- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Antigua  --- Roma
 
 
LOS ORIGENES DE ROMA:
LOS ETRUSCOS
BIBLIOGRAFÍA
 

En castellano podemos destacar las obras de:

J. Heurgon, Roma y el Mediterráneo occidental hasta las guerras púnicas, Barcelona 1971; 
Id., La vida cotidiana de los Etruscos, Barcelona 1987; 
A. Hus, Los Etruscos, FCE 1966; 
R. Bloch, Los Etruscos, Barcelona 1961; 
M. Pallottino, Etruscología, Buenos Aires 1965; 
J. Martínez-Pinna, El Pueblo Etrusco, Madrid 1989;
F. Sámchez Jimenez, "Tirrenos en el Egeo; problemática general y tendencias de la investigación", Habis 22, 1991, 19-26 con análisis de la historiografía;
R. M. Ogilvie, Roma Antigua y los Etruscos, Madrid 1984;
J. Martínez-Pinna, "Poblamiento y sociedad en la Etruria arcaica", Emigrazione e immigrazione nel mondo antico, Milán 1994, 11-38; M. Torelli, Historia de los Etruscos, Madrid 1996. 

Sobre los objetos, motivos, influencias... de la presencia etrusca en la Península Ibérica:

J. Remesal & O. Musso (Eds.), La presencia de material etrusco en la Península Ibérica, Universidad de Barcelona 1991.

El mundo funerario, y en concreto las puertas con su simbología:

J. M. Blázquez, "Representaciones de puertas en la pintura arcaica etrusca", Cuadernos de Trabajos de la Escuela Española en Roma 9, 1957, 47-54.
El Dizionario della civilta etrusca, Florencia 1985 es de gran utilidad para introducirse en los términos, pudiéndose consultar también las obras de :
D. Briquel, Les Étrusques. Peuple de la différence, París 1993
y G. Barker & T. Rasmussen, The Etruscan, Londres 1998, como buenas introducciones, actualizadas con las últimas investigaciones y hallazgos arqueológicos, que complementan el libro de M. Grant, The Etruscans, Londres 1980; 
M. Cristofani, The Etruscan. A new investigation, Londres 1979; Id., (Ed.), Civilta degli Etruschi, Milán-Florencia 1985;
W. Keller, Les étrusques, París 1976, así como la reciente recopilación de trabajos de M. Sordi, Prospettive di storia Etrusca, Roma 1995, Biblioteca Athenaeum 26.

Las culturas de la Edad del hierro y en especial la Villanoviana son analizadas por:

F. R. Ridway (Ed.,) Italy before the Romans. The Iron Age, Orientalizing and Etruscan Period, Londres 1979; 
G. Bartoloni, La cultura villanoviana, Roma 1989; 
A. C. Brown, Ancient Italy before the Romans, Oxford 1980; 
S. Moscati, Italy before Rome, Londres 1987; 
H. Hencken, Tarquinia. Villanovans and Early Etruscans, Cambridge 1968.
La visión de este cultura en tiempos posteriores:
P. Jacks, The Antiquarian and the Myth of Antiquity. The origins of Rome in Renaissance thought, Cambridge University Press 1993; G. Cipriani, Il mito etrusco nel rinascimento florentino, Florencia 1980.

El origen de los Etruscos es analizado en:

M. Torelli, "Tre studi di storia etrusca", DdA VIII, 1974-75, 3-78; H. Hencken, "A view of Etruscan origins", Antiquity 40, 1966, 205-11; Id., Tarquinia, Villanovans and Early Etruscans, Cambridge 1968; D. Ridgway, (ed), Italy before the Romans. The Iron Age, Orientalizing and Etruscan period, Londres 1979 y más recientemente por R. Drews, "Herodotus I.94. The drought Ca. 1200 B.C., and the origin of the Etruscan", Historia 41, 1992, 14-39, quién señala que el relato no debe entenderse como una tradición oral de 800 años, sino como una construcción etiológica de finales del siglo V seguramente originada en Atenas por la necesidad de historiar y ubicar lugares y culturas de Italia;
H. Hencken, Tarquinia and Etruscan origins, Londres 1968.

El arte y la arquitectura son analizados por:

A. Boethius, Etruscan and Early Roman Architecture, Londres 1978;
P. Gros & M. Torelli, Storia dell'urbanistica. Il mondo romano, Bari 1988;
O. Brendel, Etruscan art, Yale 1995, señalando recientemente J. Turfa, A. Steimayer, "The comparative structure of Greek and Etruscan monumental buildings", Papers of the Bristish School at Rome 64, 1996, 1-39, que pese a haber existido una influencia griega muy temprana, los Etruscos comenzaron a desarrollar técnicas nuevas, reduciendo el tamaño del arquitrabe y el friso, decreciendo así el tamaño de muros y columnas, cambios que quizás hay que entenderlos por los materiales, piedra en Grecia y madera en Etruria. Disponemos también de los libros de
M. Torelli, L'arte degli Etruschi, Laterza 1985, 
N. Spivey, Etruscan art, Londres 1997 y 
O. Brendel, Etruscan art, Londres 1995, edición revisada y aumentada.

