- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 
15: La novela realista de George Eliot (1819-1880).1/7
por José Luis Caramés Lage, Universidad de Oviedo.
ISBN-84-9714-067-2
 

Palabras clave: Antropología Literaria, metodología del análisis antropológico-literario del texto, Escuela de Oviedo de Antropología Literaria, rituales, nacimiento, familia, juventud, estudios, matrimonio, hijos, enfermedad, fallecimiento, vocación literaria, primeros escritos, primeras obras, obras de éxito, obras de madurez, obras de vejez, reconocimiento público, ámbito histórico, ámbito cultura, ámbito literario, influencias históricas, culturales y literarias, estilo, riqueza de vocabulario, semántica del vocabulario, análisis gramatical, análisis de los textos más representativos, mundo psicológico, mundo externo, mundo simbólico, mundo de las ideas, religión, naturaleza, sociedad, concepto de hombre y mujer: sus relaciones. 

La exposición de esta tema es bastante experimental puesto que, desde la aproximación de la metodología del análisis del texto desde la perspectiva antropológica literaria creada por la Escuela de Oviedo, se va a tratar de hablar de una autora tan importante en la novela realista victoriana como lo fue George Eliot. Para ello, de manera progresiva y por niveles de profundización cultural en el texto, nos vamos a adentrar en los rituales, símbolos y mundo de las ideas que, la autora mencionada, refleja en su obra y que servirán para un estudio completo de las raíces más importantes de su obra.

Nacimiento.
Mary Ann Evans, conocida también por los nombres de Marian Evans, Marian Lewes, George Eliot y Marian Cross, vino al mundo el 22 de noviembre de 1819 en South Farm, Arbury, en Warwickshire en el seno de una familia de clase media rural de las Midlands. Fue la menor del matrimonio formado por Robert Evans y Christiana Pearson Evans y recibió los nombres de dos de sus tías Pearson. Cuando Mary Ann tenía cuatro meses la familia se trasladó a Griff House, también en Arbury, una espaciosa vivienda en la que transcurriría su infancia y juventud. 
Mary Ann fue una niña taciturna, sensible y tímida, con el pelo liso de color castaño claro que alternaba las horas de ensueño en soledad con las salidas al campo y los juegos y travesuras con sus queridos hermanos Chrissey e Isaac. 

Desde pequeña, Mary Ann acompañaba a su padre en sus recorridos por las fincas que administraba. En esa época comenzó a apreciar el valor de la tierra natal de Warwickshire y a amar sus raíces provincianas. De aquí surgirá una preferencia por el paisaje bucólico y la satisfacción de contemplar tierras bien cuidadas reflejo del trabajo y el sacrificio de los campesinos. En su obra plasmará el deleite de la campiña inglesa, inevitablemente unido en su memoria a la figura de su padre. 

Familia.
Fue el tercer vástago del segundo matrimonio de Robert Evans, administrador de fincas de la familia Newdegate, y Christiana Pearson. Robert había nacido en 1774 en Derbyshire y era hijo de un carpintero. Recibió escasa educación aunque poseía amplios conocimientos prácticos, una gran energía física y capacidad de trabajo. Robert había sido carpintero y guardabosques antes de ser administrador de fincas. En 1801 contrajo matrimonio por primera vez con Harriet Poynton, una de las sirvientas de la familia para la que trabajaba, con la que tiene dos hijos: Robert y Fanny. Su esposa fallece en 1809 al dar a luz al tercer hijo, que no sobrevivió. En 1814 se casa con Christiana Pearson, hija y hermana de agricultores de buena posición, que le dará tres hijos más: Christiana (Chrissey), nacida en 1814, Isaac Pearson Evans en 1816 y Mary Ann en 1819. En 1821 la señora Evans dará a luz a dos niños gemelos que murieron a los diez días. Desde entonces su salud se resentirá hasta causarle la muerte quince años después. 

Parece que la relación de Mary Ann con su padre fue mucho más profunda que con su madre. Robert Evans tenía 46 años cuando su hija menor vino al mundo y la niña pronto se convirtió en su ojito derecho. Educado en los valores tradicionales del siglo anterior, el lapso generacional entre él y su hija los separaría inevitablemente. Mientras que su padre se aferraba firmemente a sus convicciones, Mary Ann viviría una época fascinante de cambios fundamentales en la vida y el pensamiento británico de los que ella participaría plenamente.

