- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 

22.  Ritual, símbolo y mito en la obra de James Joyce (1882-1941) Estudio de A Portrait of the Artist as a Young Man. 1/4


Jose L. Caramés Lage
Universidad de Oviedo
ISBN-84-9714-031-1

 

Ficha índice.

Contenido teórico.

Práctica resuelta.

Resumen práctica.

Glosario.

Bibliografía.

Cuestiones prácticas.

-----------------------------------------

Ficha índice.

Todos los temas de esta asignatura seguirán un esquema semejante:

Estudio biográfico del autor/a: itinerario vital e itinerario creativo.

Estudio del contexto histórico, cultural y literario.

Estudio de la simbología utilizada por el autor/a.

Estudio de su mundo de las ideas, concepción del mundo, mitología, etc.

Se hará hincapie especial en la obra representativa del autor/a, que hemos puesto como modelo de estudio.

Pequeña bibliografía y algunas preguntas a responder por el estudiante.

Contenido teórico.

Biografía.

Nació el 2 de febrero de 1882, día de la Calendaria, patrona de los poetas en Irlanda, en un barrio, Rathgar, a las afueras de Dublín. Fue el mayor de 15 hijos. Profundamente observador su infancia se ve marcada por la ruina de su padre y por los innumerables cambios de domicilio que ello trae consigo. De todas formas, los 10 primeros años de su niñez pueden ser catalogados como felices dentro de una familia acomodada, de clase media alta, arraigada en la tradición católica y con una holrura económica suficiente.

Su padres fue el jefe de una oficina de recaudación de impuestos; algo violento, bebedor que maltrataba a su familia. En el año 1893 comienza el proceso de los traslado de vivienda desde el barrio noble del sur de Dublín a las calles más escabrosas del norte de la ciudad.

Su padre tenía una buena voz de tenor, gozaba de bastante popularidad por ello: su facilidad para la pantomima: una gran sensibilidad para el idioma, de su valor, del de las palabras y de un gran sentido del humor. Su padre fallece en el año 1931 dejando por herencia su afición a la música, el lenguaje y el humor que, ya habían sido heredados por su hijo.

Su madres era hija de un corredor de vinos y de ella va a heredar su respeto por la Iglesia. Fallece en el año 1903. Aparece en la vida de nuestro autor como una persona generosa, sufrida y bastante protectora.

Joyce fue el mayor de 15 hijos de lo cuales sobreviven 10, en una situación social de gran mortandad infantil. Niño tímido, de ingenio rápido, le gustaba escribir más que cantar o recitar. Bastante supersticioso: sus libros salen a la luz el día de su cumpleaños, 2 de febrero. No le gustaban los perros, los gatos ni las tormentas. Fumaba en pipa y tenía bastante problemas con la vista.

Persona independiente y solitaria; rehusó siempre los honores, andaba con bastón como su personaje, Stephen Dedalus. Se educó en los jesuitas que le inspiraron el amor al rito y una sorprendente disciplina mental. Ingresó en la Clongowes Wood School de Kildare en septiembre de 1888, para trasladarse al Belderdere College, también de jesuitas, en el año 1893.

Uno de su profesores, el padre jesuita, P. Conmee, lo fue en Clongowes para después enseñar en Belverdere Coolege, en donde le dió una beca de estudios siendo él rector. Se graduó en el Belverdere College y en el año 1898 entró en la University College en donde se graduó en el año 1902 en Lenguas Modernas. En la University College de Dublín estuvo de rector el Cardenal Newman al que, nuestro autor, consideró el mejor prosista inglés. Entre los profesores que le dieron clase estaba, nada menos, el poeta, también jesuita, Gerald Manley Hopkins.

Joyce conocía varias lenguas extranjeras interesándose en la gramática comparada. Al salir de la universidad irlandesa se traslada a parís en donde estudia Literatura y Medicina. En 1903 regresa a Irlanda en donde llega a tomar lecciones de canto, actuando en varios recitales. Vivió en Tiestre, en donde enseñó inglés en la escuela Berlitz.

En junio de 1903 conoce a Nora Joseph Barnacle, una camarera esbelta y guapa pero, medio analfabeta, a la que le gustaban los zapatos aunque, para la familia de Joyce aparecía como vulgar.  De todas formas en octubre de 1904 contrae matrimonio con Nora. Abandona Irlanda para instalarse en la actual Croacia, más atrde en Zurich y finalmente en Triestre, en donde nace su primer hijo, Giorgio  (1905) y en 1907, su hija, Lucía que, años más tarde, se enamorará de Samuel Beckett.

Durante la primera guerra Mundial sobreviven en Zurich y Locarno, en Suiza. Durante su estancia en este país se enamora de una joven llamada Marthe Fleischmann. Su nombre comienza a ser conocido. En 1920 se trasladan a París en donde vive ya el reconocimiento literario y en donde visita buenos restaurantes, bodegas y viviendas en las que habita contàndole a todo el mundo lo mal que vive y las penurias que pasa. 

James Joyce padeció desde siempre de la vista. En 1922 esto se agrava al padecer un glaucoma. Se opera hasta siete veces y al final hay que extraerle el cristalino. En sus fotografías aparecerá siempre con un parche que le tapa el ojo izquierdo. Padeció fiebres reumáticas, males intestinales, que se acrecientan cuando los nazis entren en Francia y los Joyce deben abandonarla con grandes dificultades para entrar en Suiza.

Pasea con su nieto Stephen hasta la noche del día 9 de enero de 1941 en el que, después de sufrir espasmos de estómago, deben operarlo de perforación de duodeno. No se recupera y el 14 de enero de 1941, después de hablar con su mujer y su hijo, fallece a los 58 años de edad.

Su padre, a pesar de todas las penurias económicas que sufrieron, le daba dinero para comprar libros extranjeros. Desde pequeño escribe todo tipo de asuntos, desde panfletos hasta poesía. Su hermano Stanislaus, amante de la lectura, le impulsa a seguir leyendo. lee a Aristóteles, Dante, Santo Tomás de Aquino, los poetas isabelinos, Ben Jonson, Vico, Giordano Bruno, etc. Todos le inspiran hasta formarle el concepto del mundo de las ideas que desarrolla en sus obras.