- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
     Programas de bachillerato       El Castillo       Selectividad 2001       Guías Didácticas   
 
 
EL NACIONALISMO. PROCESOS DE UNIFICACIÓN DE ALEMANIA E ITALIA.
Por LAURA RUIZ CÓRDOBA
ISBN-84-9714-023-0
 

INTRODUCCIÓN

La Europa que surge tras el Congreso de Viena pretende evitar estallidos revolucionarios y establecer un equilibrio entre las potencias para evitar la hegemonía de una sobre las otras.

Sin embargo, desde 1820, la Europa restaurada será sacudida por diversas oleadas revolucionarias; uno de los principales motivos que originaron dichas oleadas fue el surgimiento del sentimiento nacionalista.

LOS NACIONALISMOS EUROPEOS

I. FORMULACIONES TEÓRICAS

Los planteamientos teóricos nacionalistas se definen, en sus líneas fundamentales, a finales del siglo XVIII, aunque hasta el siglo XX no adquieren su máximo desarrollo por el impulso del movimiento romántico.

Los teóricos nacionalistas alemanes fundamentan el ser de una Nación en sus raíces históricas diferenciadoras, en la lengua común, en las costumbres y en su derecho. Hablan de un espíritu propio, que hace que una nación sea lo que es y que posea una personalidad inalienable ante la historia.

II. LAS INSURRECCIONES NACIONALISTAS

  • LA INDEPENDENCIA DE GRECIA.
El deseo de los griegos de liberarse del dominio turco, empezó a cuajar en 1812 con la aparición de una serie de sociedades secretas, cuya  misión era fortalecer y extender el sentimiento nacionalista. Confiaron primero en la ayuda de Napoleón, más tarde esperaron lo mismo del zar ruso Alejandro I, quien organizó una expedición en 1821 que terminó en fracaso.

Ese mismo año, se iniciaron una serie de levantamientos en contra del dominio truco. En 1822, los sublevados convocaron un congreso en el que proclamaron la independencia de Grecia y redactaron una Constitución, pero este levantamiento fracasó por rivalidades internas.

En 1826, el nuevo zar de Rusia, Nicolás I, decidió prestar ayuda a los griegos, contra el poder turco, esta intervención se justificaba por  motivos religiosos,  económicos y razones estratégicas. Exigió a Turquía que concediese a los griegos un gobierno autónomo, esta exigencia fue rechazada, lo que obligó a Rusia a intervenir militarmente en el conflicto.

Francia e Inglaterra también se ofrecieron para participar en el proceso independentista griego. Tras una serie de enfrentamientos militares entre turcos y rusos, en 1829, se firmó la paz de Andrinópolis, por ella Grecia alcanzaba la independencia y se constituía en reino, con Oton I, hijo de Luis de Baviera, como rey.
 

  • LA INDEPENDENCIA DE BÉLGICA
Para impedir la expansión francesa por el Norte, el Congreso de Viena creó un estado-tapón,se trataba de un conglomerado artificial formado por belgas y holandeses. Este nuevo estado favorecía a la minoría holandesa sobre la mayoría belga. Las diferencias entre ambos grupos y las discriminaciones que sufrían los belgas, provocaron el inicio de levantamientos nacionalistas por parte de la población belga.

Existían diferencias religiosas( los belgas eran católicos, frente a los holandeses que eran protestantes), lingüísticas, políticas( los belgas estaban sometidos al rey holandés ,Guillermo I de Nassau, y a una ley electoral que favorecía a los holandeses), económicas (los holandeses, con un importante comercio defendían posturas librecambistas frente a los belgas que eran partidarios del proteccionismo).

El 25 de agosto de 1830 se produce un levantamiento popular y se forma un Gobierno Provisional. Durante agosto y septiembre, católicos liberales belgas lucharon en las calles de Bruselas, contra las tropas holandesas a las que conseguirán expulsar. En principio, la Pentarquía se hace cargo de la cuestión, para defender la autoridad de Guillermo I frente a un movimiento contrario a la política de la Restauración, pero las potencias  del Congreso de Viena estaban ya divididas en dos bloques respecto al liberalismo, de un lado y apoyando las posturas liberales se encontraban Francia y Gran Bretaña y de otro lado y rechazando dichas posturas estaban Austria , Prusia y Rusia. Francia envía un ejercito de apoyo a los belgas. En la Conferencia de Londres, diciembre de 1830, se reconoce la independencia de los belgas, en 1831 redactan una constitución y se ofrece la corona a Leopoldo de Sajonia, declarándose Bélgica un estado independiente y neutral.
 