En 1820, poco después del traslado a Griff, sus dos hermanos mayores, Robert y Fanny, dejaron el hogar familiar, él para trabajar como administrador de una finca y ella para casarse. 

En sus primeros años, su hermano Isaac fue su inseparable compañero de juegos con quien siempre mantuvo una relación especial que se vio interrumpida en 1824 cuando éste se fue a la escuela en Foleshill y Mary Ann a la de Miss Latham. Especial fue también su relación con Chrissey, con la que convive hasta 1837, cuando ésta contrae matrimonio. Su hermano Isaac se casa en el año 1841, lo que hace que nuestra autora quede al cuidado del padre en la casa familiar hasta el año 1849 que éste fallece. A la muerte del padre, Mary Ann comienza su vida independiente en Londres a la vez que refuerza sus lazos de unión familiar con su hermano Isaac en un intento de no perder sus raíces, que serán siempre provincianas pese a su gran interés por Londres. Pero cuando su familia en Nuneaton se entera de su relación con Lewes, un hombre casado y con hijos, rompen con ella, despreciándola y despojándola de sus verdaderas raíces en Warwickshire. Esta rotura puede verse reflejada en el argumento de su novela The Mill on the Floss y en la relación que se establece entre el hermano y la hermana.

Sólo en 1880, tras su matrimonio con John Walter Cross, un banquero americano veinte años más joven que ella, su hermano Isaac y la familia Evans la volvieron a aceptar. Desgraciadamente, nunca llegaría a verlos de nuevo en Warwickshire, al morir tan sólo siete meses y medio después de la boda. 

Juventud.
La juventud de George Eliot no fue típica de las niñas de su entorno o clase social al verse marcada por la muerte de su madre en 1836, cuando Mary Ann tenía dieciséis años y tuvo que dejar la escuela. Ella y su hermana Chrissey se encargaron entonces de la casa familiar de Griff hasta que Chrissey se casó y se trasladó a vivir a Meriden en 1837. Mary Ann, que siempre había sido la preferida de su padre, se quedó sola con éste atendiéndolo e intentando llenar el vacío que había dejado su madre.

Para entonces, Mary Ann había demostrado ser una brillante alumna y, ante la imposibilidad de asistir a la escuela, su padre, orgulloso de su hija, confió su educación a dos tutores de Coventry y Leamington. La joven destacaba por su introspección y por su carácter tranquilo, muy parecido al de su personaje Dorothea en Middlemarch, aunque en el futuro se revelaría como una mujer poco convencional.

En 1841 Robert Evans deja su trabajo en Arbury a su hijo Isaac y se retira con su hija a Coventry, a una nueva casa en Bird Grove en Foleshill, tal vez con la esperanza de encontrar un marido para ella. Comienza entonces una nueva vida para Mary Ann que, con veintiún años, prosigue sus estudios –en la casa de Bird Grove disponía incluso de un estudio, privilegio excepcional para una mujer- y pasa las tardes leyendo novelas de Walter Scott a su padre, cuya salud es delicada. 
En Foleshill tiene la oportunidad de conocer gente nueva como el influyente industrial Charles Bray y su mujer, Caroline. La futura escritora compartió muchos ratos en casa de estos amigos donde entraría en contacto con un amplio círculo de intelectuales en su casa de Rosehill en Radford Road a los que nunca habría tenido acceso en Nuneaton –llegó a ser presentada al poeta y ensayista Ralph Waldo Emerson- y poco a poco fue perdiendo su timidez característica. Comienza entonces a escribir artículos para el Coventry Herald, el periódico de Bray. 

Mary Ann, que había sido una creyente devota, llevaba un tiempo asediada en secreto por las dudas religiosas acrecentadas tras la lectura de diversos libros sobre la relación entre ciencia y religión. Sin embargo, sería el ensayo de Charles Hennel, cuñado de Charles Bray, titulado An Inquiry Concerning the Origin of Christianity (1838) el que precipitó su ruptura con la ortodoxia en que se había educado. Sus dudas religiosas comenzaron a disiparse y en este nuevo círculo de amigos comprobó que había perdido la fe. En 1842 rechazó la asistencia a la iglesia con su padre, algo que le causó un gran disgusto, llegando a negarle la palabra a su hija y decepcionó a su antigua profesora y amiga Maria Lewis. Al final, Mary Ann y su padre llegaron a un compromiso y Mary aceptó volver a la iglesia con él y guardar la compostura pero reservándose el derecho a pensar libremente en sus cosas durante la ceremonia. Las relaciones entre ambos, sin embargo, se mantuvieron tensas.

