

Las semillas de regímenes totalitarios se nutren de la miseria y la necesidad. Se extienden y crecen en el suelo malo de pobreza y la lucha. Alcanzan su crecimiento lleno cuando la esperanza de una gente para una mejor vida ha muerto. Debemos mantener viva aquella esperanza.

 

Los pueblos libres del mundo nos buscan para el apoyo en el mantenimiento de sus libertades.

 

Si vacilamos en nuestro mando, podemos poner en peligro la paz del mundo - y seguramente pondremos en peligro el bienestar de nuestra propia nación.

Grandes responsabilidades han sido puestas sobre nosotros por el movimiento rápido de acontecimientos.

 

Confío que el Congreso afrontará estas responsabilidades directamente.