LICEUS, Portal de Humanidades, Centro de Formación on Line, Biblioteca Virtual, Editorial...
        
- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
     Museos de interés       Las mejores exposiciones       Itinerarios y rutas culturales   
.

 

PALACIO DEL TIEMPO

 

El antiguo Museo de Relojes de Jerez...un poco de historia

 

 En la ciudad de Jerez se alzaba el palacete “La Atalaya”, magnífica construcción neoclásico-victoriana, rodeada de hermosos jardines y aves exóticas, sobre todo pavos reales. En este palacio se alojaba una joya artística dentro de su género: la más variada colección de relojes antiguos europeos que, constituida en museo, venía enriqueciendo desde 1973 el panorama cultural español.

 

 

        El Museo de Relojes inició su colección en el año 1972, tras una exposición de piezas procedentes del Convento de los Padres Capuchinos que lo habían heredado por legado testamentario  de la Condesa viuda de Gavia (del Castillo de San Marcos, en el Puerto de Santa María).  De este modo se adquirió un conjunto de 152 relojes con los que se inició este museo, inaugurándose el 20 de Marzo de 1973.

 

         En 1974 se engrosaron los fondos con 74 relojes de la colección Pedro León, ampliándose en 1977 con una nueva remesa de un centenar, proveniente del mismo coleccionista. De esta forma se han alcanzado los 302 relojes que actualmente posee la Fundación Andrés de Ribera

 

       Las salas de exposición ocupaban el ala derecha del palacio. Para adaptar el interior de las habitaciones decimonónicas a un moderno conjunto museístico, se utilizó el corcho como recubrimiento en paredes y suelo. Este material, por sus características intrínsecas, aislaba de los cambios exteriores, mejoraba la calidad sonora y sobre todo, constituía un perfecto enmarque para destacar en toda su belleza los relojes expuestos, deseo al que igualmente contribuyeron los soportes transparentes, elegidos en función de no distraer al espectador. En el aspecto técnico así mismo, se cuidaba con detalle la iluminación.

    

            En la actualidad, y en un proyecto más amplio del conjunto de los jardines de “La Atalaya”, se ha reformado por completo este palacio, de nuevo en estilo del XVIII-XIX, para albergar esta colección única por todas sus salas y de una forma totalmente innovadora y con moderna tecnología: lejos ya de ser un museo al uso, en Junio de 2002 se inaugura este espacio expositivo donde una densa colección de arte estará a disposición del gran público en un viaje mágico por el tiempo, con la ayuda de efectos especiales sonoros y lumínicos, hologramas y un sin fin de medios de vanguardia, que van a potenciar su carácter de única en el mundo.

 

     

       La colección dispone de un conservador cuyo objetivo es mantener en perfecto estado de funcionamiento estas delicadas máquinas de tiempo. Curiosamente, era el único museo de relojes cuyos ejemplares se encuentran en perfecta sincronía y funcionamiento, siendo de gran atractivo escuchar sus sonerías. Abarca cronológicamente los siglos XVII al XIX, época más productiva y variada de la técnica relojera inglesa y francesa. En menor proporción, se incluyen otras nacionalidades: italiana, suiza, austriaca y alemana. La italiana es la caja más antigua, un reloj-chimenea realizado en ébano y piedras semi-preciosas (s. XVII año 1670). Destacar también los famosos relojes de bolsillo ginebrinos o el reloj de carroza austriaco.

 

         La variedad es aún más patente en la temática: mitología sobre todo en el estilo Imperio: Dioses griegos y romanos, héroes, personajes simbólicos y alegóricos, etc. No faltan las referencias históricas a emperadores y reyes, ni las escenas costumbristas llenas de ingenuidad y belleza, mezclando a veces motivos orientales, muy en boga durante el s. XIX. Mención especial exigen los zócalos de las piezas, decorados con escenas en relieve que aluden al tema principal completando su significado.

 

       En cuanto a los materiales, se observa la mayor utilización del bronce, preferentemente en “ormolú” (dorado al oro molido), con mármoles de Carrara, cristal de Baccarat, lapislázuli y otras piedras semi preciosas. En otros casos, el bronce se limita a rematar cajas de maderas nobles o bien combinados con  marquetería de concha o marfil.

 

         En el reloj de bolsillo, sin embargo, predominan el oro y la plata decorados con perlas y esmaltes. La calidad viene rubricada a menudo por la firma en la esfera de los relojes más prestigiosos, destacando los maestros franceses: Robin, Le Roy, Berthoud, Lepaute... o los ingleses como Knifton, Frodsham, Markham, Prior...

 

          El reloj inglés en general se caracteriza por la sobriedad decorativa, siendo especial el interés por la máquina en sí misma, su solidez y perfección.

Podemos hablar de 3 amplias clases: el reloj de caja larga (long case), el reloj de sobremesa (bracket clock) y el reloj de bolsillo (watch), todos ellos ampliamente representados en la colección.

          Entre los brackets destacan por su originalidad:

          El reloj linterna que, procedente del reloj gótico, esta realizado en latón y posee una esfera de tamaño desmesurado.

          El reloj esqueleto, en el que se suprime la caja dejando la máquina al descubierto.

          El reloj de numeración turca, reflejo del floreciente mercado inglés.

 

          En cuanto al reloj francés, destaca por la belleza ornamental siendo su máquina generalmente más frágil. Así, en el estilo Luis XIV, comprobamos que las cajas son verdaderas obras de arte, gracias a la habilidad del famoso ebanista Charles Boulle, creador de la marquetería a base de concha de tortuga, cobre y estaño.

 

       Del estilo Luis XIV, uno de los más bellos, se pueden admirar modelos muy variados: el reloj en forma de lira, los realizados en forma de “biscuit de sevres” o los de la esfera giratoria. Muy atractivos son también los de chimenea con guarnición, resaltando uno de las series “continentes” dedicado a América, de la época Directorio.

 

       Del estilo Imperio hay una completa muestra: el reloj jarrón, la amplia gama del reloj columna, monumentos egipcios...

 

       Por último hay unos ejemplares curiosos como los autómatas: el payaso que juega con cubiletes, la fuente o el barco que se mece suavemente, un reloj chinesco, el reloj misterioso o el reloj de sol en forma de cañón.

 

         La reunión de las características citadas y la gran calidad de sus piezas, hacen que esta colección sea considerada como una de las más importantes dentro de la relojería mundial, y por tanto visita obligada para quienes visitan Andalucía.

 

Gracias al patronazgo del Excmo. Ayuntamiento de Jerez y la Excma. Diputación Provincial de Cádiz, se han acometido profundas reformas en este complejo (incluyendo las antiguas bodegas del Sindicato que serán sede del espectáculo sobre el jerez “El Misterio de Jerez”), que darán lugar a un espacio temático único también, marco ideal para exponer de una forma moderna y original todas las obras de arte que posee la Fundación Andrés de Ribera.

 


E-mail:  info@elmisteriodejerez.org                 Tel.  956 182100            Fax.  956 313153

Centro Temático  LA ATALAYA - Fundación Andrés de Ribera

C/ Cervantes,  3   (La Atalaya)   11403  JEREZ (CÁDIZ)

www.elmisteriodejerez.org