El urbanismo y funcionamiento de las ciudades es analizado por F. Coarelli (Ed.), Etruscan cities, Londres 1975,
H. Schulard, The Etruscan cities and Rome, Londres 1967; 
VVAA, La città etrusca e italica preromana, Bolonia 1970;
R. Lambrechts, Essai sur les Magistratures des républiques étrusques, Bruxelas 1959 y en
F. Boitani et al., Etruscan Cities, Londres 1975; 
H. Anderson, "The Archaeological evidence for the origin and development of the Etruscan City in the 7th to 6th centuries B.C.", Acta Hyperboica 7, Urbanization in the Mediterranean 1997, 343-82.
Una imagen reciente de la sociedad y la economía es la de B. D'Agostino, "Image and society in Archaic Etruria", JRS 79 1989, 1-10. 

Los recursos metalurgicos son analizados en la clásica obra de 

G. Camporeale, (Ed) L'Etruria mineraria, Milán 1985, mientras que el comercio lo es en AA. VV., Il commercio etrusco arcaico, Quaderni Centro Studio Archeologie etrusco-italica 9, 1985, sin poder olvidar el libro de M. Torelli, La società etrusca. L'età arcaica, l'eta classica, Roma 1987. 
D. Briquel, "La royaute en Étrurie. Les apports récents: confirmations et remises en cause", Ktema 12, 1987, 139-48.

La religión y prácticas adivinatorias en:

A. Pfiffig, Religio etrusca, Graz 1975; 
D. Briquel, Divination étrusque et mantique grecque; la recherche d'une origine hellénique de l'Etrusco disciplina", Latomus 49, 1990, 321-42; 
M. A. Elvira, "Reuniones familiares en el Hades Etrusco"
Sexo, muerte y religión en el mundo clásico, J. Alvar & C. Blánquez & C. Wagner (Eds.), Madrid 1994, 71-89, señalando que la idea de hallarse con los seres queridos, la familia, es otra influencia del mundo griego, aunque en este la aspiración es conocer y visitar a los muertos famosos, pero en Etruria lo es reunirse con la familia y vestidos con traje de día, siendo por ello las escenas familiares en los mausoleos;
A. M. Adam, "Vegétation et paysage dans la peinture funéraire étrusque", Ktema 15, 1990, 143-50;
J. R. Jannot, "Sur les fausses portes étrusques", Latomus 43, 1984, 273-83;
G. Camporeale, "Eroi e signori nelle prime scene narrative etrusche", MEFRA 103, 1991, 57-69, apunta que en las primeras escenas narrativas del arte Etrusco encontramos escenas relacionadas con la caza, la doma del caballo, el dominio del toro... todo ello destinado a ayudar al difunto. También pueden consultarse las actas del último congreso Les Étrusques, les plus religieux des hommes. Etat de la recherche sur la religion étrusque, F. Gauthier & D. Briquel (Eds.), París 1997.

Sobre la escritura Etrusca, 

C. Bonfante & L. Bonfante, The Etruscan Lebnguage: An introduction, Nueva York 1983;
A. Pfiffig, Die etruskische Sprache, Graz 1969. 
Las inscripciones están recogidas en el Corpus Inscriptionum Etruscarum, y el trabajo de P. C. Schmitz, "The Phoenician text from the Etruscan Sanctuary at Pyrgi", JAOS 115, 1995, 559-75.

Otros trabajos de interes son los de: 

J. Heurgon, "L'etat étrusque", Historia 6, 1957, 63-97;
L. Bonfarte, Out of Etruria. Etruscan influence north and south, BAR 103, Oxford 1981;
M. Torelli, "Tre studi di storia etrusca", DdA 8, 1974-75, 3-78;
J. P. Thuillier, Les jeux athletiques dans la civilisation étrusque, Roma 1985;
C. Ampolo, "Demarato: osservazioni sulla mobilità sociale arcaica", DhA 9-10, 1980, 15-46. 

El carácter diferente de las distintas regiones donde se desarrollo esta civilización  queda patente en obras como las de:

G. Colonna, "Cittá e territorio nell'Etruria meridionale del V secolo", Crise et transformation des societés archaiques, Roma 1990, 7-21; 
T. W. Potter, The Changing landscape of South Etruria, Nueva York 1979, mientras que la posibilidad de hablar de las ciudades etruscas como poleis fue planteado y analizado en
G. Barker & T. Rasmussen, "The Archaeology of an Etruscan polis: a preliminary report on the Tuscania Project (1986 and 1987 seasons)", Papers of the British School at Rome 56, 1988, 25-42, siendo la principal semejanza que ambas controlan un territorio, que en el caso de la "polis" etrusca puede incluir ciudades o asentamientos más pequeños. 

