- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 

Tema 25.  J. R. R. Tolkien y su mitología.

Práctica: Estudio de The Lord of the Rings. 3/

Jose L. Caramés Lage
Universidad de Oviedo
ISBN-84-9714-031-1

 

Simbología y Mundo de las Ideas.

Creemos que en la obra de Tolkien el mundo simbólico se encuentra totalmente imbricado con el mundo de las ideas que, en su mayor parte, es de contenido y formulación mítica.

Los rasgos referidos a un mundo narrativo fantástico general se plasman en toda la obra de Tolkien que se puede considerar de gran imaginación fantástica y, si se quiere, perteneciente a la Literatura fantástica.

Hay una serie de constantes que se repiten a lo largo de todos sus textos:

I. Nos lleva a un mundo pasado o a un futuro lejano.

2. Este mundo estará situado en el tiempo de los imperios orientales, la Edad media o en una ciudad futura, en la cual se dan las formas sociales y vivenciales del mundo pasado.

3. De entre estas formas sobresaldrán la jerarquización de la sociedad pasado a futura; un contexto mágico, mítico o sobrenatural; valores como los de la caballería medieval, siempre heroica; diversidad de razas, pueblos y cierta confusión geográfica, por lo que se hace necesario el uso de mapas. Además, cierta violencia constante producida en la lucha de los deseos y espadas enfrentadas.

4. La última característica, aunque no la menos importante, es la aparición de monstruos que luchan entre sí o con los habitantes de estos pueblos imaginarios que siempre aparecen en este tipo de Literatura.

Estas características se cumplen de manera clara en la obra de Tolkien y a ello nos vamos a referir ahora.

El primer elemento que deseamos analizar es su mundo mítico.

En toda su obra, Tolkien explora mundos imaginarios como el de middangeard (Middle-earth) del Beowulf, el de Volsunga Saga, el del reino de Eddas  dentro de un contexto, también imaginario: The Middle-earth of the hobbits.

Para situar a este mundo imaginario debemos recurrir a su Israel Gollancz Memorial Lecture, “Beowulf: the monsters and the critics” ledída en 1936, en la cual se vislumbre el poder de la narrativa mitológica del Beowulf c como fuente inspiradora de su primera obra The Hobbit  y de su contexto imaginario The Middle-earth.

The Middle-earth es un mundo que está situado geográficamente al este de los Sundering Seas  y sujeto a las leyes naturales. Su nombre proviene de la traducción de Endore del Quenya o High-elven tongue y de Ennor o Ennorath del idioma Sindarin o Grey--elven tongue. esta tierra, además, de un lugar concreto, posee su historia, sus idiomas, sus alfabetos, su flora y fauna, literatura, etc.

Sus pobladores serán también seres imaginarios con los hobbits, dwarves, orcs, ents, etc. Este mundo está regido por unas leyes internas que enumeramos de esta forma, siguiendo a Rendel Helms en su libro Tolkien ´s World  (1975:86):

Primera Ley: El cosmos está controlado de forma providencial.

Segunda Ley: La intención estructura el resultado. Es decir, la estructura moral de Middle-earth funciona de acuerdo con un tipo de tabla de verdad en la que:

                                    + x + = +

                            - x - = +

Esto es, una buena acción con un buen intento da un buen resultado; una mala acción con un intento malvado producirá al final también un buen resultado.

Tercera Ley: Las leyes morales y mágicas poseen la fuerza de una ley física.

Cuarta Ley: La voluntad y los estados de la mente, malos y buenos, pueden tener realidad objetiva, hacerse realidad y poseer energía física.

Quinta Ley: Toda experiencia es la realización de la Verdad proverbial.

Estas cinco leyes marcan la estructura moral del mundo mítico de Tolkien que es diferente al nuestro, pues sabemos, por ejemplo, que la intención no tiene nada que ver con el resultado. Además, este mundo imaginario, no sólo trata de acontecimientos locales conectados o no, sino con categorías de sucesos, pues cuando aparece un héroe, también surge un monstruo o un malvado, lo que debería llevar al crítico a un análisis ideológico superestructural.

Estas cinco leyes generales se van a concretizar en formas y aspectos sociales diferentes, en valores extremos: heroicos y perversos dentro de diferentes contextos y pueblos.

Entre los principales pueblos que aparecen en la obra de Tolkien se encuentran los Elves, los Dwarves y los Men. Razas, todas ellas, pertenecientes a los Elder, primeros habitantes de Middle-earth. Los Elves, que en la imaginaria lengua Quendi  significa The Speakers fueron los primeros habitantes de Middle-earth. tenían alfabeto propio, el Tengwar  y hablaban la lengua más extendida entre los pueblos Elves, el Sindarin. Su cultura es la más importante de los tres pueblos mencionados y, por ello, se extienden a otras razas.

Los Dwarves son el pueblo que anhela el trabajo, deseo que les va a llevar a descubrir minas y tesoros y a enriquecerlos. Los Men, el tercer pueblo de la gran raza de los Elves, son los más nobles después de los Elves, poseen almas inmortales que les hacen poseedores de su propio destino en un grado superior a otras razas como la de los Heroes, Marniers, Master of Horses, etc.

Los valores heroicos estarán representados por Bilbo, Sam. Pippin y Frodo principalmente. Bilbo, uno de los más notables Hobbits, posee todos los buenos atributos del caballero medieval: el valor, espíritu aventurero, gran generosidad y actitudes para hacer canciones y cortejar galantemente.