- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
Literaturas extranjeras



 
 
20. FIN DE SIGLO Y LITERATURA FEMENINA. 4/4
ISBN- 84-9714-038-9
 

IV. Willa Cather y Ellen Glasgow 

 Willa Cather  (1873-1947) es a menudo estudiada como miembro del grupo de los "muckrakers" o "removedores de estiércol", que aparecieron cuando las aspiraciones democráticas impacientes chocaron con la tecnología del nuevo periodismo. Escritores como Upton Sinclair y Jack London se empeñaron en buscar escándalos y en destapar corrupciones en empresas e instituciones y, si Cather aparece en esa lista, es porque  dirigió, entre 1906 y 1912, la revista McCLure's Magazine, una de las que pedían reformas y hasta revoluciones. Sin embargo, en 1912 Cather abandonó su carrera de editora y periodista para escribir literatura sobre la zona fronteriza de Nebraska, donde se crió desde los 10 años. Las novelas de Cather conmemoran el contumaz y primigenio paisaje que casi había desaparecido cuando ella empezó a escribir; y sus fronteras ficticias evocan la grandeza de fuerzas eternas y misteriosas que movilizaban a sus primeros habitantes. Así, Cather rindió homenaje a los esfuerzos de los hombres y mujeres de la pradera por vivir de forma decente y satisfactoria pese a las duras condiciones en que vivían en el Medio Oeste. 
 Una de estas mujeres fuertes y decididas es Alexandra Bergson, la protagonista de Oh Pioneers! (1913), hija de un inmigrante que se hace cargo de la granja cuando muere su padre, dispuesta a sacarla adelante con su grandeza e integridad. No es coincidencia que Cather dedicara esta novela a su muy admirada Sarah Orne Jewett. El personaje está basado en todos esos inmigrantes escandinavos, rusos, alemanes, o franceses que Willa conoció cuando sus padres se trasladaron a Nebraska: la mezcla de etnias que en un principio asustó a la niña se convertiría con el tiempo en un regalo para la creatividad de la escritora, puesto que en varias de su s novelas y relatos retrata la vida de los inmigrantes de Nebraska; esos que le enseñaron culturas e historias que desviaron por vez primera su atención desde América hacia Europa. Pero el/la  pionero/a no es el único personaje que celebra Cather. Otro es el artista, retratado  primero en el cantante de ópera de The Song of the Lark (1915), y más tarde en la actriz de Coming, Aphrodite! (1920).  Y si Willa Cather es también estudiada como una "new woman" no es sólo por las mujeres fuertes y rebeldes que pueblan sus novelas, sino porque en 1888, con sólo quince años, rechazó las constricciones de la feminidad Victoriana y adoptó una personalidad masculina, vistiendo como un chico, cortándose el pelo, y llamándose a sí misma "William Cather".
 My Ántonia (1918) es una novela altamente autobiográfica en la que un narrador masculino presenta los recuerdos de la infancia de su autora en Nebraska. Ántonia Shimerda es otra mujer llena de fortaleza y decisión, que supera de forma heroica el suicidio de su padre, el duro trabajo en la granja, un empleo en la ciudad, y un embarazo ilegítimo, para convertirse en "a rich mine of life, like the founders of early races". Pese a que su siguiente novela, One of Ours, ganó el premio Pulitzer en 1922, Cather se sumergió en una época de depresión y desasosiego por su mala salud y por la falta de valores de la sociedad. Su ficción daría un giro nostálgico entonces hacia períodos pretéritos, como el de los colonos franco-canadienses del siglo XVII de Shadows on the Rock (1931). Su última novela, Shappira and the Slave Girl  (1940), sin embargo, vuelve a celebrar la creatividad femenina de aquellas mujeres que iban a ayudar con la costura, la cocina, el enlatado, o la limpieza a su granja natal de Virginia. Es decir, Cather buscó consuelo ante el presente despreciable en la coherencia del pasado y en la riqueza de la naturaleza: si puentes y fábricas representaban el poder de la civilización masculina, las energías biológicas y geológicas inherentes a la tierra expresaban un poder muy superior al de la así llamada civilización moderna. Cather se alió con esas energías de la tierra norteamericana y las identificó con la mujer; con Alexandra Bergson, con Ántonia, con Thea Kronborg, de Song of the Lark. Ellas representan los valores generativos de la tierra, sus ciclos naturales, los cambios temperamentales de su climatología; su valor espacial. Cather, una romántica, insiste en que el artista cante la canción de un mundo orgánico de existencia corporal y vegetativa.

 Ellen Glasgow (1873-1945), nacida en Virginia, fue una cronista de la vida en el Sur. Sus novelas se sucedieron constantemente durante cuarenta años, desde la publicación de The Descendant en 1897, y en muchas de ellas desmitifica la empalagosa historia de su región y sustituye la nostalgia romántica por un realismo irónico y crítico. La ceguera, diagnosticaba Glasgow en su narrativa, era la enfermedad que domina al Sur; su incapacidad para hacer frente a la realidad. Pero más allá de la mera crónica histórica, Glasgow también se empeñó en retratar la vida de mujeres de distinta clase social, dentro de una sociedad patriarcal y paternalista sureña, y a subvertir los valores de esa cultura: novelas como Virginia (1913), The Life of Gabriella (1916), o Barren Ground (1925), en efecto, se centran en la situación de las mujeres en el Sur cambiante. Cabría decir, con Peter Conn (265), que la carrera profesional de Dorinda Oakley, protagonista de Barren Ground, resume la evolución literaria del Sur en los inicios del siglo XX. Dorinda es la hija de unos granjeros de Virginia que sueña con el matrimonio como vía de escape y realización; pero el hombre al que ama la seduce y abandona. Hasta aquí la novela cumple con todas las premisas de una novela romántica convencional. Pero a medida que avanzamos, se abandona el melodrama para desembocar en un realismo más maduro: Dorinda no pagará su transgresión sexual con la muerte, sino que hallará refugio y realización personal trabajando la "tierra yerma" del título, a la que dedicará los restantes 30 años de su vida. Dorinda se convertirá en una mujer independiente, y en uno de los personajes femeninos más firmes de la narrativa del siglo XX.
 Otra novela contra el matrimonio convencional es Virginia (1913), dedicada a la memoria de sus adoradas madre y hermana Cary, que narra de forma sensible y compasiva la historia de Virginia Pendleton, la mujer que lo deja todo por el amor de un hombre, para ser finalmente abandonada por un dramaturgo, pese a haberse dedicado con tesón a sus roles de esposa y madre. Nuevamente, la vida de Virginia Pendleton, como la de Edna Pontellier, o Lily Barth, queda destruida por una combinación de influencias como son el dogmatismo de una ética cristiana estrecha, el desasosiego de las condiciones económicas y sociales de la sociedad moderna, y, a menudo, una ingenuidad individual con la que juega libremente el destino. Queda poco lugar para los finales felices en muchas de estas novelas escritas por "mujeres nuevas". 
 Su novela más feminista es Life and Gabriella (1916), cuya protagonista es una mujer llena de la fortaleza que le otorgan su inteligencia y su voluntad férrea. Ya en su lecho de muerte, Glasgow logró completar su autobiografía, The Woman Within, que se publicaría de forma póstuma, y de la que su amigo el escritor James Branch Cabell diría que era un volumen hermosos y lleno de sabiduría "which contains a large deal of her very best fiction".

BIBLIOGRAFÍA