- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 
1.- La India colonial y post-colonial: panorama histórico. 4/5
ISBN-84-9714-037-0
 

Desarrollo económico y social.

A pesar del peligro que supuso para la estabilidad de la democracia india el Estado de Emergencia, la Unión India experimentó un gran desarrollo económico y social bajo el mandato de Indira Gandhi. Tras la crisis agrícola del bienio 1965-1967, la inversión llevada a cabo en las estructuras agrarias dio lugar, gracias a la utilización de técnicas mejoradas, a un aumento importante de los rendimientos. Fue la llamada Revolución Verde, que en su segunda fase de 1975 hizo que la India pudiese autoabastecerse de cereales. El gobierno estimuló la producción alimentaria introduciendo nuevas variedades de alto rendimiento como el trigo mejicano y promoviendo el uso de bombas y tractores.

La industria también se desarrolló esos años. Hacia 1978 la India disponía no sólo de una industria pesada, sino también de una clase empresarial que intervenía en el mercado mundial para hacer circular sus productos y obtener nuevos contratos. El gobierno indio animaba a los inversores extranjeros con el fin de proveer a la industria de las tecnologías más avanzadas existentes en el extranjero. En 1984 la deuda exterior de la India era muy inferior a la de los países industrializados.
En el plano social, uno de los aspectos más destacables del mandato de Indira Gandhi fue la atención prestada desde su gobierno a los problemas de las mujeres indias. En 1971 se nombró un comité que evaluase la situación de la mujer en la India, dentro del contexto de cambio económico y social que estaba viviendo el país, y que posteriormente hiciese una propuesta de posibles medidas que permitiesen la plena participación de la mujer en la construcción de la nación. El resultado de la investigación llevada a cabo por el comité fue el informe titulado Towards Equality, que enfatizaba la necesidad de incluir la política de emancipación de la mujer dentro de un programa general en contra de las desigualdades y las instituciones sociales opresivas. ( Desai & Krishnara, 1990:307).

En el Ministerio de Bienestar Social se estableció un Departament del Bienestar y Desarrollo de la Mujer y las acciones del gobierno para mejorar la situación de la mujer india se dirigieron principalmente a tres aspectos: educación, empleo y salud. En el terreno educativo se luchó contra la clasificación de asignaturas que se hacía en las escuelas según el sexo de los alumnos y la prohibición para las chicas de acceder a los cursos profesionales de la escuela secundaria. En cuanto al empleo, uno de los logros más importantes fue la aprobación del Acta de remuneración Equitativa de 1976, que pretendía terminar con las diferencias salariales entre sexos y prevenir la discriminación contra las mujeres en el empleo. En lo referente a la sanidad, las mujeres indias, que generalmente tenían un mínimo de tres hijos, comenzaron a pedir la legalización del aborto, aprobada finalmente por el gobierno en 1971. ( Desai & Krishnara, 1990:293).

Las décadas de los 80 y los 90.

A la muerte de Indira Gandhi, su hijo Rajiv Gandhi convocó las elecciones generales que lo erigieron como Primer Ministro de la Unión India, con una aplastante mayoría que ni su abuelo ni su madre habían conseguido jamás. Dirigió sus esfuerzos a erradicar la importación de alta tecnología y la implantación de empresas extranjeras en la India. Deseoso de proveer al país de la tecnología más avanzada, pidió ayuda a Estados Unidos y se fijó en el modelo de ese país para dirigir el desarrollo de la India.

Rajiv Gandhi representaba el ascenso al poder de una nueva generación y con él llegó la esperanza de resolver los viejos problemas del país. Su popularidad, sin embargo, comenzó a disminuir dos años después de su nombramiento cuando se iniciaron frecuentes acusaciones de mala administración. Se enfrentó a un miembro de su propio gabinete, el Ministro de Hacienda V.P. Singh, que había hecho averiguaciones sobre el delito fiscal cometido por varias familias líderes en el terreno industrial y comercial. A consecuencia de estas investigaciones, Singh fue rápidamente transferido al Ministerio de Defensa. Pero esto no le hizo detenerse y, en el nuevo cargo, descubrió señales de soborno en la obtención de armamento, provocando un escándalo político y a continuación su dimisión alegando que el gobierno entorpecía su investigación. 
En 1989 el gobierno de Rajiv Gandhi se asociaba a corrupción política y eso provocó, junto el incremento de los precios en productos de primera necesidad, su derrota en las elecciones generales de ese año. V.P. Singh se convirtió en Primer Ministro contando con el apoyo del Partido Nacionalista Hindú (BJP) y los dos partidos comunistas. Rajiv Gandhi fue asesinado en 1991 por el grupo terrorista "Tamil Tigers". Su muerte parece haber sido la venganza de los terroristas por los intentos de Gandhi durante su mandato de acabar con el grupo terrorista durante las revueltas en Sri Lanka.

