- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 
1.- La India colonial y post-colonial: panorama histórico./ 2
 

Hacia la independencia.

La India alcanza la independencia de Gran Bretaña en 1947, dentro del proceso de descolonización e independencia de los pueblos afroasiáticos que tiene lugar entre 1919 y 1980. La independencia de la India puso fin a casi dos siglos de dominación británica ejercida primero por la Compañía de las Indias Orientales y después por la Corona Británica directamente. 1919 puede señalarse como el año en el que el pueblo indio comienza su lucha por la independencia tras dos acontecimientos que habían deteriorado para siempre su relación con la metrópoli: la Primera Guerra Mundial y la matanza de Amritsar.
Casi un millón de soldados indios lucharon en la Primera Guerra Mundial como parte del ejército británico. Fueron muchos los que creyeron que como recompensa la metrópoli concedería una mayor libertad política, se liberaría a los independentistas encarcelados y se restaurarían las libertades civiles. Pero la población india se sintió traicionada al comprobar que no sólo las promesas no se cumplían sino que además, con la aprobación del llamado decreto Rowlatt, se imponían duras medidas para sofocar el movimiento independentista.

El resentimiento contra Gran Bretaña aumentó tras la masacre de Amritsar el 13 de abril de 1919. El día anterior el general R.E.H. Dyer, comandante en jefe de las tropas británicas de Amritsar, había prohibido las reuniones y procesiones en la ciudad. Al enterarse al día siguiente d la reunión pública que se había planeado en un lugar abierto rodeado de murallas y con pocas salidas, se presentó allí con sus tropas y, sin ninguna señal de advertencia, les ordenó disparar contra la multitud. Los disparos se continuaron durante diez minutos asesinando a cuatrocientas personas y dejando heridas a más de mil. Aunque tras una investigación el general Dyer fue destituido de su cargo, el daño era irreparable y ya nunca podría haber reconciliación entre el gobierno británico y el pueblo indio. ( Rawding, 1980:33).

Se había despertado entre la población la conciencia de pertenecer a una nación india que quería reafirmar su personalidad sociocultural. A partir de la extensión de la enseñanza y de la asimilación de sistemas ideológicos occidentales como la democracia y el liberalismo, nace un movimiento cultural que afirma la identidad nacional frente al colonialismo occidental y que sirve de soporte ideológico de los movimientos nacionalistas.

El nuevo sentimiento ya se había consolidado incipientemente en 1885 con la fundación del Congreso Nacional Indio, que sentó las bases de la actual Unión India al iniciar las peticiones políticas que poco a poco irían dando mayor poder  a los indios. En la década de los '20 el sentir indio adquirió la forma de un nacionalismo popular y también político a través de la figura de Gandhi y los principales partidos políticos indios del momento: el Partido del Congreso y la Liga Musulmana.

La Era de Gandhi.

Mohandas Karamchad Gandhi, " Mahatma" (El Gran Alma) Gandhi, era ya una figura nacional conocida cuando regresó a la India en 1915, tras haber ejercido de abogado en Sudáfrica y organizado en aquel país un movimiento de protesta pacífica contra la segregación de los indios. Ante la firme posición británica de mantener el sistema colonial al finalizar la Primera Guerra Mundial, Gandhi pone en marcha el programa de No Cooperación, aceptado por el Congreso, en una sesión extraordinaria celebrada en Calcuta en 1920.
La política de no-cooperación consistía, en su primera fase, en boicotear las mercancías de Gran Bretaña, no asistir a las escuelas británicas y rechazar las designaciones gubernamentales. La segunda fase del programa se lleva a cabo en 1921, contando con el apoyo de musulmanes e hindúes y con una participación popular sin precedentes: indios de todas las regiones y edades responden a la llamada del Mahatma. Ante esta campaña de desobediencia civil el gobierno británico responde con ataques violentos y encarcelamientos. El propio Gandhi fue sentenciado en 1922 a seis años de cárcel de los que únicamente cumpliría dos debido a su delicada salud. (Pouchepadass, 1975-134).

