- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 
16: CHRISTINA ROSSETTI (1830-1894) y su poesía de la emoción. 1/5
84-9714-074-5
 Por José Luis Caramés Lage, Universidad de Oviedo.
 

THESAURUS: Lord Byron, Mary Shelley, Dante, Petrarca, movimiento de Oxford, Pre-Rafaelitas, Monna Innominata, Emily Brontë, Dante Gabriel Rossetti, E. Barrett Browning, Charlotte Brontë, Lewis Carroll, John Donne, Gerad M. Hopkins, William Blake,Emerson, Emily Dickinson, Camoês, Robert L. Stevenson. 

Nacimiento.

Christina Georgiana Rossetti nació el 5 de diciembre de 1830 en Londres en el seno de una reconocida familia de poetas, artistas y críticos. Christina era italiana por parte de padre e inglesa por parte de madre. Aunque su temperamento religioso se acercaba al de su madre, Frances Polidori, heredaría gran parte del talento artístico de su padre, Gabriele Rosetti. 

Familia.

Su padre, Gabriele Rossetti, fue un refugiado político que llegó a Inglaterra, vía Malta, en el año 1824, después de haber escapado de forma dramática de Nápoles disfrazado de marinero inglés. Su padre mantuvo la nacionalidad napolitana hasta su fallecimiento, creyendo que su patriotismo, al conservar su origen, sería plataforma permanente de su vida. 

Cuando Gabriele Rossetti se casó con Frances, él tenía cuarenta y tres años y ella dieciocho menos que él. Frances era mitad inglesa y mitad italiana, pues era hija de otro emigrante italiano llamado Caetano Polidori que había, a su vez, contraído matrimonio con una mujer inglesa llamada Anna. 

Frances Polidori, la madre de nuestra poeta, había crecido en Inglaterra, bautizada como protestante y educada para ser institutriz, es decir, modelo de mujer victoriana trabajadora, eficiente y modesta. Su hijo, Gabriel Rossetti, hermano de nuestra poeta, señaló que su madre poseía todos los atributos para haber sido una gran escritora, aunque pasó toda su vida dedicada a la familia de una manera muy abnegada.

La familia poseía una gran tradición literaria. Caetano Polidori había sido secretario de un actor dramático italiano llamado Alfieri y él mismo también escribía. El hermano favorito de Frances, la madre de Christina,  había sido el médico de Lord Byron y, con Mary Shelley, lo había convencido para escribir una novela gótica que se denominó ¡como no! The Vampyre.

Gabriele Rossetti fue famoso en Italia por sus versos patrióticos, algunos de los cuales llegaron a cantarse durante la Primera Guerra Mundial. Además, publicó libros y artículos sobre Dante y Petrarca, textos bastante perseguidos por anticlericales. 

Los Rossetti vivieron en Londres, en el número 38 de Charlotte Street, ahora, Hallam Street, cerca de Portland Place. Gabriele, su padre, trabajó como catedrático de lengua italiana en el King´s College de Londres. En los primeros cuatro años de matrimonio tuvieron cuatro hijos: Maria Francesca, nacida en 1827; Gabriel Charles Dante, que nació en 1828; William Michael, en 1829 y Christina Georgina en 1830.

Los cuatro niños fueron bautizados en la Iglesia protestante. La madrina de Christina fue la nieta del gran Napoleón, la princesa Christina Bonaparte, que vivía en Inglaterra por aquel entonces, casada con un inglés. La familia Bonaparte, incluido Louis, Napoleón III, visitaron de vez en cuando el hogar de los Rossetti. De todas formas, los Rossetti nunca vivieron en la abundancia económica.

Las tertulias en la casa de los Rossetti se dedicaban a la discusión sobre religión, pues Gabriele, el padre, era anticatólico y leía las Escrituras con bastante amplitud de miras. Frances, su esposa, era más devota y la perspectiva poco ortodoxa de su marido le causaba malestar. Frances era de tradición protestante evangélica como su madre inglesa. La familia de Frances se había sentido atraída por el movimiento de Oxford basado en las enseñanzas de John Keble y de Thomas Pusey. 

Este movimiento señalaba a la Iglesia anglicana como la verdadera rama de la Iglesia católica, pese a algunas observaciones que se hacían sobre, por ejemplo, la Virgen María. Estas discusiones sobre la religión católica y la protestante parece que causaron impresiones muy serias en Christina que era aún pequeña para entenderlas.

