Imagen Principal

    ¡Ya casi lo tienes!

    Los peligros de viajar en el mundo greco-romano. El viaje y sus riesgos.

    El presente volumen trata de explorar algunos aspectos relacionados con los peligros de viajar en el mundo greco-romano. El libro está dividido en tres apartados: «El viajero y el medio ambiente», «Encuentros y desencuentros» y «Bajo el amparo divino». En la primera sección se analizan algunas de las formas en que se expresaban los miedos que provocaban los fenómenos naturales a los que se enfrentaba el viajero. El más destacado de todos es el propio de cualquier cultura inclinada al mar: las tempestades. En el primer capítulo, Vicente Cristóbal estudia la descripción literaria de las tormentas como tópico literario en diferentes géneros: la épica, la historiografía y la lírica. A partir de la descripción prototípica de una tempestad en la Odisea de Homero, la idiosincrasia de cada género literario copiará, ampliará o limitará dicha descripción: a diferencia de lo que ocurre en la epopeya, en donde el autor se recrea en la descripción de la tempestad y en la lucha del héroe por su supervivencia, la historiografía limita cualquier tipo de descripción detallada con la intención de inspirar objetividad y racionalidad en la presentación de los hechos. En la lírica, por otro lado, el recurso a la tempestad es eminentemente de carácter simbólico o metafórico. Finalmente, para demostrar el éxito que adquiere el recurso literario a las tempestades, Vicente Cristóbal presenta algunos ejemplos de la poesía del Siglo de Oro español en donde se aprecian claras similitudes con las creaciones literarias greco-latinas.

    Nunca deja de sorprender hasta qué remotos lugares fueron capaces de llegar los viajeros del mundo greco-romano. Desde el amanecer de la cultura griega existen numerosos relatos de héroes viajeros cuyas aventuras han inspirado la fantasía de Occidente: Jasón y los argonautas, Heracles, Odiseo o Perseo, resuenan constantemente en los oídos de todo aquel que se haya interesado mínimamente por las culturas griega y romana, e incluso si no se tienen los conocimientos de mitología clásica más rudimentarios, estos nombres mantienen su fuerza evocadora. El viaje y la exploración estaban constantemente presentes en cuentos, anécdotas, poemas y relatos, hasta el punto de que no fue Julio Verne, sino Luciano de Samosata el primero en imaginar una aventura espacial. Es bien conocido el gusto que se desarrolla a partir de época helenística por las descripciones etnográficas más bizarras en relación con pueblos remotos –independientemente de la verosimilitud de las mismas–, y más allá de la ciencia ficción, la periplografía se consolidó como todo un género literario en forma de útil guía de viaje mucho antes de la aparición de las primeras guías Baedeker.

    También se puede adquirir el libro impreso en nuestra editorial: El viaje y sus riesgos. Los peligros de viajar en el mundo greco-romano.

    0 0 votos
    Valoración
    Seguimiento
    Notificar de
    guest
    0 Comentarios
    Comentarios en línea
    Ver todos los comentarios