Gandhi dedicó los años siguientes a intentar solucionar los conflictos entre hindúes y musulmanes. Creía que la desunión de las dos comunidades religiosas sería un obstáculo insalvable para conseguir la independencia. Con el fin de proteger los intereses de todos los musulmanes de la India se creó en 1906 La Liga Musulmana. Se definió como una asociación política y se enfrentó a los hindúes, que estaban representados por el Partido del Congreso.
En su sesión anual de 1929 el Congreso Nacional Indio redactó la resolución en la que se reclamaba la completa independencia de la India. La sesión estuvo presidida por Jawaharlal Nehru, que había sucedido a su padre y era por entonces un joven abogado educado en Oxford y perteneciente a una familia distinguida. El Congreso ordenó dimitir a aquellos miembros que ocupaban puestos en las legislaturas estatales y pidió al pueblo indio que no pagase los impuestos al gobierno británico. El 26 de enero de 1930, día en que la resolución fue finalmente adoptada, se consideró Día de la Independencia y este aniversario sería celebrado todos los años por los indios desplegando la nueva bandera india y renovando el juramento de independencia.
En el mes de marzo de ese mismo año Gandhi comenzó su lucha contra el monopolio de la explotación de la sal que mantenía el gobierno británico. Inició una marcha de 250 kilómetros hasta la costa, acompañado al principio por ochenta discípulos. A lo largo de la marcha miles de personas se unieron al grupo inicial, destacaba el gran número de mujeres que se encontraban entre los seguidores. Al llegar a la costa comenzaron a recoger agua del mar para obtener sal y romper así el monopolio del gobierno, que consideraba delito poseer sal que no hubiera sido comprada en tiendas oficiales. ( Rawling, 1980:37).

De nuevo, la masiva participación unió a los indios de todas las religiones, lenguas, sexos y regiones. A lo largo de la costa india la gente comenzó a elaborar sal, provocando la reacción violenta de la policía, que llevó a cabo miles de detenciones y encarcelamientos, incluidos los de Nehru y Gandhi. La marcha de la sal fue una revolución pacífica que convenció a los indios de su poder para lograr la independencia y a muchos británicos de la imposibilidad de mantener la colonia mediante la violencia. 

En diciembre de 1930 se celebró en Londres la primera sesión de la Conferencia de la Mesa Redonda para tratar la reforma constitucional de la India. Los auténticos dirigentes indios estaban encarcelados y por ese motivo fue imposible llegar a ningún acuerdo. El virrey Lord Irwin ordenó la liberación de Gandhi y los líderes del Congreso con el fin de convocar de nuevo la Conferencia. Gandhi y el virrey aceptaron entonces el Pacto de Delhi, por el cual el gobierno accede a liberar a los prisioneros y permite la elaboración de sal, mientras Gandhi se comprometía a que cesase la desobediencia civil y a no hacer investigaciones sobre los abusos policiales. Ese mismo año el Mahatma viajó a Londres para la celebración de la segunda Conferencia de la Mesa Redonda. A pesar de sus numerosas reuniones y entrevistas con políticos y otras personalidades públicas, Gandhi no logró alcanzar un acuerdo satisfactorio. Los británicos estaban dispuestos a conceder una autonomía interior pero no una independencia total que incluyera la defensa y los asuntos exteriores. Tampoco existía un acuerdo sobre la representación que se concedería a los intocables y a los musulmanes en un parlamento indio. Gandhi se negaba a que los intocables tuviesen una representación separada en las asambleas legislativas ya que eso los separaría aún más del resto de la población. Los musulmanes por su parte estaban ya convencidos de que el único porvenir aceptable para la comunidad musulmana era la creación de un Estado musulmán independiente en el noroeste de la India, donde el Islam se encontraba más arraigado. En 1933 se designó ya el nombre del nuevo Estado: Pakistán, que significa el país de los puros , y en 1940 la Liga Musulmana por Mohammad Ali Jinnah, manifestó claramente su objetivo de obtener un Estado separado para los musulmanes.