Poco a poco, Mary Ann fue obteniendo el permiso de su padre, seguramente a regañadientes, para frecuentar a sus nuevos amigos, ir de vacaciones con ellos y desarrollar sus actividades intelectuales. Por su parte, su hermano Isaac lamentaba el modo de vida y las amistades de su hermana y temía que ésta no encontrase nunca un marido.

Estudios.
Desde el comienzo de su vida escolar se reveló como una buena estudiante y mejor lingüista, ya que, a lo largo de su vida, la escritora aprendería francés en la escuela, italiano y alemán con un tutor y estudiaría también español, latín, griego y hebreo. 

En 1824 su familia la mandó al internado de Miss Latham donde, sintiendo la nostalgia de su familia y, en especial, de los juegos compartidos con su hermano Isaac, se refugió en los libros. En 1828, con trece años, su familia la envía a la escuela de Mrs Wallington en Nuneaton, donde conoce a Maria Lewis, una de las institutrices del internado y la mujer que más influiría en la primera etapa de su vida. Lewis, que enseguida advirtió el talento excepcional de la tímida Mary Ann, se esforzó por fomentar sus habilidades inculcándole al mismo tiempo sus profundas creencias religiosas. El vínculo entre la profesora y su aventajada alumna se mantendría durante catorce años. 

Sin embargo, a los trece años la joven ya había aprendido todo lo que la escuela de Mrs Wallington le podía ofrecer e ingresó entonces en el internado de Coventry dirigido por Mary y Rebecca Franklin, dos hermanas bien educadas y muy sofisticadas para la cultura media de la región. Fueron buenas profesoras, de mente liberal y con un poso religioso baptista que comunicaron a la joven Eliot. La estudiante leyó con ahínco y se convirtió en una evangélica bastante entusiasta que vestía de manera adusta y se entregaba a las buenas obras. Allí leyó con ahínco y enseguida destacó por sus dotes literarias tanto en prosa como en verso. En Coventry adquirió también gran parte de sus conocimientos de piano, francés e italiano y se esforzó por librarse de su característico acento de las Midlands cultivando un tono bajo, modulado y musical que lograría impresionar a todo el que conversara con la George Eliot en cierne. 

Sin embargo, la muerte de su madre en 1836 interrumpió su vida escolar y Mary Anne tuvo que volver a casa con su padre, que le permite seguir sus estudios, ya no formales, de italiano y alemán que le dicta un profesor de idiomas modernos de Coventry llamado Joseph Brezzi. Al mismo tiempo trabaja en autoras como Hannah More, autora romántica de Sensibility, the Bas-Bleu y Slavery y en la vida del filántropo y abolicionista William Wilberforce.

Al casarse su hermano Isaac en el año 1841, Mary Ann se traslada con su padre a Coventry. Allí se educó en la religión anglicana con bastante rigidez evangélica en la moral y las costumbres pero también tiene la oportunidad de entrar en contacto con el círculo de librepensadores que se agrupan en torno a Charles Bray, propietario del periódico Coventry Herald en el que va a publicar parte de sus primeros escritos. El círculo de sus amigos intelectuales, sobre todo, Charles y Sarah Hennell, van a interesarla en la traducción de pensadores alemanes que aplican modelos hermenéuticos a los escritos bíblicos con el propósito de introducir en su análisis el pensamiento científico reinante en ese momento. Un ejemplo fue Charles Bray, autor de The Philosophy of Necessity (1841), radical y filántropo que perseguía una educación universal y no sectaria, el derecho de los trabajadores a formar sus propios sindicatos y cooperativas y el tratamiento humano a los enfermos mentales en los psiquiátricos del momento. Poco a poco, la joven logró la admiración y la amistad de estos intelectuales con influencias en la región que la sacaron de su extremo provincialismo e introdujeron en ella inquietudes e ideas que se contradecían con la ideología Tory y la fe religiosa que le había inculcado su padre.