  • FRACASOS REVOLUCIONARIOS NACIONALISTAS


El impacto de la independencia belga repercute en otros territorios europeos, produciéndose estallidos nacionalistas en  Polonia, Italia y Alemania.

POLONIA: Tras el Congreso de Viena había quedado fragmentada y ocupada por Rusia, Austria y Prusia, por lo tanto, para conseguir su independencia, los polacos tuvieron que enfrentarse a las principales potencias restauradoras. En 1830, se produce una insurrección en Varsovia, que se extenderá por toda Polonia, el ejercito ruso se retira de la capital. En 1831, un Gobierno provisional, proclama la independencia de Polonia y solicita ayuda a Francia, pero esta ayuda es denegada, lo cual facilita a Rusia, Austria y Prusia el vencer el brote nacionalista y hacer de Polonia una simple provincia del Imperio Ruso.

ITALIA:Se encontraba ocupada por Austria, en 1830 los nacionalistas italianos se sublevan, apoyados por Francia, pero finalmente no pueden resistir frente al ejercito austriaco y la insurrección fracasa.

ALEMANIA: La fragmentación de la Confederación Germánica, facilitaba la rivalidad de Prusia y de Austria por hacerse con su control.Sin embargo, no dudarán en olvidar sus diferencias para frenar cualquier brote nacionalista que pudiese surgir.

En septiembre de 1830 se inician una serie de levantamientos en Alemania central, que se irán extendiendo por el resto del territorio, a partir de 1832 se introducen planteamientos nacionalistas para unificar los territorios alemanes. Prusia y Austria preparan una acción conjunta contra dichas insurrecciones y aplican una serie de medidas represivas, que serán suficientes para detener el proceso, aunque el sentimiento nacionalista alemán seguirá latente.

III. LAS UNIFICACIONES DE ITALIA Y ALEMANIA
 

  • CONDICIONES Y FACTORES QUE INFLUYERON EN LOS PROCESOS UNIFICADORES.


En los procesos de unificación de Alemania e Italia, llevados a cabo en la segunda mitad del siglo XIX, existen una serie de semejanzas. Si bien es cierto que en los estados alemanes el nacionalismo ha estado presente de diversas formas desde la creación del I Reich, en Italia este concepto era puramente geográfico y hasta el siglo XIX no existió ningún proyecto unificador destacable. No obstante, hay una serie de elementos comunes en el siglo XIX, que preparan y hacen posible las unificaciones de Italia y de Alemania, estos son los siguientes: 

- El impacto de la revolución y del Imperio napoleónico, extendieron las ideas de libertad, igualdad y soberanía nacional por Europa, las cuales despertaron un sentimiento de nación con personalidad propia que, por primera vez en la historia, considera que el Estado debe estar dirigido por personas de la misma nacionalidad.

-La expansión económica en ambos casos y la unión comercial como preludio de la unificación política, en el caso alemán.

- La disposición de un ejercito moderno y de unos políticos audaces.
 

  • LA UNIFICACIÓN DE ITALIA
    

Tras el Congreso de Viena, Italia quedó dividida en siete Estados independientes: el reino de Piamonte,bajo la casa de Saboya; el reino Lombardo-Véneto, bajo el dominio directo de Austria; los Ducados de Parma,Módena y Toscana, regidos por príncipes austriacos; los Estados Pontificios, bajo el dominio del Papa; el reino de las Dos Sicilias, donde se repuso el trono de los Borbones. Esto suponía una dificultad mayor para los patriotas italianos, que deseaban la unificación italiana.

El sentimiento nacionalista italiano se verá reforzado por historiadores, músicos y literatos, que popularizan y difunden la riqueza cultural y las pasadas grandezas de Italia desde la antigüedad clásica.

Por otra parte, los liberales, empujados por la represión absolutista de los reinos italianos, se agruparán en sociedades secretas, desde donde, con una intención conspiradora y de exaltación romántica, participarán en los levantamientos.

