LICEUS, Portal de Humanidades, Centro de Formación on Line, Biblioteca Virtual, Editorial...
        
- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
     Museos de interés       Las mejores exposiciones       Itinerarios y rutas culturales   
 
 
LAS MERINDADES
BURGOS
 

Las Merindades forman una comarca que se extiende y ocupa todo el tercio septentrional de la provincia de Burgos. Una Privilegiada encrucijada biogeográfica en la que se alterna, de manera casi mágica, una inagotable sucesión de montañas, valles, bosques, ríos, cascadas, cuevas y desfiladeros. Una tierra siempre verde en la que el hombre ha dejado su impronta desde los más remotos tiempos prehistóricos y en la que se ocultan decenas de pueblos repletos de abundantes recursos patrimoniales, antiguas tradiciones y una hospitalidad sin límites. En definitiva, una seductora región en la que  el viajero descubrirá, además de una de las mayores cuevas del mundo, la más elevada concentración  de eremitorios, castillos, iglesias románicas, placios y casonas señoriales de toda España.


Dolmen de Porquera

 Las Merindades modelan el territorio burgalés más verde y con mayor vocación norteña. Un lugar de paisajes inolvidables en el que es muy sencillo reencontrarse con la esencia de una Naturaleza inalterada. Un edén para los amantes de la Historia y el Arte y para los buscadores de las más novedosas y tentadores sensaciones relacionadas con el Turismo Rural.
 
 
 
 
 

Mosaico de ecosistemas y paisajes

 Las Merindades, una comarca norteña definida principalmente por el montañoso, verde y húmedo cantábrico, presenta un quebrado territorio que puede identificarse con un gigantesco y variado mosaico de ecosistemas y paisajes naturales. Una región privilegiada y bella que atesora una Naturaleza a la espera de ser descubierta. Una tierra de contrastes en la que junto a los valles más verdes y los bosques más umbríos y silenciosos se localizan los cantiles más desafiantes, las montañas más aisladas y las cascadas más altas y caudalosas. El lugar ideal para olvidarse de los agobios  de la agitada vida urbana, de jarse llevar por el rumor del agua y el viento y adentrarse caminando por una tupida red de milenarias calzadas, sabios caminos y evocadores senderos. Un paraíso, también, para los amantes de las actividades ecuestres y para los entusiastas de los deportes de aventura.

Villarcayo

 Casi en el mismo centro geográfico de la comarca de Las Merindades y muy cerca de las orillas del río Nela se levanta la próspera localidad de Villarcayo. Espigando en su moderno trazado urbano, importante lugar de veraneo, todavía se pueden localizar algunas interesantes muestras de su pasado histórico. Entre todas destacan las casonas solariegas, con grandes escudos, que se alinean en la calle de Santa Marina.

Frías

 La ciudad de Frías es un atractivo núcleo de sabor medieval, encaramado en una abrupta plataforma de toba, que aparece presidido por la silueta de un altivo y original castillo. Si a esto se le añade el inigualable frente formado por sus casas colgadas, los restos de sus numerosos edificios religiosos y la huella de su judería, nos encontramos ante uno de los mas hermosos panoramas de las tierras burgalesas.

Espinosa de los Monteros

 Un paisaje fresco, alegre y siempre verde, resultado del suave y lluvioso clima que reina en esta comarca situada a los pies de la Cordillera Cantábrica, envuelve el disperso caserío de Espinosa de los Monteros. También el aire que desprende el conjunto urbano de esta monumental villa, repleta de casonas y torres señoriales, conocida sobre todo por sus legendarios Monteros Reales, denota un carácter marcadamente montañés.

Palacio de Espinosa de los Monteros

Medina de Pomar

 Tres elementos han contribuido a convertir a la histórica ciudad de Medina de Pomar, antigua capital de Las Merindades, en un bello e interesante conjunto urbano: una privilegiada ubicación geográfica, una densa historia y un no menos rico y variado patrimonio artístico y cultural  entre el que sobresalen con luz propia el monasterio de Santa Clara y la fortaleza de “Las Torres”.