Los cuatro niños hablaban inglés con su madre e italiano en presencia de su abuelo y su padre. Los Rossetti, con pocos contactos sociales, dependían de los hijos para entretenerse. María podía leer italiano e inglés a los cinco años. Era la más precoz de todos. Christina era más guapa que su hermana mayor, María, que se parecía a su abuela, la madre de Gabriele, italiana y un tanto oscura de carácter. Christina la llamaba Moon o Moony, debido a su rostro redondo y contemplativo. 

Gabriel, el hermano mayor, que escogió el nombre de Dante, llegó a ser el miembro dominante de la familia, siempre orgullosos de su talento artístico. Fue formado para ser pintor y, desde los cinco años, hace rabiar con sus bromas a su hermana Christina hasta que ésta llamaba en su defensa al otro hermano, William.

Desde pequeña Christina asombra a todos por su sensibilidad hacia las palabras. Se fascina con ellas y fascina a los demás al usarlas. Su hermano la pinta como una Virgen María para ver si así puede conseguir expresar esa fascinación.

William, un año mayor que Christina, es el que se encuentra más cerca de ella. Es serio y muy dispuesto, afectivo y dependiente, hereda de su madre su capacidad de trabajo y sacrificio y llega a convertirse en el verdadero cabeza de familia. 

Juventud.

Hasta que Christina tuvo nueve años, toda la familia veraneaba en casa de los abuelos en Buckinghamshire. Ella pasaba mucho tiempo andando por los jardines y, sobre todo, inspeccionando a las pequeñas criaturas que veía. Su abuela, Anna Polidori, era inválida y, su abuelo, Caetano Polidori, un excéntrico que vivía parte de su tiempo en Londres, traduciendo a Milton al italiano o hablando de la caída de la Bastilla.

En 1839, la familia Rossetti se va a vivir al número 50 de la calle Charlotte., un lugar mejor con cinco pisos y dos habitaciones en cada piso. No tenía jardín. En esta casa es en donde se produce la transformación de Christina de una niña apasionada a un adulto tímido, restrictivo y muy escrupuloso. Este cambio tuvo lugar entre los años 1842 y 1847, algo que está poco documentado y, por eso, resulta difícil hablar de él. Sólo su hermano William parece mencionarlo cuando dice que de Christina se espera una joven vivaz, cariñosa, extrovertida y brillante. Christina debió haber sido una adolescente muy bonita, a juzgar por los retratos, puede que un tanto idealizados, que le hizo su hermano Dante.

En el año 1842 su padre enferma de bronquitis. Debido a ello se le aconseja que se aparte del área industrial londinense y se vaya a algún sitio más puro. Decide irse con su mujer a París. Esto no sirve y, poco a poco, va perdiendo la vista, algo que le impide seguir leyendo y enseñando en la Universidad de Londres. Esto hace que la situación financiera de la familia se deteriore y, al cabo de dos años, en 1844, Frances, la madre de nuestra poeta, tiene que ofrecerse como profesora y pedir dinero a su familia. María se ve también obligada a trabajar como institutriz en la casa del Reverendo Lord y Lady Charles Thynne. Allí trabajará hasta el año 1848. Su hermano William deja la escuela en 1845 y entra a trabajar en Excise Office (hoy, The Inland Revenue). Dante Gabriel estudia pintura en Sass´s Academy en Bloomsbury y luego en la Antique School de la Royal Academy. Christina no puede contribuir a la economía familiar por su juventud pero se hace muy sensible a los problemas financieros que sufre la familia.

Desde los trece a los dieciocho, permanece sola en casa, sin su hermana María. Sus preocupaciones la van dominando: la crisis familiar, pensar que tendrá que trabajar como lo hace su hermana, la salud de su padre, la crisis religiosa adolescente... le hacen perder salud y caer en una crisis que los biógrafos no explican de manera clara. En algunos casos, los críticos literarios hablan de religiosidad maniática que la lleva al borde de la locura. Parece que se enamora de Cristo aunque el Reverendo William Dodsworth, figura eminente del movimiento anglicano y párroco de la familia, se convierte a la Iglesia Católica, lo que parece producir una gran desazón espiritual en nuestra poeta. Ella siente, con bastante desesperación, el examen minucioso que se hace, en el seno de su familia, sobre los motivos, la conducta y la actitud del reverendo. El resultado es la necesidad de sacrificio, de humildad, de supresión de la vanidad como algo esencial y básico en una buena educación anglicana. Todo ello se refleja muy bien en las novelas de Charlotte Yonge que lee Christina. 

