- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 
15: La novela realista de George Eliot (1819-1880).3/7
por José Luis Caramés Lage, Universidad de Oviedo.
ISBN-84-9714-067-2
 

En julio, en lugar de volver a Inglaterra con los Bray, anuncia su intención de quedarse sola en Ginebra. Allí pasa ocho meses, cinco de ellos en casa de François d’Albert-Durade, pintor con una deformidad física que le hace un retrato y que ella recreará en el personaje de Philip Wakem de The Mill on the Floss. 

En 1850, a su regreso a Coventry, pasa el resto del año con los Bray, planteándose cómo puede vivir con las cien libras anuales que le dejó su padre. Mary Ann no veía claro su futuro: se resistía a dedicarse a la enseñanza y a volver a casa con su hermano Isaac. Por eso, cuando John Chapman, editor de The Life of Jesus, le ofrece la oportunidad de reseñar la obra de R. W. Mackay, The Progress of the Intellect para la Westminster Review en enero de 1851. Mary Ann, con casi treinta años y ninguna perspectiva de contraer matrimonio, no deja escapar la oportunidad y decide establecerse en Londres para convertirse en escritora y comenzar una nueva vida. 

En Londres se instala en la casa de John Chapman en el Strand, donde se convertirá en un miembro bastante radical del grupo de autores que conoce allí. Sin embargo, a las diez semanas de haberse instalado en la capital, Mary Ann se ve obligada a regresar a Coventry envuelta en lágrimas debido a los celos de la esposa de Chapman y la institutriz de los niños, Elisabeth Tilley, que era también la amante del editor. Se dice que la futura George Eliot se sintió fuertemente atraída por el seductor Chapman y se sabe que pasaban mucho tiempo juntos pero no se tienen evidencias de que entre ellos llegase a existir algo más. 

Pocos meses después, Chapman compró la Westminster Review y Mary Ann, arrepentida de los problemas domésticos que pudiera haber provocado al editor, volvió a su casa de Londres para convertirse en asistente editorial y subdirectora de esta revista, una de las publicaciones más en acorde con su tiempo. La Westminster Review había sido editada en un principio por Jeremy Bentham y James Mill en el año 1824 con el propósito de rivalizar con las revistas Edinburgh y Quarterly Review. Por medio de la publicación, Mary Ann entra en contacto con los pensadores liberales más importantes del momento: John Stuart Mill, Harriet Martineau, Herbert Spencer, Thomas Huxley y George Henry Lewes. Durante sus tres años de editora demostró ser competente y eficaz, así como una gran habilidad para adaptarse a la vida profesional masculina y convirtiendose en el centro literario de Londres. Es el momento en el que empieza a llamarse Marian Evans. 

En octubre de 1851 Herbert Spencer le presenta a G. H. Lewes, un hombre aparentemente carente de atractivos pero apreciado por todos por su inteligencia y su carácter extrovertido. Lewes se había casado con Agnes Jervis en 1841 y, ocho años después de su matrimonio, su esposa había iniciado una relación con Thornton Hunt, íntimo amigo de Lewes. Para ellos, los sentimientos eran más importantes que los vínculos matrimoniales y sus relaciones se mantuvieron amistosas. Por eso, cando Marian conoció a Lewes, su matrimonio era sólo una unión legal. Lewes empezó a visitarla en el Strand cada vez con mayor asiduidad hasta el punto de que en abril de 1853 su intimidad había ido más allá de una simple amistad. En septiembre de 1853 la autora, cansada de vivir con los Chapman, abandonará su domicilio para instalarse en su propia residencia, lo que le permitirá pasar más tiempo con Lewes.

En la Westminster Review publica de manera anónima hasta que en julio del año 1852 vuelve a traducir otra obra del alemán, en este caso, Das Wesen des Christentums del filósofo alemán Ludwig Feuerbach que apareció con el título inglés de The Essence of Chistianity. La publica con el nombre de Marian Evans. En esta obra nuestra autora encontró cierta paz para su relación con Lewes puesto que Feuerbach, llevando sus estudios hacia la antropología, señalaba que la religión era el resultado de una urgente necesidad de la imaginación humana como es la de buscar un ser perfecto: Dios. Además, para el filósofo alemán, la perfección del compañerismo en los seres humanos se encuentra en el matrimonio, puesto que el hombre y la mujer son el complemento del uno y del otro y, esta unión, que la primera de todas las especies, resulta en el perfecto ser humano.