Tres soluciones se presentaban para llevar a cabo el proceso unificador, todas ellas coincidían con la necesidad previa de acabar con el dominio austriaco en Italia, pero esto no sería posible sin la colaboración de alguna de las potencias europeas.Se presentaron diferentes procesos unificadores:

- El defendido por Mazzini, mezclaba las ideas nacionalistas con las utopías revolucionarias. Propugnaba una política unitaria, instaurada por la insurrección general de las masas. 

- Los sectores liberales y nacionalistas más moderados se apartaron del proyecto de Mazzini y buscaron una solución política a la cuestión italiana, desde esta perspectiva se proponía una Confederación presidida por el Papa; este proyecto consiguió un notable éxito , que aumentaría con la elección , en 1846, de Pío IX, a quien se consideraba favorable al Risorgimento de Italia. Sin embargo, los acontecimientos revolucionarios de 1848 hicieron que Pío IX renunciara a cualquier papel político en el proceso unificador.

- Los piamonteses Cesare Balbo y Massimo d'Azeglio, proponían una tercera alternativa: que fuera la casa de Saboya la que dirigiese el proceso unificador nacional. Tras el fracaso en Italia de la oleada revolucionaria de 1848, sólo quedaba esta posibilidad como viable, y será la que finalmente triunfe.

LA PREPARACIÓN DEL PROCESO DE UNIFICACIÓN: 1849- 1859

Tras el aplastamiento austriaco de la insurrección italiana de 1848, el reino de Piamonte prepara sus fuerzas con una política de consolidación interior promovida por d'Azeglio y Cavour, dicha política de reformas interiores fomentó el librecambismo e introdujo el ferrocarril, además se aplicó una política de acogida para todos aquellos patriotas que corrían peligro por sus ideas en los demás estados italianos. todo esto provocó en toda Italia una corriente de simpatía hacia la casa de Saboya, que Cavoursupo aprovechar para sus planes unificadores.

Cavourhabía comprendido que no podía realizarse una una unificación italiana sin la ayuda de una gran potencia, por este motivo desplegará su actividad diplomática buscando la alianza con Francia. El 21 de julio de 1858, Napoleón III y Cavour se reunirán en secreto y establecerán un plan de intervención en Italia.Francia aportaría una importante cantidad de dinero y un ejercito de doscientos mil hombres contra Austria. Napoleón III pretendía además, que una vez liberada Italia de Austria, se estructurase como una federación de Tres Estados bajo la influencia francesa y que Francia obtuviese como compensación Saboya y Niza. Cavour acepta, pues este era el único modo de contar con la tan necesaria ayuda de Francia para expulsar a los austriacos de Lombardía y el Véneto.

LAS GUERRAS DE ANEXIÓN: 1859- 1871

El 25 de abril de 1859, estalla la guerra y el ejercito franco -piamontés, en poco tiempo, vence a los austriacos en Magenta y Solferino, lo que provoca la retirada austriaca de Lombardía. En los primeros días de julio, Napoleón III sorprenderá firmando la paz con Austria, ya que temía que los prusianos atacasen Francia. En este momento, Cavour dimite y Garibaldi aprovecha para extender la insurrección por toda Italia, llegando incluso a ocupar el reino de las Dos Sicilias, al frente de un cuerpo de revolucionarios.A los pocos meses, vuelve Cavoural gobierno, el cual incitó a que, por medio de plebiscitos los ducados de Parma, Módena y Toscana pidieran su incorporación al Piamonte. Tras negociar con Garibaldi, también Sicilia y Nápoles piden su anexión al reino piamontés. El 14 de marzo de 1861, el Parlamento italiano proclamó en Turín rey de Italia a Víctor Manuel II. Unos meses después Cavourmoriría repentinamente, dejando sin resolver la incorporación del Véneto, que seguía en manos austriacas, y el problema de los Estados Pontificios. Sin embargo, ambas cuestiones se resolverían a remolque del proceso de unificación alemana. La cuestión del Véneto se resolverá en 1866, por la paz de Viena, en la cual Italia recuperaba el Véneto. El problema de los Estados Pontificios fue más complicado, Francia no estaba dispuesta a consentir que se incorporasen al recién creado reino de Italia, y estableció una importante guarnición en Roma para proteger al Papa. Sin embargo, cuando estalla la guerra franco prusiana en 1870 y se produce la derrota francesa en Sedán, los italianos ocupan Roma. En 1871 Víctor Manuel II entra en Roma como rey de Italia y establece allí la capital del nuevo reino. El proceso de unificación italiano había concluido.