Estudios.

Los Rossetti inventaban historias fantásticas que plasmaban en un periódico familiar que llamaron Hodge Podge. También jugaban a hacer versos, algo que llamaban boutsrimes. En el juego, el que le tocaba tenía que contestar con un soneto usando una determinada rima. Christina y Gabriel ganaban los juegos de versos y ese entrenamiento les supuso alcanzar unas técnicas poco usadas poéticamente en su momento histórico. The Hodge Podge y su sucesor, The Illustrated Magazine, fueron logros llenos de historias, poemas e ilustraciones que van formando a nuestra autora.

La educación victoriana quizás haya influido en el cambio de personalidad que se produce en Christina. La preocupación espiritual y emocional que trajo su madre desde la tradición evangélica inglesa no pareció sentarle demasiado bien. Más aún, la educación e instrucción realizada sólo con su madre lograron que nunca se expusieran al pensamiento de otras personas. De todas maneras, Christina escribió acerca del proceso de educación en su época como un contraste entre la rebelión, la pasión y la espontaneidad italiana en contra de la sumisión femenina victoriana.

Christina aprendió a controlarse porque se lo pedía su madre. Su amor hacia ella fue intenso: a los once años le escribía poemas a su madre que acompañaba con flores. 

Matrimonio.

Christina conoce, en una visita que les hace a su casa en Londres, a William Bell Scott, un amigo de su hermano Dante Gabriel que es pintor y poeta en Newcastle upon Tyne. La relación no parece pasar de una admiración poética. Comparte, también, la amistad con otros amigos de su hermano Dante Gabriel que formarán el grupo conocido como los Pre-Rafaelitas, pintores y poetas que salen de la Royal Academy para agruparse en una Hermandad.

En el año 1848 James Collinson, pintor y miembro de la Hermandad Pre-Rafaelita, le dice a Dante Gabriel que está enamorado de su hermana Christina. Aunque parece apreciarlo, Christina lo rechaza por ser católico, a pesar de que ella misma es, en parte, de tradición católica italiana. Collinson se reconvierte y se hace anglicano. En el otoño de 1848 se declara y esta vez es aceptado por nuestra poeta. Es un gran momento para la Hermandad. Christina lee a Walt Whitman, se deja pintar por su prometido y envía su poesía a una buena revista llamada Athenaeum. En 1849 se promete a James Collinson pero el compromiso se romperá algún tiempo después. En marzo de 1850 Collinson, debido a su catolicismo dejará la Hermandad y al año siguiente entrará en la Compañía de Jesús, aunque nunca llegará a ordenarse.

En el verano de 1861 junto a su madre y hermano William se van a París y a Normandía. Es el momento en el que la amistad con Charles Cayley se va a convertir en algo más profundo. Charles era hermano de un prestigioso catedrático de matemáticas de la Universidad de Cambridge, Arthur Cayley, y él mismo un estudioso que había publicado libros sobre la versión métrica de los Salmos.

En el año 1864 sus relaciones con Cayley llegan a su punto más álgido. Parece que Charles la propone en matrimonio pero no se sabe de su contestación hasta unas cartas del año 1866. Christina acabará rechazando a su prometido por ser agnóstico ya que considera que la unión debe ser física pero también espiritual. Siguió una relación de amistad pero, al morir Charles, se sabe que mandó quemar todas sus cartas. Su hermano William pensó que su hermana algunas veces se había llegado a arrepentir del paso dado y, quizás eso puede verse en el último soneto de Monna Innominata.

Hijos.

Christina Rosetti nunca llega a contraer matrimonio, ni tiene hijos, aunque sí luchará por una niñez mejor y para que los hijos de madre soltera tengan la dignidad de seres humanos como los demás
.
Enfermedad.

Parece que las ansiedades financieras, su excesiva sensibilidad y conciencia, así como su estricta idea de la religión la empujaron hacia la enfermedad. Todo ello trajo como consecuencia que su carácter afectuoso se sellase y que su aliento e impulsos se cerrasen para concentrarse en la actividad de escribir. 

La pubertad parece afectarla mucho. Llega la anemia y la angina de pecho con palpitaciones continuas producto de una gran ansiedad. Además, padece bronquitis, algo que en ese momento puede producir tuberculosis. La muerte de una alumna de su madre, Lady Isabella Howard, también parece afectarla mucho a los dieciocho años. 