A finales de junio de 1854 sale a la luz la traducción de Feuerbach y en julio emprende un viaje a Weimar y Berlín con el que ya considera su marido, G. H. Lewes. Desde allí escribe cartas a sus amigos diciéndoles que es feliz y allí escribió algunos de sus mejores artículos para la Westminster. En noviembre de ese año comienza a traducir la Ética de Espinosa, que concluirá el 19 de febrero de 1856 mientras Lewes se dedica a estudiar la vida de Goethe. 

A la vuelta de Alemania, Marian se instala en Dover y George se traslada a Londres para resolver sus asuntos. No se vieron en cinco semanas, durante las cuales Mary Anne se aseguró que no existiese posibilidad alguna de reconciliación entre Lewes y su esposa, dada la imposibilidad de un divorcio. Viendo que la separación era irrevocable, Marian regresó a Londres en abril de 1859. 

Deciden entonces vivir juntos como marido y mujer y asumir las consecuencias. Al principio la pareja recibió pocas visitas, pero tanto Rufa Brabant como Bessie Parkes arriesgaron su reputación y fueron a cumplimentar a los Lewes. Asimismo, Chapman le encarga que se ocupe de la sección literaria de la Westminster Review, ofrecimiento que acepta de buen grado, puesto que le supone unos ingresos extra de cincuenta libras al año. A partir de entonces, escribirá numerosas reseñas que le proporcionan una amplia visión de lo que es la buena literatura.

En junio de 1856 la pareja pasa unos meses en Tenby, en la costa del sur de Gales. Allí reciben la visita de Barbara Leigh Smith, que comenta que los Lewes viven muy felices. En Tenby se planteó seriamente cumplir su sueño y escribir novelas, pero temía carecer del talento necesario. En septiembre, de vuelta a Londres y animada por Lewes, empieza a escribir un relato sobre un episodio inspirado en su infancia en Chilvers Coton. Este relato ve la luz en Blackwood’s Magazine en día de año nuevo de 1857, con el título “The Sad Fortunes of Rev. Amos Barton”, que alcanzó un éxito instantáneo y que será una de las historias de su primera novela. Es el nacimiento de George Eliot. 

Primeras obras.
La primera obra de George Eliot, aparece ya con el seudónimo, es Scenes of Clerical Life, que se comenzó a publicar en 1857, cuando la autora tenía treinta y siete años, en Blackwoods Magazine y que Blackwood lanzará al año siguiente en dos volúmenes. En ella aparecen tres historias: “The Sad Fortunes of the Rev. Amos Barton”, “Mr Gilfil´s Love-Story” y “Janet´s Repentance”. En los tres relatos se hace referencia a la vida diaria de personajes normales, a la presencia de la mujer sacrificada y a la muerte de un hombre tiránico como aparece el personaje del marido de Janet. 

Tras la aparición de su primera novela no cesaron los rumores sobre la identidad de George Eliot pero Marian guardó celosamente el secreto ocultándoselo incluso al editor Blackwood, a quien Lewes, que era su agente, había ofrecido la novela como obra de un amigo que quería guardar el anonimato. Años después, la autora confesó al que sería su marido, John Cross, por qué había elegido ese seudónimo: George porque era el nombre de pila de Lewes y Eliot porque era un apellido sonoro y fácil de pronunciar. 

En mayo de 1857 Mary Ann decide confesar a sus familiares que está viviendo con George. Esto significa su exclusión total de la familia: su hermano Isaac interrumpió toda comunicación con la hermana que tanto había querido, algo que la hirió profundamente, y convence a sus hermanas Fanny y Chrissey para que le escriban cartas de repudio. A pesar de su firme decisión de vivir con Lewes, Mary Ann sintió amargamente el rechazo de su familia en Warwickshire y de sus amigos los Bray.

En octubre de 1857 comienza a trabajar en la que sería su segunda novela, Adam Bede, coincidiendo con un viaje por Centro Europa. En el otoño del año siguiente, poco después de su regreso a Inglaterra, concluye la novela que será un éxito sensacional aunque nadie conocía la identidad de su autor. 