Un año después de ser nombrado Primer Ministro, V.P. Singh es sustituido por Chandra Shekkar, líder del Frente Nacional. En marzo de 1991 el gobierno de Shekkar se retira y P.V. Narasimha Rao, anterior Ministro de Asuntos Exteriores, es nombrado Primer Ministro. ( Escobedo de Tapia & Caramés Lage, 1992: 127-128). Durante el mandato de Rao renace de nuevo el conflicto religioso entre musulmanes e hindúes y el problema fronterizo entre la India y Pakistán.
En 1993, en todo el país se produjeron entre las dos comunidades religiosas enfrentamientos que llevaron a la destrucción de una mezquita del siglo XVI por militantes hindúes, quienes alegaban que el lugar en el que la mezquita estaba construida pertenecía originalmente a un templo hindú. La violencia fue en aumento y casi tres mil personas murieron en seis semanas, a la vez que la explosión de varias bombas en Calcuta y Bombay resultó también en un número elevado de víctimas.

La relación entre la India y Pakistán era cada vez más tensa durante los primeros años de los 90. Los dos países seguían disputándose el control de Cachemira y Jammu. Las conversaciones que tuvieron lugar en enero de 1994 entre los dos países no dieron ningún fruto. En febrero se organizó en Pakistán una huelga general para apoyar a los rebeldes musulmanes en Cachemira y desaparecieron los consulados de ambos países. En 1995 la India rechazó las condiciones impuestas por Pakistán para reanudar el diálogo, una de las condiciones era la reducción de tropas indias en Cachemira.

Tras una crisis política que provocó la dimisión del Primer Ministro P.M. Inder Kumar Guiral y la tercera caída del gobierno federal desde las elecciones 1996, en diciembre de 1997 se convocan elecciones generales anticipadas. En las elecciones de 1996 ningún partido había obtenido la mayoría absoluta y el país pasó a estar dirigido por una coalición de catorce partidos de ideología diversa, el Frente Unido (FU).

La fase final de las últimas elecciones tuvo lugar el 7 de marzo de 1998, debido al amplio censo se necesitan cuatro fases para poder atender a los doscientos millones de votantes convocados. El ganador fue Atal Behari Vaipayee, candidato del partido nacionalista BJP. Las alianzas con los partidos regionales permitieron a los nacionalistas hindúes ganar terreno en los estados del sur, donde normalmente obtenían el menor número de votos. La mayor amenaza para el BJP en estas elecciones fue la entrada en campaña del Partido del Congreso de Sonia Gandhi, viuda de Rajiv Gandhi. Durante la campaña electoral Sonia Gandhi se declaró dispuesta a defender la unidad de la India, siguiendo los ideales de su marido y de su suegra, Indira Gandhi ( La Voz de Asturias, 23 febrero 1998:29). 

El 30 de enero de 1998 la India conmemoró el 50º aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi con actos simbólicos en todo el país. La unidad entre musulmanes e hindúes, por la que Gandhi tanto luchó no ha podido conseguirse durante estos cincuenta años. Las acciones violentas de la guerrilla musulmana separatista continúan actualmente en Cachemira, recibiendo, según asegura el gobierno indio, el apoyo de Pakistán. Los soldados indios en Cachemira recurren igualmente a la violencia, tal y como ocurrió en febrero de 1998 cuando dispararon sobre manifestantes musulmanes después de la fiesta musulmana del fin del Ramadán.

La tensión entre la India y Pakistán se ha visto incrementada a causa de las pruebas nucleares iniciadas por los pakistaníes en mayo de 1998. La reacción del gobierno indio no se hizo esperar e inmediatamente amenazó con iniciar unas pruebas similares. Cada conflicto entre ambos países adquiere significado si se relaciona directamente con el aspecto religioso, como señala Arundhati Roy en su ensayo "El Final de la Inmaginación" (1998):
"No son simples pruebas nucleares, sino pruebas de nacionalismo" , nos decían constantemente.
Lo han repetido hasta la saciedad, una y otra vez. La bomba es la India. La India es la bomba. Pero no sólo la India, sino la India hindú. Por consiguiente, ya estamos sobre aviso: cualquier crítica no será simplemente antinacional, sino antihindú. (Roy, 1998:29)

El 20 de febrero de 1999, el Primer Ministro, Atal Bihari Vajpayee, realizó una visita oficial a Pakistán para entrevistarse con su homólogo pakistaní, Nawab Sharif. Tanto el asunto de Cachemira como el de las pruebas nucleares fueron temas claves a discutir en su encuentro. (EFE, 21 febrero 1999:23). Se baraja la posibilidad de que ambos países estén pensando en firmar un Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares y un pacto de no agresión militar. Son muchas las personas que confían en que este viaje haya servido para mejorar la relaciones entre Pakistán y la India.