Torres de Medina de Pomar

Ojo Guareña

 El Complejo Kárstico de Ojo Guareña es, con sus casi cien kilómetros de desarrollo, el conjunto de cuevas más extenso de la Península Ibérica y puede incluirse entre los diez mayores del planeta. Además de su indiscutible interés espeleológico, en su interior se han localizado varios santuarios prehistóricos y una serie de invertebrados exclusivos.
 La arqueología, la historia y las mágicas leyendas que impregnan el Valle de Sotoscueva convierten a Ojo Guareña, declarado “Monumento Natural”, en uno de los pocos lugares del mundo en donde se puede seguir con todad claridad y sin que falte ninguna etapa clave, la evolución de la religiosidad –desde el Paleolítico hasta nuestros días- del hombre occidental.

 Los visitantes interesados podrán conocer algunas de las cuevas que forman parte del completo. Además de la visita al “Ojo del Guareña” y a la ermita  cueva de San Bernabé, se han organizado recorridos, para grupos reducidos acompañados por guías expertos, por el interior de Cueva Palomera.

Torres y castillos

 La comarca de Las Merindades presenta una de las mayores densidades de torres y castillos de la vieja Europa. Desde los primeros repobladores cristianos que levantaron sus fortalezas roqueras para defender su progresivo avance frente a los musulmanes, hasta las numerosas torres y casas fuertes erigidas por los nobles para proteger sus señoríos durante la Baja Edad Media, el panorama es amplio y variado. Las más importantes, llamativas y dignas de visitar son las siguientes: el castillo de los Velasco en Espinosa de los Monteros, el castillo de Virtus, “Las Torres” de Medina de Pomar, el castillo de Castrobarto, la torres de Berberana, el castillo de Lezana de Mena, la torre de Valdenoceda, la torre de Quintana de Valdivielso, el castillo de Toba, la torre de Quecedo, la torres de Lomana, el castillo de Frías, la torre de Valpuesta, el castillo de Urria y la legendaria fortaleza de Tedeja, en Trespaderne.

Torre de Valdenoceda

Las huellas de la Historia

 Muy pocos territorios pueden presumir de un pasado tan denso y singular como el que atesora la comarca burgalesa de Lan Merindades. SU patrimonio arqueológico, histórico y artístico es tan abundante que es imposible plasmarlo en unas pocas líneas. Desde los más remotos vestigios encontrados en Ojo Guareña – na sala con huellas prehistóricas y un santuario con pinturas paleolíticas-, hasta los dólmenes de Huidobro, Busnela y Porquera de Butrón, pasando por unas bien  conservadas caldazas romanas –en especial la del Valle de Mena-, una serie de asentamientos y templos visigodos y uno de los mayores conjuntos eremíticos altomedievales –el mejor es el de Presillas de Bricia-, casi todas las gentes que han vivido en la Península Ibérica han dejado su huella en una tierra en la que, además, nació el reino de Castilla.

Calzada romana

Valles románicos

 Las Merindades es una de las zonas con mayor concentración de templos románicos. Dispersos en pueblos y parajes naturales de extraordinaria belleza, aparecen las decenas de ermitas, iglesias y monasterios levantados por los repobladores cristianos durante los siglos XI y XII. Tres valles de la comarca, Mena, Losa y Valdivielso se llevan la palma y protegen con su privilegiado paisaje los principales monumentos: San Lorenzo de Vallejo de Mena, Santa María de Siones, San Pedro de Tejada y San Pantaleón de Losa. Vivanco de Mena, El Vigo, Butrera, Torme, La Cerca, Bercedo, Colina, y Crespos, Valdenoceda, El Almiñé, Ahedo de Butrón y Almendres son otras de las localidades con iglesias de interés

Interior Ermita de San Bartolomé

Pueblos y paisajes

 Los cientos de aldeas, pueblos, villas, e, incluso, pequeñas ciudades, que aparecen desperdigadas por la amable y pintoresca geografía de Las Merindades componen uno de los más atrayentes paisajes rurales que se puedan contemplar. En la mayoría de estas localidades es posible disfrutar de una arquitectura popular en la que domina una singular edificación: la casa montañesa. Construida en piedra, su elemento más característico es una amplia solana de madera situada en el piso superior. También en Las Merindades se ha sabido conservar un secular acervo tradicional a base de leyendas, artesanía, formas de vida ancestrales –en especial la de las gentes pasiegas- y fiestas entre las que destacan las romerías de San Bernabé, en Ojo Guareña, y de la Virgen de las Nieves, en Las Machorras.

Torre de Loja. Quintana de Valdivielso

LAS MERINDADES : RUTAS ARTE  HISTORIA

(c) PATRONATO DE TURISMO DE LA PROVINCIA DE BURGOS
www.patroturisbur.es
info@patroturisbur.es