Asimismo, la histeria parece rondarla, sobre todo, cuando su enfermedad semeja ser psicosomática, pues todo la sofoca y le produce ataques de pánico. Esto habría que entenderlo dentro de su momento histórico y en clara relación entre la represión social y la enfermedad nerviosa, sobre todo en las mujeres. Es la misma enfermedad que padecen, entre otras, Elizabeth Barrett, Emily Brontë, que se ponía enferma cada vez que salía de Haworth y, por ejemplo, Florence Nightingale al describir lo enferma que se ponía cuando pensaba que sus padres no la habían dejado seguir la carrera de enfermera. De todas formas, Christina tenía un tío que era retrasado mental y una tía neurasténica. Además, otro tío suyo, John Polidori, se había suicidado en 1821, después de perder en el juego. Esto todo pudo contribuir a acrecentar su gran poder de sugestión. En 1849 muere de tuberculosis y sin querer curarse al rehusar tratamiento, Emily Brontë, uno de sus ejemplos a seguir.

A partir de 1864 y, ya desde el principio del año, se vuelve a sentir enferma, sobre todo de gripe y de frío, pues parece que el dinero no llega para tener en su casa  la calefacción encendida todo el día. La niebla la perjudica seriamente y llega a sentirse mal y a odiar los inviernos. Comienza a escupir sangre, algo que parece deberse a una bronquitis aguda pero ya se puede hablar de un claro síntoma de tuberculosis. La familia la envía a Hastings para que se recupere en casa de su prima Henrietta Polidori.

Durante los años 1870 y 1871 los síntomas de su enfermedad se hacen alarmantes y en abril del 1871 se le diagnostica tuberculosis y ya sólo puede permanecer acostada en el sofá durante el día. No come y la tuberculosis parece llegar a lo más profundo de su ser. Christina es consciente de su enfermedad y sólo se deja ver por sus familiares y amigos íntimos. En 1872 parece tener un ataque al corazón pero logra superarlo. 

Su hermano Dante Gabriel enferma en 1872 y, su hermano William, lo visita para comprobar que está medio loco, sufriendo todo tipo de alucinaciones. De todas formas, Gabriel va mejorando pero se encuentra en un estado muy depresivo y con una pierna paralizada. Por otro lado, la enfermedad hace aún más seria a Christina que comienza a leer libros devocionales, biografías e historias.

En el año 1887 Christina vuelve a enfermar y en 1891 parece que le invade el cáncer y debe ser operada. En 1893 el cáncer de pecho parece reproducirse pero la operación ya no es posible. A lo largo de 1894 la enfermedad la va consumiendo y en agosto de ese año le resulta imposible asistir a la iglesia.

Fallecimiento.

La autora fallece a las 7.25h de la mañana del día 29 de diciembre de 1894. Tenía sesenta y cuatro años. Su hermana María muere en el año 1876. Su hermano Dante Gabriel fallece rodeado de amigos y familiares en el año 1880. En 1883, su antiguo pretendiente, Charles Cayley, muere de un ataque cardíaco. Su madre fallece en el año 1886.

Vocación literaria.

Entre las dos poetas, Christina Rossetti y Elizabeth Barrett Browning, hay una coincidencia que parece favorecer la vocación literaria. En el poema largo y novelado de Barrett, Aurora Leigh (1857), se refleja la vida de la mujer en Inglaterra durante el siglo XIX dentro de una jaula; lo mismo hace Christina en su poema "A Royal Princess". Esta idea del pájaro en la jaula aparecerá en algunos cuadros de pintores ingleses del siglo XIX, como es el caso de Walter Deverell, pintor Pre-Rafaelita y su obra The Pet (1862).

En toda la poesía de Christina vemos bastantes imágenes de habitaciones cerradas, jardines tapiados y la idea del yo dentro de un ego en una búsqueda redundante de la perfección. Esta idea de falta de aire para respirar surge también en otras escritoras del siglo: en la obra de Emily Brontë, en el simbolismo de Jane Eyre de su hermana Charlotte o en The Mill on the Floss de George Eliot. De todas formas, Christina Rossetti va a preferir a Elizabeth Gaskell y su forma de aceptar la rebelión de la mujer que debe convertirse en una buena esposa e hija. 
La salud de Christina mejora cuando su hermana María vuelve a casa en el año 1846. Christina se abre a sus amigas y sus hermanos comienzan a formar un círculo de lectura de poemas. Comparten sus creaciones y las últimas novedades literarias como Wuthering Heights, Agnes Grey y Jane Eyre, publicadas en el año 1847.