Sobre el papel de Pitecusa, D. Ridgway, "Phoenicians and Greeks in the West: a view from Pithekoussai", The Archaeology of Greek Colonization,
G. Tsetskhladze & F. de Angelis (Eds.), Londres 1994, 6-15. 

El papel de los espectáculos deportivos en el coloquio Spectacles Sportifs et Scéniques dans le monde Étrusco-Italique, Collection de l'École Francaise de Rome 172, París 1993 y en D. Briquel, "Ludi/Lydi: jeux romains et origines étrusques", Ktema 11, 1986, 161-8; G. Mansuelli, L'ultima Etruria. Aspetti della romanizzazione del paese etrusco, Bolonia 1988.

En los últimos años se vienen realizando una serie de prospecciones arqueológicas tendentes a entender mejor la distribución humana y de asentamientos, proporcionando en ocasiones datos sobre una ocupación muy densa del territorio;

T. Rasmussen, "Tuscania and its territory", Roman Landscapes. Archaeological Survey in the Mediterranean Region, G. Barker & J. Lloyd (Eds.), British School at Rome, Arcaheological Monographs 2, 1991, 106-14, donde también puede consultarse el trabajo de Attolini et al., 142-52. Una primera conclusión de los mismos es la de G. Barker, "Archaeology and the Etruscan countryside", Antiquity 62, 1988, 772-85, señalando que los estudios realizados pueden proporcionar evidencia de que la señalada introducción de ciertos cultivos desde el mundo griego pudo no ser tan importante, al mismo tiempo que estos estudios permiten conocer mejor el sistema de comunicaciones que existía. En este sentido, T. W. Potter, "Towns and territories in Southern Etruria", City and country in the Ancient World, J. Rich & A. Wallace-Hadril (Eds.), Londres 1991, 191-210, analiza la evolución desde época etrusca, pasando por la expansión de Roma.
Recientemente, T. Cornell, "The Tyranny of the evidence: a discussion of the possible uses of Literacy in Etruria and Latium in the Archaic Age", Literacy in the Roman World, Jouranl Roman Archaeology Supplementary Series 3, 1991, 7-33, crítica muy duramente los planteamientos que señalan la escasa importancia de la escritura en el mundo Etrusco y la deducción de ello de que lo máximo que podemos esperar es una mera repetición de formulas funerarias que poco aportan al conocimiento, señalando las numerosas referencias existentes a finales de la República Romana en el sentido de que se consultaban archivos de época arcaica, posición y argumentos minimalistas que pueden encontrarse en S. Stoddart & J. Whitley, "The social context of Literacy in Archaic Greece and Etruria", Antiquity 62, 1988, 761-72.

Como ya planteábamos en el tema de la colonización griega, uno de los aspectos llamativos a considerar es el grado de comunicación y cohesión entre los colonizadores y la población indígena, lo que es analizado por J. N. Coldstream, "Mixed marriages at the frontiers of the Early Greek World", OJA 12, 1993, 89-107, donde analiza los primeros matrimonios de colonos de Pitecusa con mujeres itálicas, lo que en su opinión pudo ayudar a la difusión del alfabeto y otras manifestaciones culturales, defendiendo la existencia de varias generaciones de matrimonios entre Etruscos y Euboicos. En otro sentido, D. Ridgway, "Nestor's cup and the Etruscan", OJA 16, 1997, 325-44, señala que este tipo de copa fue introducida por los euboicos como signo de pertenencia a una aristocracia y adoptada como tal por las élites etruscas cuando se iniciaron los contactos. C. Smith, "Traders and artisans in archaic central Italy", Trade, traders and the ancient city, H. Parkins & C. Smith (Eds.), Londres 1988, 31-51, analizando el comercio y el artesanado y su incidencia en el desarrollo urbano entre el siglo IX y VI. Por el contrario, el reciente trabajo de T. Hodos, "Intermarriage in the Western Greek colonies", OJA 18, 1999, 61-78, concede más importancia al comercio negando los planteamientos de Coldstream.

Sobre el symposiun y su adopción, A. Rathje, "The Adoption of the Homeric banquet in central Ytaly in the Orientalizing period", Sympotica. A Symposium on the Symposium, O. Murray (Ed.), Oxford 1990, 279-88, mientras que los últimos hallazgos de cerámica y objetos micénicos en Italia son analizados por L. Vagnetti, "Variety and funcstion of the Aegean derivative pottery in the Central Mediterranean in the Late Bronze Age", Mediterranean Peoples in Transition, Jerusalem 1998, 66-77.

Aunque relativo a un período anterior, el mundo del Egeo del II milenio, creemos interesantes las reflexiones de B. Knapp, "Thalassocracies in Bronze Age Eastern Mediterranean trade: making and breaking a myth", World Archaeology 24, 1993, 332-47, sobre las ventajas, y especialmente las fisuras, de este término-concepto.