Garibaldi entrando en Nápoles.

TEXTO 1: MAZZINI: SOBRE LA UNIDAD DE ITALIA.

"Los adversarios de la unidad italiana olvidaron el grito unánime que lanzaron los insurrectos de todas las provincias diez años más tarde, el severo apostolado unitario de todas nuestras sociedades secretas durante los años que siguieron a esas insurrecciones y la sangre vertida por los mártires de todas las provincias italianas en nombre de la patria común. Sobre todo, olvidaron el principio según el cual los pueblos no mueren ni se detienen en su camino antes de haber alcanzado el objetivo histórico de su existencia, antes de haber completado y cumplido su misión. Ahora la misión de Italia queda señalada por sus condiciones geográficas, por las aspiraciones proféticas de nuestras mentes más elevadas y nuestros más nobles corazones, y por toda nuestra magnífica tradición histórica, cuyas huellas puede remontar fácilmente todo aquel que estudie la vida de nuestro pueblo.

La nación no existió nunca, dicen ; por lo tanto no puede nunca existir. Pero nosotros - contemplando la cuestión desde la altura de nuestra síntesis organizadora- declaramos: La nación no ha existido hasta ahora, por lo tanto, debe existir en el futuro. Un pueblo destinado a realizar grandes cosas en aras de la humanidad debe constituirse un día un otro como nación. Y lentamente, de época en época, nuestro pueblo viene dirigiéndose a ese objetivo. Pero la historia de nuestro pueblo y de  nuestra nacionalidad, que es  una y la misma cosa, está todavía por escribirse. Me entristece decir que me veo obligado a llevar conmigo a la tumba el deseo incumplido de intentarlo yo mismo según mi propio plan. Quien la escriba como debe ser escrita, sin soslayar los hechos salientes del proceso italiano bajo una multitud de  detalles minúsculos, y manteniendo a la vista el desarrollo colectivo del elemento italiano de período en período, será recompensado por el hecho de haber sustentado la unidad del país con la base firme de la historia y la tradición.

Poco importa que no sea fácil determinar ahora cuál sea la misión de Italia- altamente religiosa, creo yo-  en el mundo. La tradición de dos épocas de iniciación y la conciencia moral del pueblo italiano dan testimonio por igual de que esa misión existe, y aunque el mundo no indique en qué consiste la misión, el hecho de que existe en el pueblo el instinto de que una misión nacional debe llevarse a cabo y de que debe desarrollarse una idea colectiva, sería suficiente para probar la necesidad de una patria única con una forma de organización que la encarne y la represente. Esa forma de organización es la unidad. El federalismo implica una multiplicidad de objetivos por realizar, y , tarde o temprano, se resuelve en un sistema de aristocracia o de castas. La unidad es la única seguridad de la igualdad y el desarrollo adecuado de la vida del pueblo.

Por eso Italia será una. Sus condiciones geográficas, su lengua y su literatura; las necesidades de defensa y de poder político; el deseo de las poblaciones, los instintos democráticos innatos del pueblo, el presentimiento de un progreso al que todas las fuerzas y las facultades del país deben contribuir; la conciencia de que algo ha comenzado en Europa y de las grandes cosas que tiene todavía Italia que cumplir en el mundo, todo señala este objetivo. No hay en el camino obstáculo que no pueda superarse fácilmente, ni objeción que no pueda contestarse y refutarse histórica y filosóficamente."
 

GIUSEPPE MAZZINI: Life and Writings of Joseph Mazzini, Londres, Smith, Elder and Co., 1890, vol. I, págs. 226- 90
 