Christina Rossetti fue siempre más una observadora que una participante. Le gustaba el mar, pasear y merendar en la playa y . En el año 1864 el Reverendo Charles Dodgson, más conocido como Lewis Carroll, el autor de Alice's Adventures in Wonderland (1865), toma unas fotos de la familia Rossetti durante sus visitas a Euston Square y Cheyne Walk. Dodgson se ofreció, además, a enseñar Oxford a Christina y a su madre.

En el mes de mayo del año 1865, Christina y su madre viajan con su hermano William a Italia. Pasan por París y Lucerna. En junio llegan a Italia, algo que relatará en Time Flies. Christina se siente en casa al recorrer Milán, Pavía, Verona, y Bergamo. En julio regresan a Inglaterra y escribe "Italia, Io Ti Saluto" que se incluyó en su colección Poems.

En la segunda mitad del año 1865, Christina escribe de manera melancólica refiriéndose a su compromiso con Charles Cayley, lo que se refleja en el poema "An Immurata Sister". 
Christina Rossetti va a acomodar su poesía a la subjetividad de la voz femenina creando una especie de autopsicología en la que se deseará conocer el alma propia y el poder prolongarla en el alma universal, en un paso de lo individual a lo comunal. Es la poeta que busca la voz femenina para crear como artista.

Primeros escritos.

Los libros que lee Christina de pequeña son la poesía que va entremezclada en los cuentos de hadas, en los escritos góticos, en los románticos, en los textos bíblicos y en algunas lecturas en italiano. Su poesía temprana plasma los personajes que le gustan de las novelas góticas que lee: Isadora, Zara, Eva, Immalee. Son poemas llenos de morbosidad adolescente ya que sus sentimientos carecen de la experiencia necesaria. Comienza a usar la rosa como su símbolo y se siente diferente como poeta debido a su aislamiento del mundo y cultura exterior que ella medita desde su perspectiva de mujer. De todas formas, sus poemas primeros reflejan una sensualidad natural influenciada por Keats y Tennyson. 

Emplea otro símbolo, el del agua, como metáfora para sus sentimientos oceánicos, algo que representará su emoción sexual y el sentimiento de libertad personal que la embarga, así como su imaginación poética.

Primeras obras.

En 1844 escribe "The Water Spirit´s Song", donde surge el símbolo significativo del agua y la influencia de Felicia Hemans y Laetitia Landon, sobre todo en lo que se refiere a sus referencias a la melancolía y a la búsqueda de la muerte. Escribe poemas a Safo, cuyo destino le fascina. Ella se va a referir tanto a Elizabeth Barrett como a Caroline Norton como las "Byron" femeninas de su época. Se sabe que sus dos hermanos, William y Gabriel eran admiradores de la obra de Barrett, algo que compartieron con su hermana. Leían sus poemas juntos y discutían el ritmo de los mismos. 

Christina se preocupó por la innovación poética, por el uso de las medias rimas y la rima final. Poemas escritos en 1845 hacen pares entre vocablos como pure y store; heaven con even; blossom con bosom; daisies con raises. También experimentó con la balada que usaba Elizabeth Barrett Browning en algunos temas.

De todas formas, sus poemas de juventud no parece que estén escritos en serio y su naturaleza se muestra llena de ingenio que plasma en versos epigramáticos cortos. "On Albina" puede ser un ejemplo escrito a los trece años. 

Obras de éxito.

Uno de sus mejores poemas, "The Dead City", tiene su herencia en lo gótico y en los cuentos de las noches árabes que leyó de pequeña. Muchas de las imágenes de Arabian Nights provienen del cuento de Zobeide lleno de sensualidad. 

En 1848 envía a la revista Athenaeum dos poemas y el año siguiente escribe "Song", un poema lírico. En 1849 también escribe Maude, una historia larga pues no se le puede llamar propiamente una novela. Se trata de una historia para jóvenes con cuatro personajes femeninos que su familia reconoce como un texto autobiográfico pues Maude se parece en verdad a su autora. La primera parte de Maude parece que está escrita cuando su autora tenía diecisiete o dieciocho años y la segunda parte unos tres años después. En esta segunda parte hay una gran oscuridad y tristeza. Contiene un poema que parece compuesto después de romper su compromiso con Collinson. El diálogo es convincente, las descripciones están bien hechas pero los personajes carecen de profundidad. En ese momento está leyendo a William Thackeray, su Book of Snobs (1848) y la obra de Edward Lear.