- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 

Tema 25.  J. R. R. Tolkien y su mitología.

Práctica: Estudio de The Lord of the Rings. 2/

Jose L. Caramés Lage
Universidad de Oviedo
ISBN-84-9714-031-1

 

Los hobbits son una creación de Tolkien. Son el punto de partida de todo Middle-earth. Es la palabra menos filológica por ser la más espontánea en la obra de Tolkien. Es una palabra que puede semejarse a otras dentro de la lengua inglesa: hobbit---rabbit; hobbit---fox, wolf, bear, hare, frog, etc. La más parecida parece rabbit pero es una palabra del siglo XIII en el norte de Europa, no es una palabra anglosajona, antes quizás no había conejos en Gran Bretaña y son importados en esa época. Las actitudes de los hobbits se parecen a las que existen a comienzos del siglo XX en Gran Bretaña. Son nuevos en el país pero parecen ser de siempre ingleses.

Muchos de sus vocablos, que emplea siempre de una manera muy consciente, son de significación dual. Por un lado tienen una naturaleza bella, beneficiosa, curativa y capaz de darnos suerte; por el otro lado, aparecen como palabras de contenido maligno y peligrosos. Su léxico es de clara inspiración nórdica que le conducirá a una imaginación mitológica también nórdica.

Como hemos señalado, el estudio del estilo de Tolkien en toda su obra, debe ser de inspiración filológica. Vamos a poner otro ejemplo.

Cuando los hobbits, que en el habla de The Lord of the Rings están representados por el inglés moderno, encuentran a Rohirrim, reconocen algunas palabras y sienten que el idioma de Rohan está relacionado con el suyo. Lo que Tolkien desea es que los jinetes de Rohan hablen algo parecido a un anglosajón (Viejo Inglés, si se quiere), asunto que se puede demostrar cuando se analizan algunos nombres de gentes, lugares o cosas que aparecen en el texto.

Vamos a poner algún ejemplo. El nombre de un personaje nos habla de su carácter, personalidad, profesión, etc. Así, numerosos nombres entre los Rohirrim comienzan con Éo. En Viejo Inglés (OE) eoh significa caballo y éo- aparece como una forma combinada en éored que significa caballería. Éo- en los nombres de los Rohan alude a su cariño y dependencia de los caballos. El primer nombre que surge en la documentación empleada por Tolkien es Éothéo (III, 344ff.) En Viejo Inglés (OE) peod significa nación, gente. Los Hombres Caballo es el substantivo que les va mejor a los hombres de Rohan.

Tolkien tenía un control virtuoso del lenguaje. cambiaba el tipo de ingles que empleaba para acomodarlo a cada uno de sus caracteres. creaba idiomas consistentes para un número importante de pueblos y se comprometía con el juego de palabras.

Tolkien sugería la naturaleza de algunos de sus pueblos o razas por el sonido de sus idiomas. Por eso, se puede señalar que maneja más de 15 idiomas diferentes, excluyendo el inglés. El decir musical del idioma de los Elvish nos habla de sus gentes y de su amor por la música y la belleza. El lenguaje gutural de las Dwarvish nos indica el aislamiento del idioma de otros como el de los elves o men.

Tolkien empleó el inglés como lengua común hablada por los hobbits y mucha de los pueblos libres de Middle-earth. La relación del inglés con otros idiomas indica los diferentes tipos de  relación entre los distintos pueblos. El inglés que utiliza Tolkien es el basado en el anglosajón, casi informal y poco sofisticado, un tanto provinciano. En Gondor aparecen palabras del latín y, aún, del francés, apareciendo un idioma algo más noble que los otros.

Los léxicos empleados eran también muy importantes. El Quendi y el Sindar, dos ramas de los Elves con un principio común, poseen también muchas palabras semejantes y una parte del vocabulario muy relacionado entre sí. Muchos de los nombres y títulos de personas, lugares y cosas que no están en inglés antiguo, medio o moderno, se encuentran en Quenya Elvish o en Sindarín que significa Grey-elven.  Este último era el lenguaje de los Elves que vivían en el oeste de Anduin.

Un dispositivo estilístico importante en Tolkien es haber dado un número extenso de nombres y títulos, en los diferentes idiomas de Middle-earth, a casi todos sus personajes y lugares que aparecen en la obra. Aragorn, tiene, por lo menos, 12 diferentes nombres. este sistema de nombres múltiples es comparable a un dispositivo de la poesía teutona denominado, kennings, que forma un patrono complejo para proveer al poeta de nombres alternativos que, pueden ser, descriptivos: whale road  o swan road  o mitológicos, como el de los seres de oro como los Worm´s bed  y Fródi´s meal. Casi todas estas alusiones se encuentran en los Prose Eddas Islándicos y en el Elder Edda.

Con los idiomas, Tolkien introdujo alfabetos en los que escribirlos. Sus alfabetos pueden considerarse como una buena intención filológica por dar una consistencia lingüística y estética a cada idioma. En todos ellos, las formas de sus letras indican su relación con sus sonidos. Así, las runas teutónicas fueron descubiertas y traídas a los hombres a través del dios Odín. Las runas significan secretos y las formas distintivas de cada una en una forma de encantamiento. De aquí que, algunas runas representan nombres de dioses y pueden usarse para llamarlos. De aquí que, si queremos invocar al dios Tyr, el dios teutónico del cielo, para que, por ejemplo, nos ayude en una batalla, hay que grabar la inicial Y en las armas que se van a emplear en el combate. Tolkien utiliza a las viejas runas en The Hobbit  debido a su poder antiguo y misteriosos.