  • LA UNIFICACIÓN DE ALEMANIA
LOS PRIMEROS INTENTOS.
El nacionalismo romántico alemán no llegó a cuajar en ninguna realización política duradera. Sin embargo, las circunstancias económicas permitieron de una serie de procesos que finalmente harían posible la unificación. El principal impulso lo dio la política económica de Prusia, que quería hacer frente a la afluencia masiva de productos ingleses para proteger su desarrollo económico, que se veía también dificultado por las aduanas interiores entre los Estados de la Confederación Germánica, los cuales dificultaban el comercio y reducían su mercado. En 1834 se constituye una unión aduanera bajo el patrocinio de Prusia, el Zollverein, esta unión estará formada por la mayoría de los estados alemanes, pero de ella quedará excluida Austria. La creación de este mercado amplio y protegido posibilita un mayor desarrollo industrial, lo cual ayudará al surgimiento de un importante burguesía de negocios, que promoverá una evolución política hacia las formas más liberales. También nacerá en las grandes ciudades una clase obrera, que planteará reivindicaciones políticas y laborales. Ambos grupos se radicalizarán en sus planteamientos a raíz de la crisis económica de 1846- 1847, llegando así al estallido revolucionario de 1848. Los obreros exigen el fin de los privilegios y las desigualdades sociales y la burguesía reclama regímenes liberales y constitucionales.

Los gobiernos de Austria y Prusia reaccionarán rápidamente  consiguiendo frenar los intentos revolucionarios, atrayéndose a la burguesía , la cual prefería renunciar al poder político a cambio de la seguridad de sus intereses económicos.

El Parlamento de Francfort también realizó un intento unificador, pero esta iniciativa se bloqueó debido a las diferencias entre los partidarios de la Pequeña Alemania, encabezados por Prusia  (excluían a Austria) y los partidarios de la Gran Alemania, encabezados por Austria.Prusia aprovechó el fracaso revolucionario para imponer su política económica.

En 1850 se reanudan los intentos unitarios.Prusia aprovechó el fracaso revolucionario para imponer su política económica.
 

PLANTEAMIENTOS UNIFICADORES DE BISMARCK

Otto Von Bismarck, Canciller de Prusia desde 1862, será el artífice de la unidad alemana. Abordará el proceso unificador con una política realista, bajo el único criterio de la razón de Estado. El único modo de que Prusia llevase a cabo la primera parte del plan de unificación , era mediante una derrota militar de Austria.

Para llevar a cabo sus planes, Bismarck debía:

1. Aislar a Austria diplomáticamente, para ello busca el apoyo de Francia y consigue distanciar a Rusia de los austríacos.

2. Reorganizar el ejercito para disponer de una superioridad militar que le permitiese hacer frente a un enfrentamiento con Austria, para ello se apoyará en dos generales prusianos: Von Moltke y Von Roon.

Una vez conseguidos estos dos objetivos ya sólo quedaba buscar la ocasión para proceder a la unificación, dicha ocasión se presentó con motivo de la llamada Guerra de los Ducados, que iniciará las Guerras de Unificación.

LAS GUERRAS DE UNIFICACIÓN

1.La Guerra de los Ducados: Los ducados alemanes de Schlesving, Holstein y Lauemburg, administrados por Dinamarca desde 1852 , se negaron a reconocer al nuevo rey que pretendía integrarlos en el reino danés. Prusia y Austria decidieron , en una reunión extraordinaria de la Confederación Germánica, invadir militarmente estos territorios y declarar la guerra a Dinamarca. Tras la derrota del ejercito danés en agosto de 1864, Austria y Prusia se hacen cargo conjuntamente de los ducados, pero un año más tarde, por el tratado de Gastein, Holstein quedaba bajo la tutela de Austria y Schlewing y Kiel bajo la de Prusia, aunque todos los ducados quedaban integrados en el Zollverein

2. La Guerra Austro- Prusiana:El reparto de los ducados entre Prusia y Austria constituyó un nuevo problema ya que fueron frecuentes las disputas entre ambos sobre la forma de administrar los ducados.

En abril de 1866 se expuso abiertamente el conflicto, cuando Prusia sugirió a la Dietaimperial la creación de un parlamento alemán elegido por sufragio universal masculino, sabiendo que Austria no podía aceptar esta propuesta. Este mismo mes Prusia firmaba con el mismo Reino de Italia un tratado ofensivo- defensivo y Bismarck se aseguraba la neutralidad de Napoleón III en caso de guerra.

La inmensa mayoría de los alemanes no era partidaria de la guerra y prácticamente todos los estados alemanes eran partidarios de apoyar a Austria cuando Prusia invadió Holstein. La situación se invirtió tras la incursión del ejercito prusiano, dirigido por Von Moltke, en territorio austriaco y su victoria sobre las tropas austriacas, que obligó a Austria a firmar la paz de Praga, en la cual se concertó la anexión de Holstein a Prusia y la organización de la Conferencia Germánica del Norte.

