- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 

30. La perspectiva mito-poética en la poesía de Ted Hughes.

Práctica: Estudio de Crow. 2/

Jose L. Caramés Lage
Universidad de Oviedo
ISBN-84-9714-031-1
 

Por otra parte, al ser humano hay que pedirle inteligencia alejada de la emoción histérica. Para eso, el poeta tendrá que buscar la estructura racional  de un lenguaje que se deberá hacer cada vez más comprehensivo culturalmente. Ted Hughes es muy crítico con la pasividad y la aceptación de las cosas como parece que son. Critica la insularidad del ciudadano británico en todo su poesía, haciéndose siempre y cada vez más, universal. Ejemplos los tenemos en cómo Hughes se deja llevar por categorías orientales europeas al traducir y verse inspirado por las obras de Miroslav Holub de la antigua Checoslovaquia; Janos Pilinszky de Hungría y Vasco Popa de la, también antigua, Yugoslavia (Ted Hughes, 1976). Las mitologías y folklore del Este de Europa se mezclan con las poderosas imágenes del budismo tibetano y del misticismo oriental como sustitutos de una deficiente respuesta cultural del Cristianismo occidental que se ha alejado de lo sagrado y ha abandonado al ser humano.

Toda la mitología que emplea Ted Hughes recorre diversas áreas culturales en las que se podría destacar, desde las canciones esquimales hasta el folklore chileno, pasando por la utilización de los muy germánicos Nibelungos o de las versiones en cuento que realiza R. K. Narayan del Ramayana  y Mahabbarata. Se puede hablar aquí de una búsqueda del primitivismo chamánico cuyos tótems2 son el Hinduismo y el Budismo. Dentro del Hinduismo podemos entender seis elementos que rodean a la poesía de Ted Hughes: la creencia en la realidad última; la unión del Yoga-Bhoga; un idealismo elevado a la altura de los dioses; el movimiento cíclico del tiempo; la filosofía dualista y, en su caso, llena de binarismos en contacto dialéctico, casi siempre, entre el Bien y el Mal y, el poder de adoración del ser humano hacia los dioses y hacia la naturaleza que lo atraen y lo rechazan constantemente con cierta violencia.

En el Budismo, el ser humano padece debido a los problemas del sufrimiento y de la muerte, por eso, el último fin de la vida, como señaló Buda, es el Nirvana o Salvación, que yace en la disolución del fuego del egoísmo, la ignorancia y el odio. Con la destrucción de estas características tan humanas, la persona puede llegar a formar parte del universo y alcanzar la plenitud.

Estas dos cosmologías son entendidas, en la poesía de Ted Hughes, como fundamentos absolutos del ser humano que busca la aprehensión del sunyata  o éxtasis en el que se afirma que nada existe3. Ted Hughes llega a ese límite para hablar de la radiante objetividad del Yo pero siempre como una reinmersión en la realidad y en la vida a pesar del sufrimiento y la muerte. Nos lo señala en Gaudete  (1977:186-187),

                                               

                                                I said goodbye to earth

                                                I stepped into the wind

                                                Which entered the tunnel of fire

                                                Beneath the mountain of water

                                               

                                                I arrived at light

                                                Where I was shadowless

                                                I saw the snowflake crucified

                                                Upon the nails of nothing

 

                                                I heard the atoms praying

                                                To enter his kingdom

                                                To be broken like bread

                                                On a dark sill, and to bleed.

 

                                                The swallow -rebuilding -

                                                Collects the lot

                                                From the sow´s wallow.

 

                                                But what I did only shifted the dust about.

                                                And what crossed my mind

                                                Crossed into outer space.

 

                                                And for all rumours of me read obituary.

                                                What there truly remains of me

                                                Is that very thing -my absence.

                                   

                                                So how will you gather me?

 

                                                I saw my keeper

                                                Sitting in the sun -

                                        

                                                If you can catch that, you are the falcon of falcons.

El poeta es consciente de que la espiritualidad del hombre y mujer modernos carece de fuerza, ya que se encuentra restringida por la esterilidad de la sociedad urbana moderna. Este vacío, debe ser llenado por una cosmología nueva que se abra - en una ceremonia chamánica en la que el poeta ejerza como chamán para cantar, bailar y recitar - a un ritual lleno de lenguaje y de gestos culturales claramente definidos en la esperanza futura de un ser humano que desea una simbología renovadora que, en el caso de Ted Hughes, se  plasma a través de animales que poseen una energía vital extraordinaria que se convertirá en motor humano y en la parte esencial de la concepción del mundo del poeta.

En sus dos primeros volúmenes de poesía, The Hawk in the Rain  (1957) y Lupercal  (1960) se plasma lo que Mircea Eliade denominó kratofanía o manifestación de fuerza a través de un medio poético (M. Eliade 1974: 32). Este medio poético son los animales que ejercen de elemento mediador entre el autor y el lector y que poseen una clara dimensión mítica. En su primer trabajo, The Hawk in the Rain  (1957), la presentación del halcón se realiza de retazos y fragmentos de la imagen del pájaro, como si se tratase de fotografiar sus partes para lograr un todo que se saliese de la fotografía final para formar un abstracto cultural en el que la energía es su verdadero significado. Se produce así la expansión infinita que rompe con todo centro fijo que representa, en esta colección de poemas, la cultura europea y, si se va un poco más lejos, a la lucha entre la caza de brujas calvinista y la adoración a la madre pre-cristiana y céltica de la que nos habla E. Faas (Ekbert Faas 1980: 13-14). Ted Hughes llega, de esta manera, a la mitología como un misterio tremendo y fascinante que supera áreas culturales para fundirse formando los poderes más vitales del ser humano. 

En el año 1959, el compositor chino Chou Wen-Chung invitó a Ted Hughes a escribir un libreto para la representación musical del The Tibetan Book of the Dead para lo cual, Hughes tuvo que reescribir varias veces el Bardo Thödol  traducido por Evans-Wenz. Esta actividad, aunque nunca llegó a concretarse, le abrió la perspectiva representacional y práctica del mundo oriental en cuanto, sobre todo, a las posibilidades escénicas. Estas posibilidades se han concretado en herramientas utilizadas poéticamente por Ted Hughes, que se han plasmado en cierta exageración operística que parece surgir de Gaudete  (1977) y que tendría que ver con la Ópera de Pekín y, con el deseo de renovar la poesía occidental exhausta después de sus roturas con el mundo natural a través de dos grandes Guerras.



2 Véase el libro de Caramés Lage, J. L. , 1980: El totemismo en la poesía de Ted Hughes, Salamanca: Almar Anglística.

3 Del sánscrito sannyasi  que literalmente significa “uno que se resigna o abandona los asuntos mundanos”. Se utilizó el término sunyásee a un grupo de bandidos bengalies que decían pertenecer a una fraternidad religiosa que, en los intervalos entre la decadencia de la autoridad imperial y la llegada de los británicos al Bengal tenían su cuartel general en las laderas boscosas del Himalaya en donde se cobijaban hasta desaparecer.