- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 

24. El método mítico en la poesía de T. S. Eliot. 2/5

Práctica: Estudio de The Waste Land 

Jose L. Caramés Lage
Universidad de Oviedo
ISBN-84-9714-031-1

 

Escribe también The Use of Poetry  y The Use of Criticism que aparecen en 1933. Aquí se recopilan muchas de las clases y conferencias que dio en Harvard.  También escribe unos volúmenes sobre Sociología, quizás aquí haya que ver la influencia de su madre y hermana. Thoughts After Lambeth (1931), The Idea od a Christian Society  (1939) y Notes Towards the Definition of Culture   (1948). Además, tenemos que mencionar a su Dante, de 1929.

El máximo reconocimiento le llega con el Premio Nobel de Literatura y con la Orden del Mérito que le otorgó el rey Jorge VI en el año 1948. Un año antes de su muerte, su país le concede también la medalla presidencial de la libertad.

En 1959 viaja con su esposa a Nassau en las Bahamas por causa de su enfermedad, un enfisema. En 1964 cae profundamente enfermo pero, parece un milagro, se recupera hasta la Navidad del año 1965 en la que cae otra vez enfermo y fallece el 4 de enero de 1965.

Contexto.

A finales del siglo XIX se extiende la idea de progreso que correrá paralela a la teoría de la evolución de Darwin. La teoría del progreso se basará en la idea de que  la persona, como individuo libre, es capaz de buscar la democracia y el liberalismo, al mismo tiempo que se convierte en una persona pragmática y utilitaria dentro de un sentido honrado religioso que emplear, dentro del protestantismo, el esfuerzo individual para ganar el premio eterno.

Pero, dentro de este contexto, T. S. Eliot parece encontrarse incómodo, por lo que busca en los tiempos pasados, su solución. Parece encontrarla en la Edad Media, es decir, cuando la religión, la sociedad y el arte expresaban un conjunto ordenado de valores que eran comunes a toda la sociedad de entonces. Eliot buscará en este período histórico la síntesis cultural en la que se concentra toda la realidad europea y que sería capaz de simbolizar todos los ideales humanos.

Para T. S. Eliot y, nos lo dice muy bien N. Frye (1963: 8) , todo lo que acontece después de la Edad Media se encuentra dentro del declive de la Cristiandad producida por la división del mundo occidental en naciones diferentes ; por la partición de la Iglesia en herejías y sectas, y por la separación del conocimiento en especializaciones, es decir, llega la decadencia de las creencias y de la cultura occidental. Eliot se opone así a cualquier teoría que signifique progreso puesto que la desintegración de Europa proviene ya de los tiempos de Dante y de la época de la reina Ana de Inglaterra. Así visto, el siglo XIX es un paso más dentro de este deterioro y degradación progresiva.

En el momento en el que T. S. Eliot está escribiendo The Waste Land  aparece un autor alemán tan influyente como Spengler y su El Declive de Occidente.  En este libro aparece la idea de la Historia como una serie de culturas que se comportan como organismos, lo que hace que al envejecer, estos organismos pierdan sus energías y lleguen a la senitud.

Eliot se inclina por una sociedad aparentemente sin clases sociales aunque la aristocracia debe poseer una función esencial debido a su coherencia interna. Pero, además, mira hacia la aldea entendida como pequeña comunidad regional que posee homogeneidad cultural. Aquí, en esta homogeneidad, se encontrará el resurgir de lo nuevo. De esta idea surgió su interés por el nacionalismo cultural escocés y galés, algo que, según Eliot, hacia guardar sus caracteres raciales. todo ésto podemos verlo en los ensayos que escribió sobre Virgilio y Kipling, autores que se han considerado bastante imperialistas.

El cambio de siglo fue un momento álgido en la historia de la cultura por todos los hallazgos, sobre todo científicos, que van desde la fotografía hasta la Teoría Cuántica de Max Planck (1900), el psicoanálisis de Sigmund Freud con si La interpretación de los sueños  (1900), la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein (1905). A esto hay que añadir las influencias de la literatura francesa, en uno de sus momentos más importantes de su historia, con Flaubert y Mallarmé y todo el movimiento simbolista.

En Gran Bretaña se adapta la aproximación simbolista al texto literario para surgir el imaginismo., movimiento iniciado por autores como Ezra Pound y Amy Lowell y que tiene bastante repercusión internacional.

Se debe destacar aquí el Renacimiento literario irlandés y, en cuanto que atañe a Eliot, al poeta de esta nacionalidad, William Butler Yeats. Se puede hablar de los poetas de la Primera guerra mundial y de su poesía del pesimismo con autores como Wilfred Owen, Robert Graves (que vivió mucha parte de su vida en Mallorca) y S. Sassoon.

Lo que marcó un hecho fundamental en la experimentación poética y, pienso yo, literaria fue la aparición del poema The Waste Land  en el año 1922. Supuso un cambio profundo en toda la concepción poética del momento, debido a la gran cantidad de elementos que introdujo y que asentaron la experimentación y aún, la interdisciplinaridad, contacto de culturas y textos y, el comienzo de lo que hoy llamaríamos hipertexto en la crítica literaria de la época de Internet.

Eliot recibió influencias de su contexto y de sus conocimientos y contactos en sus viajes y en su actividad de aprendizaje. Desde sus comienzos como posible poeta lee a Lord Byron y a Dante Gabriel Rossetti del Grupo Pre-Rafaelita.  Los imita en algunos poemas que escribe y que le van a servir de base para toda su actividad de entrenamiento poético. Se inspiró en los simbolistas y, sobre todo, en Jules Laforgue.

Estudió a los poetas franceses del siglo XIX y, de forma especial, a los dramaturgos isabelinos que emplea en obras como The Love Song of J. Alfred Prufrock  y en Portrait of a Lady.

La Biblia, la poesía metafísica, sus conocimientos de Filosofía, Historia, Antropología, etc. van a influir contextualmente en su obra. Además, hay que contar siempre con sus conocimientos del mundo oriental y de sus contrastes con el occidental.