Sadowa fue una derrota austriaca en el terreno militar con repercusiones políticas internas al sustituir la estructura unitaria del Imperio austriaco por la estructura dual del Imperio Austro- Húngaro. Pero igualmente fue una derrota de Napoleón III como diplomático y de Francia como árbitro de los conflictos internacionales, es por ello que las relaciones entre Bismarck y Napoleón III fueron empeorando.

El siguiente paso en el proceso unificador lo dio Bismarck en 1867 al firmar conjuntamente una alianza militar ofensiva- defensiva y unos acuerdos comerciales con los estados alemanes del sur, que incluía la creación de un Parlamento Aduanero elegido por sufragio universal masculino. Bismarck forzó la negociación conjunta de ambos tratados con la intención de preparar el terreno para la futura integración de estos tratados en el nuevo Reich.

3.La Guerra Franco- Prusiana:La tercera etapa en el proceso unificador tuvo como causa inicial el enfrentamiento entre Napoleón III y Bismarck respecto a la candidatura propuesta en febrero de 1870 por el jefe de gobierno provisional español, general Prim, para nombrar como rey de España al príncipe de origen alemán Leopoldo de Hohenzollern. Este proyecto, bien visto por Bismarck, fue rechazado por Napoleón III, el cual exigió  a Prusia la inmediata retirada de su apoyo a esta candidatura. Ni Guillermo I ni Bismarck estaban dispuestos a aceptar y es por esto por lo que estalla la guerra entre Francia y Prusia.

La victoria prusiana de Sedán, la destrucción del ejercito francés en Metz y la capitulación de París (28- 1-1871), después de cuatro meses de asedio, terminaron con el Imperio de Napoleón III y potenciaron el nacimiento del Imperio Alemán, al que se incorporan los territorios franceses de Alsacia y Lorena. La población de estos territorios, de origen y de lengua alemana, deseaba seguir perteneciendo a Francia y su incorporación al II Reich contra su voluntad tendría consecuencias negativas en un futuro.

4. La fundación del II Reich: Después de la victoria de Sedán en  septiembre de 1870, de nuevo el prestigio del ejército prusiano impulsó los fervores nacionalistas alemanes lo que fue aprovechado por Bismarck para, desde Versalles, acelerar las negociaciones con los estados alemanes del sur y obtener su incorporación al inminente Reich. Todos los estados aceptaron, aunque hubo algunas reticencias por parte de Luis II, rey de Baviera, y esta aceptación llevó a la creación de un estado federal, unido bajo la presidencia del rey de Prusia, Guillermo I, que se convierte en el primer emperador del II Reich, siendo proclamado como tal el 18 de enero de 1871 en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles.

TEXTO 2: EL TERRITORIO DEL NUEVO REICH.

"1. Los territorios de Alsacia y Lorena, cedidos por Francia en virtud del artículo 1º de los preliminares de la paz del 26 de febrero de 1871, serán incorporados para siempre al Imperio alemán, según los límites fijados por el artículo 1º del tratado de paz del 10 de mayo de 1871 y el tercer protocolo ajeno a él.

2. La Constitución del Imperio alemán será cumplida en Alsacia- Lorena a partir del 1 de enero de 1873. Partes aisladas de la Constitución podrán ser puestas en vigor antes por orden del emperador con el consentimiento del Consejero Federal...

3. El emperador ejerce la autoridad pública en Alsacia - Lorena. Hasta la entrada en vigor de la Constitución del Imperio, el emperador debe obtener el consentimiento del Consejo Federal para el ejercicio del poder legislativo y, por otra parte, el consentimiento del Reichstag para autorizar empréstitos o dar garantías en nombre de la Alsacia- Lorena, cuando pudiera resultar de ello una carga para el imperio. Durante este periodo se hará un informe anual al Reichstag de las leyes y ordenanzas generales dictadas, así como de la marcha de la administración. Después de la puesta en vigor de la Constitución del Imperio, y hasta que se decida otra cosa, el poder legislativo será ejercido mediante leyes del Imperio, incluso en los casos en los que el poder legislativo en los Estados Confederados no pertenece al Imperio.

4.Las ordenanzas y los reglamentos del emperador, para ser válidos, deben ser refrenados por el canciller del Imperio, quien asume así la responsabilidad."
 

Ley por la que se fija el status de la nueva tierra del imperio