Obras de éxito.
El 1 de febrero de 1859 la autora publica, también con el seudónimo de George Eliot, Adam Bede, su primer relato extenso y una de las mejores novelas rurales de la literatura inglesa en la que las escenas de la vida provinciana del siglo XVIII inglés se muestran en todo su esplendor. En esta novela se lleva al lector desde el detalle de la descripción del taller del carpintero Adam hasta el desarrollo del concepto de estabilidad social que se centra en una sociedad vertical plasmada en el caballero Arthur Donnithorne y en el reverendo Irwine. La novela, lanzada en tres volúmenes por el editor Blackwood, alcanzó un gran éxito de ventas y de crítica y sería rápidamente reeditada. En ese mismo año fallece Chrissey, la hermana querida de nuestra autora.

Poco después de la aparición de Adam Bede se descubre que la verdadera identidad que se esconde tras el seudónimo de George Eliot es Marian “Lewes” –Herbert Spencer y John Chapman habían revelado el secreto en los círculos literarios londinenses. Aunque esto no frenó su brillante carrera, la autora tuvo que enfrentarse a las críticas hacia su persona a medida que la fama de George Eliot aumentaba. 

Mientras, su vida privada transcurría feliz junto a Lewes, que la protegía evitando que las críticas llegasen a oídos de su esposa, dada su extrema susceptibilidad y tendencia depresiva así como la influencia negativa que ejercían sobre su trabajo. En 1859 la pareja compró Holly Lodge en Southfields, el que sería su primer hogar. 

En abril de 1860 el editor Blackwood, a pesar de las reticencias iniciales al conocer la identidad de su autora, accedió a publicar en tres volúmenes The Mill on the Floss, que también alcanza varias ediciones. Esta novela puede considerarse un estudio de la vida rural pero ya con un contenido epifánico claro, puesto que en ella podemos ver como la protagonista evoluciona desde la infancia hasta la juventud. En esta obra vemos plasmada una de las preocupaciones más ciertas de todo el siglo XIX y que es el interés por la infancia que nos viene ya de, por ejemplo, William Blake en sus Songs of Innocence y de mucha de la obra de William Wordsworth. 

Los Lewes, encontrándose demasiado lejos de la vida en Londres, deciden volver a la capital a finales de 1860 y Marian sufre entonces una depresión de la que ni siquiera George logra sacar. 
Ella atribuía las causas de su enfermedad al ridículo social que sentía. Desde que era famosa, su vida con Lewes se había convertido en un asunto publico y, aunque los lectores adoraban sus novelas, se la criticaba por su abierto desafío a las convenciones y se la culpaba injustamente de la ruptura del matrimonio Lewes, apareciendo Agnes como la víctima. Ante esta situación, el círculo de los Lewes era fundamentalmente masculino; a pesar de la fama de la autora y a excepción de Rufa Hennell, la primera mujer que los visitó y también la primera que los invitó a cenar, pocas mujeres querían relacionarse con ella.

El 30 de septiembre de 1860 comienza a escribir la que será su próxima novela, Silas Maner: the Weaver of Raveloe, que concluye el 19 de marzo de 1861. Silas Marner sale a la luz en abril de ese mismo año también bajo el patrocinio de Blackwood. Es una obra también dentro de la tradición rural sobre la Inglaterra campesina que es tratada de manera esquemática y que vuelve a adentrar al lector en la idea de que la vida puede cambiar si volvemos a la inocencia del niño. Otra vez, pero quizás al contrario, de la experiencia podemos volver a la inocencia cuando de la inocencia sabemos que siempre nos encaminaremos a la experiencia. Por eso, Silas, el hombre con experiencia de la vida, podrá volver a la inocencia a través de Godfrey Cass, el hijo mayor del terrateniente del lugar.

En abril de 1861 la autora viaja a Italia con el fin de recopilar material para su siguiente novela, Romola, su única novela ambientada en el pasado y en un país extranjero, la Florencia del siglo XV. Allí sufre bastantes altibajos acechada por las dudas sobre sus capacidades y abrumada por la enorme tarea que tiene ante sí.